viernes, 22 de julio de 2016

El caso de Milagro une a América Latina


La frase con la que se titula este escrito fue elegida entre muchas que se dijeron durante el panel “El delito de pertenecer-El caso de Milagro Sala” realizado ayer, jueves 21 de julio en el Instituto Patria con la presencia de Sandra Russo, Horacio Verbistky, Juliana Marino y en el rol de moderadora, una no moderada - dijo- Cristina Banegas. En la actividad participaron además, por videoconferencia, Charly Pisoni y el abogado Luis Paz, integrante del equipo de la defensa de Milagro Sala, que compartieron sus vivencias tras marchar en Jujuy con 10.000 personas en conmemoración del denominado Apagón de Ledesma. La sala del Instituto Patria, donde se desarrolla el ciclo de charlas denominado “Ciudadanía, Libertad e Igualdad en el Bicentenario de la Primera Independencia”  estaba  colmada de asistentes, entre ellxs muchos que habían manifestado en el obelisco y ante las oficinas de Blaquier horas antes.

Milagro está entera, fuerte, aseguraron. Lo que más le y nos duele, señaló Luis, es la destrucción de la obra, puntillosa, implacable, que  por esos méritos precisamente, motiva el ataque tan alevoso.
Como hace 40 años, cuando se obtiene algo como justicia y dignidad, el verdadero poder no lo perdona; no se lo perdonó a lxs secuestradxs desaparecidxs, ni a la negra Milagro y a kxs tupaqeurxs, no se perdona. Pero como quienes marcharon a solas, como quienes no olvidaron y siguieron tenzamente, la organización vuelve a refundarse con esta bisagra que representa la persecución y detención de Milagro, la represión de gendarmería a lxs trabajadorxs del ingenio, la campaña nacional e internacional de apoyo, la denuncia, la solidaridad, las acciones nuevas.

.
La sorpresa para muchxs asistentes fue la intervención de Cristina Fernández de Kirchner desde El Calafate, quien enmarcó la persecución y la detención de Milagro en la embestida contra quienes, como ella misma, han osado demostrar que otras lógicas dignificadoras son posibles en un mundo donde la exclusión y la desigualdad van diseminando tragedias.
 
Juliana Marino, en representación del Comité por la Libertad de Milagro Sala, se desempeñó como Embajadora en Cuba durante muchos años desginada por la gestión kirchnerista. De esa experiencia y de la contundente realidad que se encontró al regresar al país, manifestó que somos muy ignorantes acerca de la cantidad de luchadorxs sociales y políticos que sufren la cárcel por ese motivo: por luchar, por resistir.



Así es que la causa de Milagro une a América Latina, resignifica luchas y relanza nuevas resistencias. Milagro es un símbolo de la América que vuelve a desangrarse de nuevo, ahora sin botas pero con una violencia sofisticada de fierros mediáticos y criminalización de la organización popular, esa que construye por fuera de bipartidismos conservadores y crea nuevos caminos.

La obra de Milagro representa una epopeya social, se dijo, y se dijo de varias maneras en el panel. Y de eso poco se habla, hay que contar, hay que volver a contarlo. 

Sandra Russo, autora de "Jallalla", dijo que antes de conocerla lo que sabía de Milagro no era demasiado, salvo que "era una mujer que hacía casas".  Y que lo que se encontró al visitar Jujuy fue mucho más que eso.
La misma historia de vida de Milagro es una lección y su construcción - la Tupac Amaru- una hazaña; porque en un lugar de nuestro país donde la desigualdad social y la tremenda exclusión social de los años 90 era tremenda, esa mujer pequeña cuya energía no le entra en el cuerpo, inició el empoderamiento de lxs más discriminadxs entre lxs discriminadxs, de lxs más pobres entre lxs pobres.


El problema es ése, para el poder feudal y asesino de hace 40 años y que volvió al poder político en diciembre pasado: el problema de fondo es la construcción colectiva, el espíritu comunitario, la autoestima, la organización.
El mundo anda y las fortunas se hacen a costa de millones de "inviables", de las víctimas, como decía el filósofo Walter Benjamin, cuyo padecer no es ni siquiera percibido como tal por demasiadxs indiferentes cómplices.
Con una copa de leche, así arrancaron y así se inicia un militante, una militante tupaquera, alimentando a unx de esxs chicxs. Hasta esa copa de leche ha quitado ahora la prepotencia de Morales en busca de no solamente mantener privada de libertad a la líder y a 11 personas más a como dé lugar, sino en busca de aterrorizar, desmovilizar, cubrir de mentiras y escarnio a quienes orgullosamente - ¿y cómo no?- se pusieron y se siguen poniendo de pie para ser sujetos plenos de su vida, y no en forma individual, sino con lxs otrxs. Porque el único héroe... es el héroe colectivo.

La exposición de Horacio Verbitsky fue brillante porque trajo las palabras de Morales, de Sanz, de Luis Blaquier - padre del actual liquidador del Ansses y hermano del genocida del ingenio Ledesma que sigue impune hasta ahora de sus crímenes de lesa humanidad durante el terrorismo de Estado- para exhibir en toda su saña la operación planeada y en ejecución.
Los argumentos de estos personajes desnudan las verdaderas razones para mantener a Milagro presa. Las de fondo. Las confesiones - porque eso son, la brutal asunción de la responsabilidad en el plan de destrucción y disciplinamiento social - aluden a la descripción de los logros de tal organización. Logros tales como conseguir que los gobernadores tuvieran en cuenta a lxs históricamente excluidxs de los planes de adjudicación de lotes, de planes y programas sociales. Que reprochan el haberse hecho cargo del funcionamiento de las cooperativas, que aborrecen el modo de construir las viviendas, más rápido, más barato, y con un excedente social.

El decreto de Morales de enero de este año que leyó Verbitsky es un bando, no un decreto - y que además se arroga facultades que no le correponden al ejecutivo provincial- y no importa, el objetivo es que permanezca presa. El objetivo es terminar con el escándalo tupaquero. Por eso no importa por cuáles delitos tipificados en el Código penal y que se intercambian a medida que van cayendo, vergonzosamente, uno tras otro, se disciplina esta osadía. Milagro fue detenida por protestar - luego se cambió el delito, "se corrigió el error"dijo Sanz con todo desparpajo- y no importa, porque lo que estaba planificada era la cacería contra ella y la Tupac Amaru.
Cristina dijo que se quita la libertad porque se quiere quitar el derecho a ser iguales. Hoy Milagro y la Tupac, ayer lxs trabajadores del Ingenio, mañana, ¿nosotrxs?

La causa por la libertad de Milagro es mucho más que una medida justa ante una acusación insostenible y arbitraria.

Es necesario que se conozca que en Argentina, el país que juzga genocidas, que ha construido memoria, verdad y justicia - pese a los retrocesos y los frenos de los partidos judiciales como sucedió en Jujuy-  que colocó a los derechos humanos como eje central para la consolidación democrática desde 2003, hoy tiene esta realidad que nos mancha y nos duele: "nunca pensé que volveríamos a tener presos políticos", señaló Cristina Fernández en la videoconferencia.
Volvimos a tener represión hace una semana, en el Ingenio que tiene su propia fuerza, sus uniformados al servicio de los patrones.

Tremenda perversión discursiva es la de Morales, la de Sanz, la del Presidente Macri que lo respalda y que obedece también al poder civil genocida - Papel Prensa y Ledesma, impunidad total merced al partido judicial y a lxs miembrxs de la Corte- porque el estado dentro del estado no es la Tupac.  No es la organización del "lumpenaje" que los amenaza en su acostumbrado hacer y deshacer en el feudo del contador devenido dictador de Jujuy mandadero del poder real, el Ingenio con el destacamento de gendarmería adentro y no en la frontera, ese no es el estado paralelo.
Son ellos, los patrones represores genocidas el estado dentro del Estado que somos todos y que debemos cuidar. El estado ilegal dentro del estado es el estado provincial donde Morales y Blaquier hacen lo que se les da la gana con los derechos y garantías.
La multiplicación de aberraciones jurídicas, represión, operetas baratas mediáticas, decretazos bochornosos están diciendo sin tapujos que pueden gobernar si no es atropellando, aterrorizando y persiguiendo a la militancia social.

Esa provincia donde en el aire se respira la lucha de Olga Aredez, vuelve a ser el escenario de la represión a los trabajadores por hacer lo que cualquier sindicato, organización social debe hacer, que es defender el derecho a vivir, a comer, a no ser discriminado. Ahora, toda organización, cooperativa, todo chiquito o chiquita privadx hasta de la leche sufren esta violencia  por perturbar las lógicas desiguales y asesinas,  por ofender, por no pedir permiso para vivir dignamente.

La causa por la libertad de Milagro es decir no a la impunidad de Blaquier y los que financiaron la dictadura, porque eran la dictadura. El clamor por el cese del amedrentamiento debe expandirse, como reguero amoroso, contando lo que no se sabe de esta obra colectiva que impulsó esa mujer indómita, como lo fue Juana Azurduy, como lo fueron las amazonas de la independencia, como lo fueron las Madres, como lo son las sobrevivientes del horror que siguen marchando clamando por justicia.
Milagro, tratada con crueldad en el penal de duchas de agua fría, sigue hablando, escribiendo, alzando la voz, firme con la indignación ante tanta mentira organizada. Se sabe que si la historia la escriben los que ganan... eso quiere decir que hay otra historia. Y debemos contarla. Contar la de Blaquier el Apagón y Papel Prensa, y la de las Madres, sobrevivientes y tupaquerxs.Como la de quienes conquistaron a sangre y esclavitud hace 500 años, la de los depredadores de hoy de nuestras vidas y nuestros sueños, y la de luchadoras como Milagro.

Libertad a Milagro puede constituirse en un grito emancipatorio si la estrategia colectiva que mantenga el reclamo y que cuente, que difunda, que multiplique, es capaz de articular los dolores presentes y propone, sale, irrumpe inesperadamente con nuevas prácticas ante tanta desidia y vale todo.
Cada unx puede contribuir desde donde está para desarmar el experimento que llevan a cabo en Jujuy y que, de ser exitoso, trae la oscuridad del apagón sobre toda la región, no solamente sobre la Argentina.

Comité por la Libertad de Milagro Sala : libertadamilagro@gmail.com