miércoles, 5 de abril de 2017

Panama Papers no, CFK sí. Circo judicial, represión y saqueo

"La Justicia argentina tiene dos problemas: acaricia poderosos y aplasta a los débiles".
La frase es del Fiscal Federico Delgado, quien hace ya un año tiene a su cargo la investigación de los Panamá Papers, las maniobras de evasión y lavado de dinero a través de empresas off-shore del Presidente y su familia y a quien el mismo poder judicial sometido al Ejecutivo le demanda no investigar, obstaculizando así una investigación que salvo en Argentina, es de relevancia política mundial. Representa una muestra nada más del funcionamiento intrínsecamente sucio del capitalismo neoliberal que cuesta vidas, arrasa derechos, institucionalidades y muestra sus tácticas más agresivas con la guerra mediática y la construcción del otro a reprimir desde la difamación y la injuria.




Cuando estalló el escándalo revelado por parte del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), el Diputado del FPV Darío Martínez presentó una denuncia penal y una decena de ampliaciones con información vital. Tanto el juez Sebastián Casanello como el fiscal Federico Delgado se abocaron al trabajo de investigar si el Presidente evadió el pago de tributos y lavó dinero con las más de 50 offshores a las que está vinculado.

Como informa El Destape, los letrados requirieron los datos y ellos aportanron elementos probatorios acerca de una parte de esas sociedades en guaridas fiscales y una documentación acerca del lavado de dinero de U$S 9,3 millones a través de múltiples empresas  radicadas en Bahamas, Brasil y Argentina pertenecientes a la familia Macri. La AFIP le presentó al Juzgado 7 un cronograma de entrega de información sobre el Presidente y “Franco” Macri. Cabe recordar que el Presidente y su padre, junto a empleados e intermediarios, están imputados por esos delitos.

A un año de iniciada la causa, la investigación está planchada por la influencia del ejecutivo en el Poder Judicial, lo que habla del cinismo del discurso de Cambiemos y aliados acerca del respeto a los valores republicanos, en otro capítulo de esa costumbre de atropellar la separación de poderes que le enrostra al kirchnerismo. Pero detrás de las cortinas de humo mediáticas y de las maniobras demonizadoras, los hechos son contundentes.

“Panamá Papers era una gran oportunidad de investigar a un Presidente en ejercicio y en un corto tiempo decir ‘señor, perdón usted no tiene nada que ver’ o ‘señor tiene que dar explicaciones’", explicó. “Digo que fue una gran oportunidad porque esa intervención va a acotar mucho la investigación” afirmó el Fiscal Delgado a la radio Con Vos.

Recientemente, un fallo de la Cámara Federal ante una apelación, aparta a Federico Solanas como veedor en base a un pedido de Franco Macri. Pero además pide que no se busque más información. Para el fiscal Delgado así se pierde una oportunidad única de investigar a un mandatario en ejercicio por delitos de corrupción. 

Mientras se habla de la corrupción K sin sustento alguno en busca de la proscripción electoral de CFK la venganza y la distracción en torno a la situación crítica que atraviesa la economía, la violencia institucional creciente, la impericia de los funcionarios, su brutalidad y hasta su ignorancia, la investigación más seria a partir de un escándalo internacional que costó el cargo a varios primeros ministros en naciones "serias", es frenada en nuestro país por los corruptos funcionarios del Poder Judicial que responden al gobierno.

No es extraño que el fiscal Delgado fuera apartado de la investigación del caso Time Warp donde murieron cinco jóvenes por sobredosis de éxtasis. Los camaristas Farah e Martín Irurzun hicieron lugar al recurso de queja de la defensa del abogado Vïctor Stinfale, quien fuera encarcelado por la organización de la fiesta y que estuvo detenido. Apartaron a Delgado por hacer su trabajo como fiscal cuestionando su objetividad y capacidad para ajustarse al trámite del expediente. Stinfale festejó bravuconeando en televisíón y clamando que "se iba a cargar" a Delgado. 
El gobierno pretende "cargarse"a la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, desde el inicio del mandato. De la Procuraduría dependen los fiscales quienes tienen que investigar precisamente, para establecer con la existencia de delitos. Las especiales se abocan a delitos financieros, trata de personas, violencia de género. 

¿Consignas y puestas en escena o hechos probados en la justicia? La batalla política que arrasa con el mecanismo institucional se puede llevar puestxs a muchxs más que a una ex mandataria o a un líder sindical, a un opositor, o a un vendedor inmigrante. A todxs nxs puede costar hasta la vida, lo aprendimos con la dictadura cívico militar que este gobierno negacionista quiere que olvidemos.
Es política lo que hacen, y lo hacen jugando sucio con lo que no les pertenece.
Es politica como lo es un paro general, una marcha, una protesta cuando se reclama por un derecho vulnerado.
Es imposible no recordar que por el caso Cromagnon, se inició un juicio político impulsado por el macrismo y aliados que concluyó con la destitución del entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad Aníbal Ibarra. A lo largo de la gestión de Macri en el GCBA, las irregularidades y los muertos desde el caso los niños calcinados en talleres clandestinos en 2006, la negligencia ante el derrumbe del edificio de Mitre 1232, el incendio del depósito de Iron Mountain en Barracas donde fallecieron 11 bomberxs, las dos chicas fallecidas en el derrumbe de la discoteca Beara a un mes del derrumbe de un gimnasio en Villa Urquiza, donde la responsabilidades en el control de funcionarios del GCBA no han sido establecidas ni juzgadas.  Y cuando se avanzó en la investigación, se lograron fallos favorables a Macri y a funcionarios macristas, como por ejemplo, en la causa acerca del  impactante episodio de represión en el Hospital Neuropsiquiátrico Borda, en la cual tanto Mauricio Macri como María Eugenia Vidal fueron exculpados por la justicia en febrero de 2015 porla Sala III de Casación en lo Correccional y Criminal  ( con minúscula adrede).
La corrupción macrista y la embestida judicial selectiva, sin pruebas, con causas escandalosamente armadas, amén del vergonzante caso de Milagro Sala cuya detención irregular es conocida y repudiada en el mundo, son inocultables. Hacen mucho daño a la vida institucional y a los derechos y garantías de todxs lxs ciudadanxs.
Estamos protagonizando un ataque a todo derecho a huelga, a protestar, a ejercer una práctica saludable como es defender la educación pública, las paritarias, la expresión, y hasta el pensamiento que se ha vuelto - como en dictadura- peligroso.
Pero consignas vacías no alcanzan. 
Y la brutalidad no calla el grito de la indignación ante la injusticia.
Ayer una multitudinaria marcha al Municipio de Lanús respondió a la represión con gas pimienta en el comedor "Los Cartoneritos", episodio que se suma a otros temibles abusos que muestran que se ha corrido un límite al ejercicio de la fuerza ante una ciudadanía que no se resigna al modelo de saqueo y corrupción del macrismo.