sábado, 11 de mayo de 2013

Susceptibilidades

El Ministerio de Seguridad confirmó anoche que Nicolás Biedma apareció y que se había ausentado "por razones personales".
Suspiro de alivio.

Quizás estemos susceptibles. Puede ser. Hay motivos si pensamos cuántos represores deben rendir cuentas ante la justicia, cuánta mano de obra desocupada anda por ahí, e incluso sin detectar en las instituciones estatales.

Está bien que tengamos reflejos ante este tipo de episodios, que custodiemos atentxs lo que tanto costó. Que como un brotecito necesita cuidados hasta que esté fuerte, sólido, hasta que haya echado raíces...

Los difusores del odio hacia el gobierno y la resistencia ante lo hecho en esta década, van por todo, ellos sí: con tal de voltear al kirchnerismo son capaces de debilitar el funcionamiento de instituciones claves que permanecen cuando el recambio electoral alterna a lxs gobernantes.

Amenazan y banalizan la construcción de la memoria, la lucha por la verdad de lo acontecido con lxs desaparecidxs, la restitución de sus hijxs apropiadxs, que no es un logro K por cierto, es de todxs quienes no dejaron de luchar en tiempos de impunidad. Al kirchnerismo, a quien con su coraje abrió la puerta para permitirlo, lo quieren desacreditar ahora de la manera más baja y rastrera.
Hemos aprendido que solamente haciendo, sin perder el tiempo en vanas polémicas, ni distraernos en esas denuncias que caen por su propia inconsistencia, hay que seguir trabajando; sin contestar agravios inauditos, sí prestxs a la discusión de proyectos y a revisar en el pasado reciente lo que permita abrir posibilidades nuevas de futuro.


Hoy se cumplen 200 años del Himno Nacional como canción patria, eran épocas de ímpetus revolucionarios donde la cuestión de la libertad se entendía en términos de igualdad social. La Asamblea del XIII que abolía la servidumbre, los títulos de nobleza, que decretó la libertad de vientres - no pudo abolir la esclavitud, por cierto-, se enmarcaba ya en una disputa política profunda. Vale la pena que hoy estemos discutiendo porqué lxs diputadxs de la Banda Oriental fueron rechazados por Buenos Aires; vale la pena investigar qué era la Liga de los Pueblos Libres y cómo la élite traicionó el sueño de mayo limitando los alcances de la revolución. Es importante que se sepa y se discuta, en todo caso, qué significó la declaración de Castelli el 25 de mayo de 1811 en el Alto Perú, en relación a los indios...¿qué subsiste de aquella lucha en el presente boliviano?

¿Quiénes se beneficiaron con el aislamiento y la división de los pueblos en la América del Sur?¿Cuántos patriotas fueron traicionados después de haberse jugado la vida, y murieron pobres y olvidados?



Que no se sepa y no se enseñe se relaciona con la desaparición de esa primera línea de revolucionarios en tan pocos años no sorprende. Otra versión de la libertad se fue imponiendo. Un período de conflictos internos llevaría demasiadas décadas.Muchos exilios ilustres, muchos asesinatos políticos resonantes. Y mucha sangre del pueblo, de lxs anómimxs. Los presuntos civilizados se comportaron como bárbaros y muchos federales compartieron las actitudes entreguistas de un Alvear, un Rivadavia, un Mitre, un Urquiza.

Vale la pena revisar las versiones del pasado, interpelar nuestros conflictos y extraer lecciones para el presente. Ver las discontinuidades entre los proyectos de inclusión, los relevos, las formas en que nos acercamos como sociedad al abismo y a la desintegración institucional, con tantas muertes... El 2001 no está tan lejos y nos enseña todavía.


Hoy, en medio de tanto circo, tenemos problemas y preocupaciones profundas para resolver. El desalojo de campesinos, la persecución a los Qom, las gobernaciones que lesionan los derechos de sus habitantes. La prepotencia de los intereses económicos. Por eso resalta aún más la chatura impresentable de una gavilla de opositores que ha perdido la vergúenza y la capacidad de argumentar. Todo esto es gravísimo para la democracia. Necesitamos una oposición que pueda canalizar descontentos y ajustarse a las reglas del juego electoral con respeto y dignidad. Claro que, esto implica un respeto a las personas a las que tienen que convencer - en vez de subestimarlas y manipularlas-, es decir, hay que trabajar, y mucho... agitar nuevas modalidades destituyentes, hacer gala de papelones periódicos en el Congreso Nacional, repetir guiones desde la usina de los cómplices de la dictadura, nos hace mal a todxs.

¿Ésta clase política va a enfrentar una crisis financiera internacional? ¿lograrán los pueblos originarios el reconocimiento de sus tierras y derechos conducidos por dirigentes aliados al poder terrateniente que no quiere pagar impuestos ni admite se retenga un porcentaje de ganancias para destinarlo a impulsar la industria y el trabajo? ¿qué grupo de "éticxs" se hará cargo de eliminar problemáticas como la tercerización, las terribles formas de servidumbre de los campamentos rurales o los talleres clandestinos?
¿Quiénes propondrán e impulsarán una política de seguridad que no consista en la victimización de quienes viven en las villas, que desmantelen las redes de delincuencia policiales, que no permita abusos en las cárceles? ¿Quiénes asegurarán que tengamos trato equitativo ante la justicia?