miércoles, 5 de octubre de 2016

Represión: que no nos sea indiferente

Foto de Irina Churruarín
Desde diciembre pasado, el cambio de gestión no se ha limitado a implementar un giro dramático en torno a política económica que impacta fuertemente en la población y sobre todo en lxs trabajadorxs, sino que además está convencido de que los derechos y garantías constitucionales pueden ser violados, ignorados, basureados.
Iniciando el mandato a puro decreto de necesidad y urgencia se intetntó colocar a jueces en la Corte Suprema pasando por encima de los mecanismos institucionales, se arrasó con lo dispuesto desde la Ley de medios, se procedió a censurar, perseguir y apretar a toda voz opositora. El mentiroso discurso remanido del diálogo mostró su verdadera cara disciplinadora cuando inició la política de los despidos por motivos ideológicos y el desmantelamiento de áreas y programas estatales claves de la gestión kirchnerista que en concreto beneficiaban a millones de personas, desde las netbooks para lxs chicxs o el kit para prevenir la muerte súbita de recién nacidxs, el Plan Qunita, hasta la provisión de medicamentos para el VIH desde la cartera de Salud. Se desmantela progresivamente el área de apoyo estatal en relación a los juicios de lesa humanidad mientras un discurso falaz y peligroso no sólo no habla de terrorismo de Estado sino que alaba la mano dura y la justicia por mano propia desde funcioanrios responsables precisamente de ejercer el poder punitivo respetando los debidos procesos y la igualdad ante la ley. El genocida Etchecolatz con domiciliarias y jueces como Carlos Rozanski, que lo condenó, amenazado. El partido judicial desaforado buscando poner presa sin importar porqué ni cómo a Cristina Fernanddez de Kirchner y haciendo la vista gorda cuando el presidente o la vice no pueden explicar la evasión, las fundaciones truchas y las empresas off shore.

Milagro Sala y 12 militantes de la Tupac Amaru son presos políticos en democracia, Una situación indignante que nos avergüenza y nos duele porque el objetivo es arrasar con la organización, enviar un mensaje muy claro, no se te ocurra la dignidad. Para este gobierno, es una mentira que te hicieron creer. Y lo dicen así, con total claridad, sin titubeos.
Mientras, continúan usando al estado para beneficio propio (de un puñado de empresas).
La cantinela mediática resonante en el vocinglerío microfascista clasemediero - que mañána también será víctima de lo que hoy agita contra ese "otro"- tiene más peso que las normas legales y la caza de brujas ideológica anestesia en su intento de reordenar estos hábitos democráticos que tenemos y ejercemos pese a todo.
Este post podría seguir enumerando episodios shockeantes que caracterizan estos casi 10 meses de gestión antidemocrática, como cuando atacaron con balas de goma el ensayo de una murga en el Bajo Flores a inicios de este año.


Foto de La Garganta Poderosa
Ahora, nos pone en alerta la persecución a los chicos de la Garganta Poderosa torturados por personal de Prefectura la semana pasada. Ezequiel Villanueva Moya, de 15 años e Iván Navarro fueron interceptados primero por un Policía Federal a golpes y treinta minutos después pro personal de Prefectura que los llevaron adentro de un coche hasta una garita ubicada en Osvaldo Cruz e Iguazú para golpearlos.“Nos subieron a otro auto, pero primero nos taparon la cabeza y nos obligaron a sentarnos uno encima del otro” contaron. Luego se los llevaron hasta un descampado junto al Riachuelo, detrás de una fábrica:  “Cuando ya había unos 10 prefectos, uno dijo que nos iban a matar, porque total nadie nos iba a reclamar”. 
La Garganta divulgó el relato de loc pibes que produce escalosfríos:  “Nos obligaron a tirarnos al piso y hacer flexiones de brazos, hasta que uno le saltó sobre la espalda a Ezequiel y otro me preguntó a mí dónde quería el tiro”. 
Después los esposaron a un caño y dispararon varios tiros al aire. Les quitaron las camperas que supuestamente habían robado, pero ellos les sacaron todo, las zapatillas, las cadeniitas. "Nos sacaron todo”. A pocas cuadras de la Parroquia Caacupé, uno de los prefectos puso su arma en la nuca de Iván, para obligarlo a rezar. “Dale, un Padre Nuestro para que no te mate, dale”. Cuando por fin accedieron a soltarles las manos, los encañonaron por la espalda, con una escopeta: “Corran bien rápido, o van a ser boleta”.
Acudieron a la Procuvin - Procuración contra la VIolencia Institucional - y al dirigirse a la fiscalía de Pompeya se encontraton con el prefecto Leandro Antonio Antúnez, uno de los torturadores. Lo señálaron. El fiscal  Marcelo Munilla Lacasa pidió la orden de detención y la remoción de los agentes que integraban el móvil. 
Pese al miedo, al ser invitado por un programa televisivo

Iván Navarro,contó anoche cómo los torturaron y amenazaron y cómo,al dirigirse posteriormente a la fiscalía a haer una presentación, uno de de los torturadores estaba allí. Luego del programa, volvió a ser apretado. Esto denuncia hace unas horas La Garganta Poderosa:

Foto de La Garganta Poderosa
URGENTE POR FAVOR
Impulsado por todos los verdugueos que recibió durante sus 18 años de villero y por la posibilidad de ponerle un punto final a la razia indiscriminada de las Fuerzas en los barrios, nuestro compañero Iván Navarro decidió aceptar la invitación de un programa esta noche, para denunciar las torturas que padeció el sábado 24, en la vera del Riachuelo, por parte de la Prefectura. Volvió hace tres horas a la Villa 21 e intentó distraerse un rato jugando a la pelota, en el club Juventud Unida, a pocas cuadras de su casa. De regreso, recién, hace 20 minutos, vio cómo dos prefectos golpeaban a un pibe, contra la pared de la Casa de la Cultura. Se acercó para mirarles la identificación y escuchó los motivos del hostigamiento: “Ahora van a cobrar todos, por habernos escrachado en los medios”. Lo vieron.
- ¿Qué mirás?
- Nada, pero no le hagas nada al pibe, porque yo los denuncié.
- ¿Así que fuiste vos, pedazo de hijo de puta? Empezá a correr…

Y sí, otra vez, ahora, ya, agitado, nervioso, cagado y cargado de impotencia, Iván acaba de entrar a su casa con el último aliento, mientras un prefecto lo perseguía e intentaba sacar su arma. Si no corría, lo mataban. Y si lo mataban, no lo contaba nunca más.
Patricia Bullrich, ¡dónde mierda estás!
Vengan ya mismo para el barrio, por favor, los funcionarios, los fiscales, los medios y todos los responsables de garantizar nuestro derecho a la vida: queremos saber el nombre del prefecto que logramos fotografiar y las medidas que van a tomar para salvarnos, en esta selva de uniformados cargados de impunidad: compartan, ustedes son nuestra única fuerza de seguridad."

En otro lugar de la ciudad, se llevaron detenido a un niño de 8 años acusado de robarse unas zapatillas, un nene que estaba solo y que al ser interrogado por la policía dijo que vivía en Fuerte Apache. Detenido en la comisaría "por averiguación de hurto", la justicia puede disponer de su tutela, al quedar abierto un expediente. Esta barbaridad no puede sernos indiferente.
Gustavo Gallo, abogado y Defensor de Menores de la Defensoría General de la Nación, quien además cuenta con una larga experiencia en tiempos de implementación en la CABA a fines de los 90 de la Ley 114 de Protección de Derechos de Niños Niñas y Adolescentes, dijo a Política Argentina que "La justicia penal debiera ponerlos a disposición del juez civil y que éste tome la medida adecuada, con control del organismo administrativo competente -que en este caso es el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes-, que debiera tener una política pública adecuada –que no la tiene- para estos chicos”
Dr. Gustavo Gallo Foto Ministerio Público Tutelar
Gallo asistió durante el último mes nada más, como Defensor de Menores, a 14 chicos, menores de 13 años en situación similar en la ciudad de Burnos Aires. 
Al chico lo tuvieron detenido y la jeuza ordenó secuestrarle las únicaz zapatillas que tenía. Durante las horas en las que estuvo detenido, preguntaba por su mamá. Va a la escuela. Estaba en el pelotero de una casa de comidas y la madre de otro chico lo señaló como presinto autor del robo de las zapatillas de su hijo. La empresa da intervención a la comisaría 44 quien da intervención al juzgado y lo detuvieron durante cuatro horas. Se debería haber dado intervención al Consejo de Derechos, sin embargo, el afán punitivo y la estigmatización del pibe ¿por haber dicho que vivía en Fuerte Apache? muestra que el micro fascismo está reforzándose en los gestos de ciudadanxs que se prenden al discurso de la mano dura.
La detención del todos los menores de 16- se da en el marco de la Ley 22.278, sancionada por la última dictadura y que establece el régimen penal de minoridad vigente. En realidad, se de'bería haber dado intervención al Consejo de Derechos. Dice Gallo además:  “Pero si bien tenemos ese decreto-ley, tenemos también una Convención sobre los Derechos del Niño que está incorporada en la Constitución y para los menores punibles plantea que la institucionalización debe ser la medida de última ratio, cuando no existen otras medidas, por el más breve tiempo posible.  Y acá a un no punible lo tuvieron detenido, cuando en realidad se podría haber solucionado de otra manera”
A su vez, Florencia Gentille plenarista por la Legislatura ante el Consejo de Derechos de Niños Niñas y Adolescentes relaciona estos hechos con la estigmatización de ciertos sectores: "La violencia institucional no se distribuye homogéneamente. Está concentrada en los barrios del sur y sobre pibes pobres"