miércoles, 15 de agosto de 2012

¿Te molesta mi amor? o "está todo lleno de negros"!

Y, sí...
Es lógico. No se puede no molestar, no irritar, si verdaderamente se están alterando las cosas. Un orden desigual apuntalado de resignación y de hipocresía.
Nuestra felicidad y compromiso, teniendo en cuenta tantas dificultades y un momento durísimo en el mundo, en el que nuestro "volantazo" político económico desde 2005 está demostrando, -y lo dice un Premio Nobel de Economía!-, que va en el camino correcto, el cual, tal vez sea el único viable.
Desendeudamiento, inversión, producción, trabajo.

Lo digo, se dice, pero se apoya en vivencias: encontrar a Pablo Javier Gaona Miranda, el nieto 106, que muestra cuánto falta hacer y lo que han hecho las Abuelas y todxs lxs que insisten en iniciativas como Teatro x la Identidad cuyo paso por los pueblos de las provincias ha despertado dudas motivadoras,y ha desempolvado temas que se creían sepultados.
Las señalizaciones de los lugares de secuestro y detención clandestina como sitios de la memoria que vemos adultos y chicxs de guardapolvo, y que aprenden lo que es el derecho a la identidad, a no sufrir violencias. A veces desentona algún cura reivindicador de genocidas, o alguna profesora o directora de escuela, que si es sancionadx institucionalmente como corresponde, no siempre sucede, pero que merece una condena social indubitable, que es la peor de todas.

El rostro de Evita en billetes de cien pesos.

Experiencias...como la de un día del niñx en Tecnópolis 2012: el domingo soleado, pasear por un predio enorme donde gratis, nos entretenemos, aprendemos, nos asombranos y nos enorgullernos de todo lo que somos capaces.

Aprendí cómo identificar si un avión participó en Malvinas, qué tipo de acciones realizó: me lo explicó un joven uniformado de la Fuerza Aérea, muy distinto a "los milicos" de la época en que era chica y los aviones bombardeaban la yunga en Tucumán, aniquilando "subversivxs".Hoy se investigan los crímenes de lesa humanidad que se cometieron en las Islas contra los chicos que combatieron, a manos de los oficiales argentinos, y el predio mismo de Villa Martelli apela a mis vivencias de veintitantos, los levantamientos carapintadas, Seineldín, Rico, lo ocurrido con la toma frustrada por parte del Movimiento Todos por la Patria, hechos que estremecían una democracia demasiado débil todavía...

Emociona hoy, si se lo piensa un momento, que familias enteras, vestidas de domingo o con una apariencia "cool" se mezclen para pasar por el stand de YPF y saber cómo se hace la exploración, la perforación, qué es un shale oil, qué usos tienen los hidrocarburos, cómo es una casa antisísmica - lo que me quedó pendiente para otra visita, había mucha cola!-, cómo es el banco de datos genéticos que permitió la identificación de chicxs secuestradxs y apropiadxs entre 1976-1983.
Divertirme con mi hijo en el espectáculo "no es magia, es ciencia", y observar los inventos de Leonardo con detenimiento, mientras un montón de chicxs, blanquitxs, pelirrojitxs,rosaditxs y negropelodurxs de sonrisas increíbles, juegan manejando un robotito que simula el rescate de personas en emergencias.
Ellxs no entienden de lo que se dirime desde tapas de diarios o desde la radio trepanando desprecio y rabia; mientras esa batalla es sencillamente, ajena, lxs chiquitxs experimentan un acceso a la tecnología, a la diversión, a esa fascinación por los dinosaurios, el recorrido histórico con el personaje Zamba de Paka Paka, acercándose de otra forma al San Martín de la escuela.
Saben perfectamente lo que merecen, lo que podemos compartir.
Se trata de compartir, que es lo intolerable para ese que twiteó que el tránsito se atascaba en al zona de "Negrópolis"-qué bronca debe haberle dado la impresionante afluencia de público durante las vacaciones de invierno!- y a quien le agradezco la excusa para charlar con mi hijo del uso del término "negro" en nuestra sociedad.
Y, sí, somos negrxs, querido productor del monopolio, queridas Moria, Susana y Mirta.

Y somos felices de vivir en un país que está juzgando genocidas y que va encontrando nietxscon las Abuelas hermosas de Plaza de Mayo, y toda la gente que se involucra cada día más en el tema, que lejos de estar agotado, nos interpela tanto o más que antes.
Estamos orgullosxs de la vuelta de nuestrxs científicxs formadxs en la universidad que pagamos y que pueden trabajar y crear aquí, que alientan a las nuevas generaciones a imitarlos porque resulta que hay demanda, hay fabricas, industrias, y becas y desafíos como la soberanía energética, la producción pública de medicamentos, y tanto más.
La revolución que implica contar, desde la primaria, con una notebook y no quedarse atrás; la revolución de Y aunque les llegue el hedor del discurso del desánimo, de la irritación, eso que se destila es ajeno a la experiencia cotidiana, aunque haya muchos problemas pendientes. La vida cotidiana, la dignidad que se va conquistando hace de cobija, y da ímpetus que molestan a los que no contaban con su participación para nada más que como extras invisibles del paisaje social.
"Negrópolis"...
Les molesta el amor que vuelve a salir como el sol, a pesar de tanto apagón, tanta noche y tanto silencio.
¿Cómo no vamos a molestar?