viernes, 31 de mayo de 2013

Aborto legal: Argumentos desde los derechos humanos

En la Audiencia por el Derecho al Aborto que ayer, 30 de mayo, se realizó en el Salón Delia Parodi del Congreso de la Nación, con la presencia de diputadxs de distintos bloques y géneros y nutrida asistencia de público, se escucharon exposiciones de diversa índole. En ese espacio tan importante para nuestra democracia, es importante el hacer escuchar y conocer los argumentos que apoyan el tratamiento del proyecto de ley elaborado por la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Recordemos que el proyecto lleva la firma de representantes de múltiples fuerzas políticas, que la sociedad ha manifestado su acuerdo en que se debe dar el debate parlamentario, pero, que el mismo tuvo un accidentado tratamiento en comisión y puede quedar planchado este año electoral. Mientras tanto, el oprobio de la criminalización del aborto en nuestro país sigue cobrando vidas.

Entre todas los argumentos escuchados, Lourdes Bascary, Coordinadora del Area de Derechos Sociales y Culturales del CELS, se refirió a la doctrina legal de DDHH y la protección de la vida, tema candente en los debates acerca de este tema. Explicó que la no reversión de las altas tasas de mortalidad materna constituye una violación del derecho a la vida y a la integridad personal de las mujeres(CEDAW). Asimismo, la Convención Interamericana de Derechos Humanos, en su Informe sobre el acceso a los servicios de salud materna desde una perspectiva de DDHH, ha señalado que los estados tienen la obligación positiva proteger la vida y la salud. Esto es, de garantizar el acceso a la salud en particular en lo relacionado al embarazo, parto y puerperio libre de toda discriminación. Por eso el derecho internacional de DDHH reconoce a las mujeres como sujetos de protección, titulares de derecho a la vida y a la salud.

No hay razones desde el punto de vista de los derechos humanos, para la omisión del Estado en el ataque a las causas de las altas tasas de mortalidad materna, (100 muertes por año) o de morbilidad de mujeres asociada con embarazo, parto, puerperio. Esta omisión es un incumplimiento a los compromisos asumidos, es violatoria de los DDHH porque no hay, desde el punto de vista del derecho internacional, una razón para justificar esta conducta.

“Tenemos que ser muy contundentes: no hay desde este punto de vista una protección absoluta a la vida prenatal y tampoco el derecho internacional de los DDHH le ha otorgado personalidad jurídica al embrión. Así como está claro que niñxs y mujeres son portadoras de DDHH y sujetxs desde el punto de vista del derecho internacional , han habido grandes avances en lo que hace a analizar determinar, a dar detalles acerca de cuál la naturaleza de la protección que el estado puede darle válidamente a la vida por nacer frente a los derechos de las mujeres.

De los varios tratados de DDHH que protegen el derecho a la vida (Pacto de Derechos Civiles y Políticos, CIDH, entre otros) ninguno se refiere a la protección del producto de la concepción como parte de ese derecho a la vida. Solamente la Convención Americana se refiere en general a la protección en general desde la concepción. En particular, en su artículo 4.1, dice: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho está protegido por la ley, y en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.”

"Si bien dicho artículo establece que la protección a la vida debe iniciar en general desde la concepción, dicha protección no implica protección absoluta o incondicional. Es decir, no es un derecho que pueda anteponerse a todo otro derecho, que pueda aplicarse sin contemplación o posibles conflictos de derechos.”


De acuerdo a los trabajos preparatorios de la Convención, la inclusión de esta expresión “en general” tuvo como finalidad justamente salvaguardar las causales existentes de aborto legal en la región, allá por los años en los que ésta se discutía.