lunes, 25 de julio de 2016

Amar a Cristina, por Bruno Bazán



"Por ahí muchxs de los que nos sentimos representados por CFK nos dedicamos a expresar nuestro sentimiento hacia ella, dando rienda suelta a nuestro corazón, y terminamos dando espacio a las lecturas que hace tanto “la derecha” como “la izquierda” de nuestra filiación política. 

Se nos tiene como tontos, bobos. La derecha por negros planeros y la izquierda cree que “no nos dimos cuenta” de todo lo que “ellxs” sí.
Se nos subestima por todos lados.
 

“Amar” a CFK no es un sentimiento vacío de racionalidad, es sobre todo una racionalidad política expresada a través del amor. No ignoramos los problemas que existen y existieron siempre…

No nos hacemos lxs boludos y miramos para otro lado… Sino que confiamos y creemos en un modo de hacer política que llevó a cabo CFK. 


Personalmente, conozco pocos políticos que puedan hacer una lectura geopolítica que no duerma al auditorio y sea asequible para muchas personas (no para todos…porque es cierto que la mayoría de los argentinos no diferenciamos medio oriente, Rusia y china si no es con un poco de ayuda.)


CFK es una de esas personas que lo mismo que ha planteado en Argentina, lo ha hecho en reuniones de Naciones Unidas y en otras tantas instancias internacionales…. Una lectura política con mucho contenido histórico, con una contextualización que va más allá de los titulares de los medios. 

Creo que su discurso ayuda a la democracia, no es violento, ni golpista ni de bajo vuelo… continúa haciendo política y proponiendo esos otros modos de pensar que no están siendo mayoritarios en la política mundial. 


Cristina no está a favor del aborto legal, Cristina no dió una lucha contra la megamineria, Cristina no acabo con el caudillismo de las provincias…No lo hizo.


 Cristina no encarnó al Espiritu Absoluto… y sin embargo muchas personas que estamos a favor del aborto, en contra de Monsanto y queremos el fin del caudillismo nos sentimos representados, precisamente porque no somos seguidores estúpidos, y sabemos que en la representación se juegan un montón de cosas…no solamente el libro de Marx ni la cantidad de plata que tenga en el Banco.
 

CFK logró miles de cambios concretos y reales que son mucho más chiquitos y criticables que los que tanto la derecha como la izquierda pueden aceptar. Su representación no es populacha ni irracional, ni hipócrita, ni tendencia…
Es un montón de cosas que no se puede ni debe menospreciar"











Bruno Bazán es joven investigador tucumano residente en Buenos Aires quien cedió este hermoso y profundo texto publicado hace unos días en su muro de Facebook para compartirlo en este blog.
Gracias Bruno.