viernes, 31 de marzo de 2017

Este pueblo dijo NUNCA MÁS

Como el año pasado, entrando en el ensayo de una murga con balas de goma contra lxs chicxs, lo que motivó una reacción inmediata - en primer lugar, viralizar el hecho por redes sociales, hacerlo saber por el silencio mediático- y repudiar en una memorable Plaza de los Artistas, anoche otra vez la represión de este gobierno hambreador mostró su saña.
En un comedor donde se atienden las necesidades que el Estado debería garantizar, - comer tanto como educarse es un derecho para lxs niñxs y para la ciudadanía toda- en el comedor situado en el barrio Eva Perón, Villa Caraza, uno de los lugares golpeados - como tantísimos a un año y medio de saqueo- la policía entró con gases para todxs, sin importarle la presencia de lxs chicxs. Dispararon balas calibre 9 mm, destrozaron el lugar. Hasta a la olla de la comida le dieron gases. Diego Kravetz, a cargo de la Seguridad, mintió en la televisión anoche cunado Roberto Navarro, que informó al aire de la represión, y luego siguió justificando lo injustificable. Se llevaron a dos adolescentes del lugar,  Maximiliano Rodriguez y a Nahuel Leiva,pero no a la Comisaría, sino a otro sitio - Juan Grabois, del Movimiento de Trabajadores Excluidos y que se acercó al lugar y a la Comisaría de inmediato no pudo saber dónde estaban y en qué condiciones- donde fueron golpeados y torturados.El Movimiento de Trabajadores Excluidos hace responsables a Kravetz y a Néstor Grindetti, Intendente de Lanús por la salvajada.
¿Casualidad tras la marcha multitudinaria, la 5ta. en lo que va del mes que hoy termina, en repudio de las políticas de Macri y con una organización que traspasa la polarización binaria de partidos?
Se supo que la semana anterior ese comedor había reclamado por la entrega de leche.
El recuerdo del 2001 y de Pocho Lepratti nos conmovía profundamente.
Alerta. Este pueblo está de pie, dijo en el acto ayer Hugo Yasky. También lo vimos en la marcha del 24 de marzo. Y en todas las demás de este mes inolvidable.
Nos fuimos enterando y viralizando mientras se hacía el balance de otra enorme jornada de lucha donde la unidad del movimiento de trabajadores va cuajando más allá de los dirigentes.
Marchas historicas este marzo, basta Macri, no al negacionismo, NUNCA MÁS. Porque sabemos además que el plan económico es el de la dictadura, y que por eso la violencia contra el pueblo es un recurso necesario para ellos. No son errores. No son excesos. 
La provincia más rica del país, que persigue a lxs docentes en lucha, no escatima en crueldad en medio de la descarada transferencia de ingresos a lxs más ricxs. Mientras la Gobernadora amedrenta y vive en una base militar, lxs trabajadorxs, desocupadxs, quienes resisten la arremetida contra lo público, que es nuestro, sufren los palos de la represión, los aprietes, y la difamación constante en todos los medios al servicio de la Alianza Cambiemos, que se limita a echar la culpa a la pesada herencia a un año y medio de gestión. Transido de una corrupción que salpica a gran parte de funcionarios PRO y ni hablar, al Presidente Offshore.
Volvimos a tener presos políticos en Argentina. La carta de Milagro Sala secuestrada por Morales en Jujuy se leyó en la Plaza de Mayo ayer donde miles de trabajadorxs hicieron el paro que una conducción caduca de la CGT negociadora no quiso hacer, recordando las luchas desde la del 30 de marzo del 82, las de los 90, hasta las presentes, "nos hacen un poco más libres"
Desbordante, el pueblo movilizado como pocas veces en la historia de nuestro país, no acepta sin más la barbaridad de no poder comer, de no poder atender su salud, de no poder pagar la luz, el gas, de no tener la asistencia estatal que le corresponde y a la cual se habituó, con todas sus falencias, durante la década pasada. No aceptan que lo tomen por boludo ni que se lerían en la cara, que funcionarios ignorantes y prepotentes que banalizan el terrorismo de Estado - porque lo reivindican en secreto- o el genocidio nazi, pasando vergüenza ante el mundo en la visita a la casa de Ana Frank, hablando de la campaña del desierto en la educación, espiándolo descaradamente por pensar y marchar, mientras roban y destruyen su presente y su futuro.
Mientras endeudan al país de modo vertiginoso y compran armas sin que se sepa porqué ni para qué, arriesgando nuevamente nuestra tierra en un mundo de reales amenazas respecto al terrorismo - y no hablo del estereotipo islámico, el de todos los terrorismos que ganan con la muerte y la destrucción de naciones enteras - un escenario complejo que describía en cada intervención Cristina Fernández de Kirchner.
Un pueblo que tampoco se olvida lo ocurrido después del 30 de marzo del 82. Galtieri y la guerra por la soberanía que este gobierno rifa, llegando incluso al descaro y a la provocación de borrar a las Malvinas de los mapas, de nuestros mapas. Otro negocio de petróleo y alineamiento siniestro que ya conocimos bien. También.
No es cuestion de ser K o anti K. Es la patria y nuestra vida. Son lxs chicxs que no son descartables. Como tampoco lxs viejxs ni lxs maestrxs, ni lxs trabajadorxs que pueden ser asesinadxs en una ruta en San Lorenzo, Santa Fe, por un chofer de camión alcoholizado, cebado contra los cortes, en realidad, por la inercia del discurso que disculpa la violencia y la promueve. Violencia de pobres contra pobres... eso buscan. Contribuye a la tarea el microfascismo y la globotomía de televidentes y vocacionales apologistas del terrorismo de Estado, amigos de la represión que mañana pueden - y van - a sufrir en carne propia lo que piuden para otrxs. Como la directora de la escuela de la Boca, muchxs hay. Es
cierto. Pero muchxs de nosotrxs aprendemos de lo que nos pasa, que si no repetimos la misma historia. Y a la democracia la defendemos como el piso innegociable, como a la libertad, para la libertad y la dignidad que será costumbre.
Por eso se lucha.
Delegados gremiales que no adscribieron al kirchnerismo y protestaron repetidas veces sin ser ni perseguidos ni reprimidos se unen ahora ante la negativa del gobierno a replantear las medidas económicas, y contra las prácticas represivas que atentan contra los más básicos derechos y garantías cosntitucionales. La ley paritaria nacional es en este sentido, un ejemplo de cómo burlan la ley. Ellos, que además, se quedan con el fondo de financiamiento educativo y pretenden como en los 90, transformar las escuelas públicas en comedores, sin educación.
Los descuentos de días de paro son otra burrada para romper la unidad y la fuerza de la medida de protesta, vulnerando una herramienta de lxs trabajadorxs. Las listas en organismos oficiales, los despidos en el gobierno de la CABA de personal que asistió a la marcha del 24 de marzo, también constituyen un atropello que no puede dejarse pasar por parte de quienes ganaron elecciones en nombre del diálogo y la tolerancia que el kirchnerismo - que jamás reprimió- presuntamente no tenía. Y la persecución judicial y mediática sólo opera en un sentido. Dólar futuro y las escuchas a CFK, mientras el silencio se cierne como un manto de neblina sobre el escándalo de los Panamá Papers o el perdón de la deuda del Correo de Macri a Macri.  No hay que olvidar que Néstor Kirchner recuperó el Correo porque no pagaban el canon. Es como si te hubieran alquilado la casa, la usufructúan por años, jamás te pagan, y si accionás en consecuencia, sos un gobierno totalitario y perseguidor.
El grado de locura y de cinismo supera las previsiones. O no, ya sabíamos que Macri era la dictadura de nuevo cuño, con nuevas estrategias, pero siempre lo mismo. Saqueo de lo que es nuestro, palo, censura, persecución política, represión.

Los hechos de Lanús son gravísimos, como lo han sido los procedimientos de detneción irregular de la vispera del paro de mujeres, las detenciones tras la marcha, la avanzada de la policía pidiendo documentos e intentando llevarse niñxs presxs ignorando la ley y lso procedimientos vigentes. Intentan amedrentar, pero así como la militante de la Garganta Poderosa se mantuvo firme - y también fue demorada y sometida a un trato vergonzante indebido y que avergüenza a la fuerza de seguridad- muchx gente se ha metido, se ha entrometido para parar el atropello.
Con la ley en la mano y el celular para registrar, con la solidaridad que aprendimos porque nos desangramos cuando nos aislamos entre nosotrxs y aprendimos, claro que aprendimos, del dolor, de los 30.000, de la lucha de Madres y Abuelas, Familaires e Hijos, y de generación en generación fuimos y seguikmos ahciendo memoria, nos metemos.
Es asunto nuestro.
Como la lucha docente es la lucha clave. Nos concierne y nos indigna y nos duele, la prisión de Milagro y tener que volver a hablar con lxs jóvenes de la violencia represiva como en los 90, como en los 70, pero para seguir condenándola, parándola, en legítima defensa. En defensa de la democracia.