lunes, 16 de noviembre de 2015

El debate: ganó SCIOLI porque gana la política

No hay blindaje que valga. Podés tener la máquina mediática más poderosa, jueces amigos que no te jodan por más que estés procesado y ningún problema con las inquisitorias periodísticas.
Podés entrar a balazos al Borda con tu policía violenta.
Podés tener todos los asesores que te soplan hasta la más simples respuestas.
Podés apelar a todos los trucos publicitarios como si gobernar la Argentina en tiempos de inestabilidad financiera y de peligros geopolíticos muy serios, fuera como vender un yogur o una gasseosa.
Podés andar lo más tranquilo por todas partes mientras desahuciás a los chicxs en el Garrahan o a la escuela pública que ni conocés ni te importa.



Aún así, en medio del debate armado para
favorecerte hasta en las luces, con preguntas directas y claras, las que necesitamos lxs ciudadanxs, decís ante Scioli  "Me rindo" y demostrás  que no tenés con qué argumentar ni defender nada,  ni siquiera sabés dónde está el Hospital de Niños, ni el nombre de la Universidad de Tandil a la que por supuesto, jamás pisaste.
No nos olvidamos y a los 90 no volvemos más.
Y vos, "vistes"? no podés mostrar a ningún economista de tu famoso equipo, y te vas de boca con lo del dólar a 15 pesos.
Demasiada improvisación para ocupar el puesto de piloto de tormenta que significa cuidar la soberanía de un país que logró en estos doce años recuperar la dignidad precisamente porque puso en primer plano a la politica, a la que vos le decís "basta"en el bloque de fortalecimiento democrático.
El problema es que estamos politizados, estamos en la calle, y este pueblo te queda muy grande.
Hoy le diste la oportunidad a Daniel Scioli de mostrarse como ese Presidente que necesitamos, ante una audiencia casi imposible dada la hegemonía del partido de Magnetto.
Hace falta política, siempre política, más y mejor política. Y es una conquista y una costumbre que ha encarnado en el pueblo y se profundizará por mucho, mucho tiempo.