domingo, 26 de junio de 2011

AUDACIA

Apuesta a la construcción política. Audacia.
Creo que sintetizaría así lo que puede leerse a partir de la fórmula que ayer se anunció en Olivos y que esperábamos con ansiedad y también con admiración por el manejo de los tiempos de nuestra Presidenta.
La apuesta a futuro, a quienes llevarán en sus hombros las medidas fuertes con las que lo pendiente será resuelto en políticas de estado, nos indica que no se va a deber a estructuras acostumbradas a la negociación corporativa. Es un guiño, o mucho más que eso, a otros cuadros que se han visibilizado a partir del kirchnerismo, y que irrumpen, como lo hizo Néstor, en la escena política con modalidades atrevidas, capacidad intelectual y de inspiración a la militancia. Mariotto con Scioli.


Estamos construyendo espacios nuevos y se están organizando agrupaciones que trabajan hoy para lo que se viene, en función de los principios y no de lealtades a indidivualidades,como dijo claramente Cristina "no somos una cofradía".

Varias veces abro la pregunta, "qué es el modelo?" porque es una apelación a hacernos cargo de su apertura, no a cualquier cosa, no a cualquier dirección, pero con aire para delinearlo entre todxs. Para eso hay que tomar responsabilidades y organizar la participación.
Hablo de los ladrillitos - si se me permite la imagen- necesarios que apuntalen cada medida a tomar desde el Estado. Los ladrillos son también los que ponemos cuando logramos entre nuestrxs compatriotas adhesión y crítica constructiva, cuando podemos hacer circular discursos alternativos a las repeticiones derrotistas y retrógadas - "está todo mal", "no podemos cambiar lxsargentinxs", etc.- que nos desalientan a participar en las decisiones y a ampliar la masa crítica que las sostiene.

Otros ladrillitos son las modalidades de participación en las que, sin estructura ni liderazgos prefijados, vamos entendiendo, en el hacer, cómo darnos organización a partir del compromiso y del trabajo militante. Vamos aprendiendo lo que no nos gusta para ensayar lo que sí nos gusta con éxito, no lamentando desde afuera de la historia o metiendo en la misma bolsa lo que no lo amerita, que es facilísimo y no sirve sino para minar lo que hemos logrado desde 2003.

Cristina- Amado revela la audacia y la seguridad de que hay un relevo no sólo generacional sino de estilos de construcción política.
Estamos felices y, como dijo una compañera, queremos seguir siéndolo, en este período crucial de nuestra historia, animándonos a la construcción de la solidaridad, a visualizar y hacer valer nuestra participación como mujeres políticas. Haciendo equilibrio también entre el barro, que es donde se construye, para demostrar que podemos instalar otra lógica y mantenerla, en el barro sin caer en que la deslealtad en política es inexorable o que "para llegar, hay que transar".
Porque...estamos todxs en el barro, pero solo algunos miramos las estrellas (gracias Oscar Wilde).