miércoles, 19 de abril de 2017

Notas sobre la identidad K como adjetivo

Desde las primeras medidas del gobierno de Cambiemos estamos en estado de alerta y movilización. Mauricio, ser democráticamente elegido no te autoriza a ignorar la Constitución, los derechos humanos, las libertades de protestar, no te da carta blanca para entrometerte en el Poder Judicial para fabricar causas a opositores, sobreseer cómplices corruptos y ordenar en conferencia de prensa que se va a"dar marcha atrás"- y el debido proceso?-  con lo que no te dejan pasar. Como perdonarte la deuda con el Correo. Y los - ¿cuántos?- sobreseimientos por la represión  en el Borda y las escuchas. Procesado hiciste la campaña, Mauricio que hablás de estar fuera de la ley...y arremetés contra la Procuradora Alejandra Gils Carbó. Cobardía y cinismo siempre en el mismo sentido, táser para gente en situación de calle, sobreseimiento express para quienes se enriquecen en la bicicleta financiera que arruina generaciones, porque, ah! esos recursos son nuestros... desde el petróleo de Malvinas que no nombrás hasta la riqueza de la producción científica como el ARSAT, nuestra industria, desde la textil hasta la cinematográfica que ahora también te proponés arrasar para beneficio de Magnetto.
Gasto, decís, que el Estado es un "aguantadero", insistís, insultando a trabajadorxs dignxs y a la inteligencia de quien te escucha. Sólo el cinismo cabe entonces.
Mauricio, te robás el fondo de incentivo docente, desconcés la ley de paritarias y demonizás a lxs trabajadorxs y a lxs representantes gremiales que representan a lxs suyxs y no a lxs patrones. ¿Corrupto es Baradel, y no el Momo Venegas? ¿Se le animan a Sonia Alesso pero acuerdan con el triunvirato de la CGT licuar paros y movilizaciones?
Desde la tele y las radios adictas se construye al enemigo a quien se va a eliminar como a un peligro, sin que a nadie le moleste, porque la violencia injusta estará justificada. Tal como lo hicieron los mismos cómplices hace más de cuarenta años mientras los militares secuestraban, torturaban, fusilaban y tiraban a lxs detenidxs ilegales al mar. Clandestinamente. En las sombras, así, esos propagandistas del odio y de la muerte aprovecharon el terror de las botas y siguieron luego,  aprovechando la debilidad de gobiernos surgidos de los votos para entronizarse en ese poder que no va a elecciones pero ha manejado los hilos. Al menos, hasta que llegaron los Kirchner.

La "división" de lxs argentinxs es una cantinela utilizada para ocultar que los conflictos de intereses, de clases, están en la dinámica profunda de toda sociedad. El que vive del trabajo ajeno, y el que trabaja y no puede vivir. La que educa en solidaridad y reclama justicia pacíficamente, y quienes consideran que hay vidas más valiosas que otras, a veces, hasta un coche o una casa vale más que un "negro de mierda". A ése se puede maltratar hasta por las dudas, porque a ése o a ésa no hay que darle oportunidades, que es un desperdicio.
Palo palo nomás para que aprenda, y ojo si no se corresponde con el estereotipo, más peligroso todavía. Lxs ladrones de guante blanco van a la Mesa de Legrand, propagandista de la dictadura, por cierto. Lxs condenadxs por crímenes de lesa humanidad van a la casa con domiciliaria, pobres viejitos. A los de los penales del país, invisibles, ni siquiera que estudien no vaya a ser cosa que dejen la máquina criminal policial sin mano de obra desechable.

El problema de los "K" siendo gobierno fue el ver, en esxs otrxs, al destinatarix de derechos, de bienes y oportunidades que no se regalaban, se les debían. Esa mujer tan denostada como lo fue Eva Perón no se cansaba de repetir, es una reparación, porque era una deuda con ellxs. Y se va a manejar el Estado, que es de todxs, desde la política, para reparar o para expropiar a esxs otrxs, lxs nadies, lxs pobres, y estallan, por supuesto, los conflictos. Como toda política que hace diferencia. Sino, son siempre las mismas injusticias del consenso y la paz de quienes imponen desde su poder y su fuerza, el hambre y la mordaza. Y ni siquiera se cumplió la Ley de Medios gracias a la ayudita del Partido Judicial que se impuso sobre una ley del Congreso (¿y la división de poderes republicana?). En los estudios de televisión y las réplicas multiplicadas de un solo discurso - efecto de la concentración ilegal-, la argumentación falaz justifica el accionar de quienes se sirven de las leyes a su antojo, por el imperio de la ley ante la cual todxs deberíamos ser iguales.



Modus operandi, no era
nuevo, ya lo hicieron antes. Ahora, modernizados y a través de otros formatos, es la misma trampa, la misma cortina de humo que nubla toda razón y azuza a resentidxs artesanalmente desinformadxs y cuidadosamente esculpidos a frases hechas y prejuicios suicidas. Porque a esxs cómplices que no ganan ni con la concentración, ni con la destrucción de las políticas sociales, culturales y económicas "populistas"- al contrario, lxs favorecen- también lxs roban, lxs maltratan, los van a reprimir aún cuando hayan festejado ruidosamente cuando despedían estatales o gaseaban manifestantes y maestrxs.
Cuando convierten una identidad política en adjetivo que remite a la corrupción, hacen la misma operatoria de encubrir la corrupción estructural del gobierno de empresarios flojos de papeles y pasados turbios.
Entonces, el chivo expiatorio es ser K. 
Opuesto así el ser K a quienes administran el Ejecutivo y mucho más, porque ya dijimos también que retuercen la división de poderes y gambetean lo que dicta la Constitución como les convenga,  lxs adalides anti corrupción vienen a ser aquellos que en el conflicto siempre presente responden a quienes lo han tenido todo y quieren siempre más y para lograrlo, se lo quitan  quitan a quienes no vivimos del trabajo ajeno, a lxs jubiladxs, a la educación pública, a la salud pública, a la cultura. Lo más básico. Hasta el agua, y sino, preguntamos lo que pasa con la gente inundada, arrasada por incendios o por aludes. Allí se animaron a golpear fuerzas cuyos uniformes, bajo el gobierno K eran enviadas a embarrabarse, con miles de pibxs militantes solidarixs, reparando y aliviando el dolor ante una emergencia, y de una Ministra de Desarrollo Social de apellido K, presente en esas circunstancias aportando soluciones.
Como lo K es corrupto por definición, entonces no es para nada extraño que Peña Braun esté de este lado y del otro del mostrador, cuidándose a sí mismo de favorecerse o de recibir reprimenda por robarle a ciudadanxs arrasadxs por aludes e inundaciones en Comodoro Rivadavia. ¿Qué adjetivo ponerle a La Anómina entonces, de acuerdo con este paradigma?
 
Así de perversa es la maniobra. Y así también de tozuda esa masa de cuidadanxs, trabajadorxs, pueblo, que no se deja engañar y que ha vivido la experiencia reciente, tan fresca, de otro camino que fue posible, la de enfrentar a los poderes - con al Constitución, la República y las leyes del Congreso en la mano- que manejan los hilos clandestinamente, en las sombras y sin ensuciarse. Eso remite a lo "K".  Denostado porque se le animó a la corporación judicial antimayorías que nunca se democratizó, a la oligarquía que pregona el trabajo esclavo en el campo sojero y el hambre de lxs compatriotas, y que desabasteció por cuántas semanas a ciudades enteras en el piquete cool televisado y fogueado por TN. Ahí no pedían represión los panelistas, ahí estaban intentando la destitución de Cristina, la Presidenta de la Nación.
Tener memoria es parte del problema, claro. Y la memoria, y la experiencia rotunda, fresquita, entrañable...eso compone la identidad "K", una vivencia colectiva y la demostración de lo que pasa cuando en el gobierno se introduce, para el otro lado, la diferencia. Identidad que es acción, la mística también, algo con sabor a reparación y a justicia.