lunes, 15 de febrero de 2016

Cultura, política y algo que se dijo en la Plaza de los Artistas

Parece que hay que explicar la obviedad más grande por estos días.
Que la reunión de ¿40.000? personas en un Parque en la Ciudad de Buenos Aires, al calor de febrero y de la rabia ante el violento gobierno de MM que balea pibes de una murga, niños a los que, como dijo Fito Páez hay que rodear de caramelos, chocolates, oportunidades, NUNCA DE BALAS, despierte determinadas suspicacias, es demasiado. Convocaron artistas, lo que es una tremenda patriada, una victoria ante la insistente campaña de individualismo necio y complaciente articulado con descalificaciones para quienes se comprometan políticamente y lo expresen, siendo como lo son, referentes de la cultura popular.

Desde ya, no es poco pero tampoco debe extrañar. Hay mucho en juego y no solamente lo sabe por historia personal alguien como Marilina Ross, quien por otra parte, protagonizó uno de los más altos momentos de la tarde acompañada del bombo de Marian Farías Gómez y nuestras voces..."el sol siempre está"... Como lo sabe Gerardo Romano o Cecilia Roth, como lo sabe Liliana Herrero, Teresa Parodi  y tantxs otrxs que pusieron el cuerpo allí.  En estos últimos años, se fue recuperando el nosotrxs, lo que en el ambiente narcisista del espectáculo resuena distinto. La política recuperó su sentido al expandir su alcance, rebalsando los límites de los partidos y organizaciones. Es decir, sabemos que hacemos política y que puede que la inventemos también, en la reunión de amigxs, en el colectivo, en el aula, en una protesta o un petitorio, innovando las formas y los lenguajes. Lo que sín dudas nos anima son los anticuerpos ganados frente a las violencias y la mochila, reforzados por lo que  hemos experimentado... dignidad, derechos, libertad, todo en nuevas, preciosas e inesperadas formas.

No las perderemos aunque en estos días nos estén arrasando derechos y garantías, intentando restringir y silenciar la resistencia cuando pretenden quitarnos el futuro, la posibilidad de trabajar y de mantener a las familias, reemplazando solidaridad por suspicacia, como en los 70...
Los diarios y la tele no muestran la brutalidad de los uniformados pidiendo documentos por portación de cara o remera militante. No comentan tampoco los vergonzosos términos de las propuestas de pago a los buitres, ni lo que significa la eliminación a las retenciones, la suba escandalosa de los precios parece caprichosa, mágica y misteriosa, como si del pronóstico para el finde semana se tratara. ¿Cómo no vamos a estar, miles, aguantando en los espacios públicos que nos acostumbramos a ocupar y a sentir nuestros, porque son nuestros - como los bienes del Estado más allá de quien gobierne - cuando se atropella la institucionalidad y, con total cinismo se amenaza a partir de acciones intimidatorias, hoy para él, mañana para cualquiera?

A la reunión de Parque Saavedra, maravillosa, conmovedora por el compromiso de tantxs artistas que no tuvieron miedo de salir de campaña porque no defienden una prebenda sino una base democrática fundamental, como la libertad de expresión, la memoria, verdad y justicia respecto al terrorismo de Estado - y que otra vez, insistieron con el pedido de renuncia del pérfido Ministro de Cultura porteño- el trabajo, la alegría, la libertad, siguió otro niño muerto por un patrullero.
En vísperas de esta plaza, Darío Julián Eugenio había sido baleado por un puntero del PRO en Villa Celina quien, con protección de funcionarios y de la Comisaría local efectivizó anteriores amenazas:  "cuando cambie el gobierno se la vamos a dar".

¡¡¡La inseguridad!!! Cuidado con la inseguridad de las fuerzas de seguridad, esto ya lo vivimos lxs argentinxs. No en vano se banaliza el tema de lxs desaparecidxs y se busca reinstalar la teoría no yade los dos demonios, sino algo peor tal vez. Gobiernan los herederos de los que hicieron la fortuna asociados a los genocidas, y no tienen idea de la historia, siempre han sido herederos, dijo Victoria Montenegro con sabiduría. También por eso son temibles.

Algo muy importante que se dijo desde el escenario de la Plaza de los Artistas que tuvo permanentemente la mención a la situación de Milagro, a lxs militantes de la Tupac cantando y pidiendo por su inmediata liberación, y ese hermoso cierre de Fito Paez con la gente de la murga de la 1-11-14 amedrentados y baleados por la gendarmería y tocando cuando ya anochecía, con él y con todxs nosotrxs.  Eso que se dijo, se repite también en algunas otras reuniones, en convocatorias, charlas casuales, en el encuentro con compañeras y compañerxs que aún no tenemos espacio para digerir tanta mierda a repetición en menos de dos meses. Eso que se repitió, es que tenemos que hablar y traer con nosotrxs a quienes se comenzaron a dar cuenta del engaño del "cambio"; que se extrañan por esta violencia imparable que no se muestra en la televisión, a esxs a quienes no les cierra el cuento de la herencia recibida ni la presunta corrupción del kirchnerismo como la causa madre de lo que se puede explicar sin decir la verdad: que ocupando el estado son ellxs lxs que nos roban a todxs, nos lo quitan todo.


Hablar entonces con quienes comienzan a ver que hay una inoperancia grosera en la gestión  y que, si esperanban purgas puede que ahora pierdan el empleo,lejos de comprar todoslosdolaresquequieraporqueyomerompoelalmatrabajando, ahora mismo deben afrontar el costo de la vida tras la devaluación, bancarse los tarifazos y lidiar con la recesión. Con ellxs hay que comenzar a charlar y acercarlxs a participar; porque la mala no le llega a "esos negros", la mala no nos llega a quienes militamos el proyecto kirchnerista, con "Cambiemos" la mala le llega a la clase media argentina, por  olvidadiza y por fiaca a la hora de pensar por sí misma.


Atraer a nuestro lado, hablar con quienes se puede hablar para resistir pero además contrarrestar la acción de aquellos lopérfidos con los que no hay nada que hablar, ahora, es la tarea. Teniendo bien presente que  el diálogo no es a prueba de balas.
"Más amor, por favor" como dice Fito. Que no nos roben la alegría, ni la libertad (no la de hacer yo lo que quiera, porque cada unx depende de lxs otrxs y el individualismo es un invento viejo y siniestro de nefastas consecuencias, lo sabemos bien).

Y mientras tanto, nos reunimos, cantamos, nos cobijamos y manifestamos, todo eso  que hace falta afectivopoliticamente, sin dudas, para que rearticulemos con estrategia y con las nuevas fuerzas, con inteligencia, con mirada política, encarando una verdadera construcción que excederá siempre a los sellos y a las estructuras.