viernes, 1 de octubre de 2010

La conspiración permanente





Asistimos a "la conspiración permanente de los medios de comunicación contra la revolución democrática latinoamericana", Chavez dixit.
Resulta que, como otros pueblos hermanos, hemos resuelto ser libres.
De eso se trata, sin vueltas. De la voluntad de autodeterminación de pueblos dispares, de múltiples etnias y culturas, que aprendiendo de sus sufrimientos y privaciones, de las divisiones inducidas por las potencias que chuparon nuestra sangre desde siempre, han decicido unirse sin homogeneizarse, respetando sus tiempos y sus diferencias, para avanzar por otro rumbo.
De eso se trata: de terminar con el bienestar y el negocio de pocos para distribuir a las mayorías expulsadas y relegadas, negadas, silenciadas, oprimidas por el hambre pero también por la ignorancia. Distribuir con sentido de equidad. La caridad deja intacta la pobreza que tranquiliza las conciencias.
Los sectores que no conforman las élites - que saben bien cómo funciona la dependencia histórica y en el lugar cómodo de la pirámide social, y gozan de los dividendos- repiten y hacen suyas las consignas y argumentos de la sumisión, aspirando quizás a ingresar a la esfera de los privilegios, sintiendo un rechazo -instintivo? fabricado?- por los/as pobres, por los/as indígenas, por los/as negros/as, como si pertenecieran a otra categoría de personas.
Estos sectores renegando de la historia, con una amnesia selectiva, repitiendo como loros los lugares comunes más inconsistentes para justificar su odio a todo lo que huela a popular, al morochaje, se sulfura por la verba de una Presidenta que sabe defender sus principios y enfrentar las discusiones con brillantez, alegando que es violenta o que luce carteras de una marca de esas con las que las tilingas sueñan...
La conspiración tiene múltiples caras, brazos y voces, no solamente los vergonzosos comunicadores que cambian el discurso al compás de su bolsillo o los vaivenes de una fama personal. Está presente en esos comentarios cotidianos, cuando aportan a la demonización de la pobreza, - que entonces debe ir al cuartel para que lo enderecen, por supuesto- y a la estupidez recalcitrante, después de consumir horas de repetición del mismo asalto, como ya lo señalara hace una buena cantidad de años el Indio Solari. No quieren que haya otros canales y espacio para otros discursos porque, sostienen, la "maldad esencial del gobierno" pretende así el dominio de la prensa independiente... Por favor! Defienden la posibilidad de que quienes los idiotizan cada día, lo sigan haciendo!
Quizás porque -tal vez- otras miradas, otros relatos, abrirían preguntas incómodas, sacudiría esas certezas tranquilizadoras: "las cosas están mal", "siempre han estado mal", "está en nuestra naturaleza", y bueno, "mientras tanto, "mientras a mí me vaya bien", mientras tenga mi auto-falo -como decía León Gieco-, el cole privado para que los/as chicos/as no se mezclen y ya tengan un ambiente excluyente, está todo bien"."Los/as pobres son pobres porque no quieren trabajar. Encima, estos/as ladrones/as les regalan casas". Si ya no dan planes y hay una asignación por hijo, "las gastan en droga". Y tienen más prole "para seguir viviendo del Estado".Si se paga a los organismos internacionales la deuda, son "entreguistas". Pero "que no toquen a Fibertel que eso es fascismo!"."No hay políticas sociales genuinas, de nada sirven con la inflación!". Sigo...?
Somos multitudes quienes hemos resuelto ser libres. Muchos/as, venimos desde hace años, de experiencias fallidas, de frustraciones, pero deseosas/os de encontrar un espacio de cambio. Por eso hoy sabemos muy bien qué estamos defendiendo, reconocemos, mejor dicho, interpretamos hechos significativos. Sabemos que descolgar aquel cuadro en la Esma traería reacciones como la movida de Blumberg, que la redistibución estatal de la riqueza sojera desataría el furor desestabilizador de la llamada "crisis del campo", que por esta estupidez trabajada desde hace tantas décadas, se daría el increíble espectáculo de la biblia y el calefón que es la Federación Agraria junto a la Rural, o Pino Solanas tomando mate con De Angeli en la ruta 14.
Pensar que no hace mucho, el mismísimo Solanas había dicho : "Hoy no hacen falta ejércitos de ocupación. Están los medios", refiriéndose a las nuevas formas de imperialismo..!
Maldad, estrechez de mirada, cobardía. La conspiración permanente tiene muchas facetas.
Nuestra energía, y al decir "nuestra", creo que implica la de muchos/as más, no se cuántos/as, esa que anima el proyecto latinoamericano, debe tener mucha perspicacia. Nuestra alegría, inteligencia. No nos dejarán así nomás transformar nuestro presente.