domingo, 30 de octubre de 2016

"Al recuperar y reescribir esa historia estamos recuperando la historia de nuestro pueblo" Entrevista a Rogelio Goiburú Primera parte



Un sábado de octubre en Asunción. Rogelio Goiburú llega con Irina, su mujer, para la entrevista acordada. Al saludarnos me cuenta que se casó con ella en Siberia y se la trajo de los 40 grados bajo cero a los 40 grados de Paraguay. Se presenta así como alguien que no escatima desafíos, un empecinado, entregado a la tarea de reponer la historia de quienes, como su padre Agustín, resistieron y lucharon por la libertad y la democracia arriesgando sus vidas. 
Con un largo proceso de aprendizaje con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), el ENABI (Equipo Nacional para la Investigación, Búsqueda e Identificación de Personas Detenidas y Desaparecidas entre 1954 y 1989 por la dictadura paraguaya) que dirige ha logrado con reconocimiento oficial pero sin presupuesto, cruciales avances en la imperiosa construcción de la memoria para toda la sociedad paraguaya. 


Rogelio es hijo del médico Agustín Goiburú, uno de los fundadores del MOPOCO (Movimiento Popular Colorado) quien se había exiliado en Argentina tras realizar denuncias sobre las torturas, tratos crueles y degradantes cometidos contra ciudadanos opositores al régimen y que presenció en el hospital de la policía donde trabajaba. Supo negarse a firmar actas de defunción falsas de manifestantes asesinados. Por eso parte el exilio en Argentina en 1959, radicándose en Misiones. En 1969 fue secuestrado y llevado a Asunción a la comisaría 7ma. de donde escapa por un túnel para asilarse en la embajada de Chile y regresar a Posadas. Continuó enfrentando la persecución. En 1975 la familia se radica en Paraná, Entre Rios. El médico que se había convertido en una obsesión para Stroessner fue secuestrado allí en febrero de 1977 por la coordinación represiva del Cóndor (acuerdo de las dictaduras en el Cono Sur en la década del 70) por lo que su caso fue investigado  en nuestro país-, y trasladado de inmediato a Paraguay. Fue visto por última vez en marzo de 1977 en el Departamento de Investigaciones de la Policía de Asunción. Permanece, hasta hoy, desaparecido. La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó en 2006 a Paraguay por su desaparición. Rogelio vivió todos esos años de persecución implacable y de lucha sin claudicaciones con su familia, sufriendo él mismo intimidaciones. Está buscando a su padre, pero también a todxs lxs detenidxs desaparecidxs La tarea a cargo del equipo que coordina desde 2011 para buscar los cuerpos de lxs detenidxs desaparecidxs en el marco del Plan Cóndor y la identificación de los mismos, está dando frutos. El pasado 30 de agosto, Día Internacional del Detenido Desaparecido, se anunció la identificaciónde tres personas que fueron secuestradas, trasladadas a Paraguay y asesinadas, cuyos restos se hallaron en terrenos de la Agrupación Especializada. Esta entrevista, publicada en dos partes, nos adentra en las particularidades de la dictadura stronista para pensar la profunda marca en la sociedad que dejaron las décadas de impunidad y de terror, las dificultades para denunciar los crímenes del terrorismo de Estado. En la siguiente publicación dará cuenta del pavoroso abuso sexual de niñas, quizás lo más difícil según Goiburú, de contar. 


Calando la piedra: ¿Cómo surge el ENABI y cuál es el aporte a la reconstrucción de la memoria y la verdad y a la comprensión del accionar coordinado de los terrorismos de Estado? 


- Estamos trabajando con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Me hice cargo de la investigación de las desapariciones y las ejecuciones extrajudiciales en la época de las Comisiones de Verdad y Justicia, equivalente a la Conadep en la Argentina, como después vendría la Comisión de la Verdad en Brasil, es decir, en esto de las Comisiones de la Verdad Argentina ha sido pionera y después ha habido en todos los países (del Plan Cóndor). Entonces, como consecuencia de ese trabajo hoy hemos podido identificar a estos tres ciudadanxs, entre ellxs una ciudadana italiana que yo pensaba que había adoptado la ciudadanía argentina pero resultó que no, Raffaella Fillipatzi.

Calando la piedra: Que había sido secuestrada en Montevideo…

Clyde Snow con antropólogxs forenses voluntarixs en años 80
-Sí, y el otro ciudadano paraguayo Miguel Angel Ferrer. Esto es desde luego la culminación del trabajo realizado con el EAAF desde los tiempos de la Comisión, es decir, desde 2006. A ellos yo los conozco desde hace mucho tiempo, cuand vivía en la Argentina, país donde hice la primaria, la secundaria, estudié en la Universidad…Los conozco desde los años 80, desde que Clyde Snow en tiempos del Juicio a las Juntas estaba conformando ese equipo. Yo estaba allá en época del Juicio. Papá había sido secuestrado en el marco de los operativos esta coordinación, de esta asociación criminal de los estados terroristas de la época. Lo que estamos haciendo son los primeros pasos en la construcción de la memoria en la Comisión, que desde que se creó ha recibido más de 500 denuncias de desaparición de personas, y de las cuales, hasta el día de la fecha, hemos logrado documentar 440. Pero en relación al número de las desapariciones en nuestro país, hay algo que tenemos que asumir, y es que nunca, nunca vamos a saber exactamente ni vamos a poder decir un número redondo de lxs desaparecidxs. A los argentinos también les pasó lo mismo, por la proyección que hay que hacer de la documentación, es decir, porque hay muchas personas que no denunciaron y que seguramente no van a denunciar. En el caso por ejemplo de los pueblos originarios nuestros, acá en Paraguay, hasta el día de hoy no tienen documentos. Entre ellos se llaman con el nombre que les han puesto en el medio donde viven sus mayores, nombres de fenómenos naturales, animales salvajes, de pájaros, así que no hay forma de hacerlo, de documentar esa represión. Y en este caso no es que los pueblos originarios comenzaron a ser reprimidos a partir de la dictadura, sino que vienen siendo víctimas de represiones desde que Colón llegó América y en nuestra historia en el Paraguay, en la Guerra de la Triple Alianza, en la Guerra del Chaco…siempre y en todas las épocas.

Calando la piedra: ¿Cuándo regresa para la búsqueda que está realizando en Paraguay?

 -Cuando comenzó en 2004 la Comisión de Verdad y Justicia a trabajar, yo estaba en Argentina. Se habilita después el Área de Desapariciones Forzadas y Ejecuciones Extrajudiciales y me llaman. Yo me hago cargo del área y desde entonces venimos trabajando con el EAAF.  Es necesario que se sepa que durante ocho años han estado trabajando ad honorem, sin cobrar nada… y por fin hemos logrado, después de tanto “plagueo” como se dice acá en mi país, (quejarse, lamentarse), que el gobierno anterior, un gobierno golpista, aportara la mitad de los recursos, y éste gobierno de narcotraficantes aportara la otra mitad. Es sorprendente, pero es así. El gobierno en el que más depositamos esperanzas por haberlo considerado adscripto a nuestras ideas de verdad y justicia, el de Lugo, no dio respuesta, no conseguimos recursos. Es más, el Equipo Nacional de Búsqueda creado por decreto presidencial de Lugo en 2011, hasta el día de hoy, no tiene presupuesto. Pero sí hay que tener en cuenta que una cosa es el trabajo de identificación de restos y otra el trabajo de exhumación y demás. En eso no tenemos presupuesto; conseguimos un presupuesto que nos alcanzó el EAAF justo en el momento en que se crea el ENABI (Equipo Nacional de Búsqueda) que tiene una historia: es fruto de un aprendizaje, porque no es verdad que recién ahora nosotrxs estamos buscando a nuestrxs desaparecidxs. Desde que desaparecieron nuestros seres queridos los estamos buscando. En Argentina formamos la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos Paraguayos en Argentina y en Paraná, la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos en la Ciudad de Paraná, Entre Ríos. Nosotros vivíamos detrás del Hotel Mayorazgo. Y a papá lo secuestraron saliendo del Hospital San Martín, en el marco del Operativo Cóndor. Hemos investigado y sabemos con absoluta certeza que lo secuestraron en Paraná y lo trajeron a Paraguay. Si bien hasta el día de hoy hemos podido exhumar 34 cuerpos, no se trata de él, porque yo lo conozco anatómicamente, la configuración de la dentadura, el tamaño de la cabeza y no coincide lo que tenemos con lo que tengo registrado en mi memoria, de como él era. 

Conmueve el matiz que cobra la voz de este hombre en este momento de la entrevista. A quienes lo rodeamos nos acerca la dimensión profundamente humana que comporta poder hacer un duelo, poder saber, poder decir adiós a un ser querido y que está suspendida hasta que se encuentra a quien permanece desaparecidx.


- Mucha gente por ahí piensa que yo estoy buscando a los desaparecidos porque estoy buscando solamente a papá. Y no es cierto, estoy buscando a todos. Prueba de ello es que estamos exhumando y estamos identificando otros cuerpos. Y además, según las investigaciones, aprendimos de los argentinos que hay que excavar después de contar con una hipótesis verosímil de los hechos; y no gastar pólvora en chimango como se dice, evitando esa gran frustración que además pone en peligro la continuidad del trabajo. Uno tiene que ir a trabajar donde sabe que va a tener éxito, porque ir a excavar, gastar recursos y no encontrar, eso frustra muchísimo.


Calando la piedra: ¿El descubrimiento de los Archivos del Terror en la Comisaría de Lambaré fue clave para este trabajo? 

- Antes de este período de 10 años excavando, cuando se encuentraron los Archivos del Terror en diciembre de 1992, en enero nosotros estábamos buscando en ese mismo predio, sin éxito. Excavamos tres meses en ese sitio con resultado negativo, Y logramos entrar a ese sitio porque teníamos un amigo y un conocido en el parlamento, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados en aquel entonces, Francisco José Vargas, “Pancho”, íntimo de la dictadura - su hijo es el actual Ministro del Interior-  y el entonces Vicepresidente de la comisión Sandino Gil Oporto, quien había sido dirigente opositor colorado, estuvo en el exilio y era amigo de papá, del Movimiento Mopoco opositor al stronismo, y dentro de ese movimiento, del ala izquierda…Parece inentendible pero es como el caso del peronismo en Argentina. Acá en Paraguay, el Partido Colorado que tendría que haber sido históricamente un partido socialdemócrata, aplica políticas económica liberal a ultranza y en el Partido Liberal hay sectores más socialdemócratas. En fin, con   estos apoyos de Vargas y de Gil Oporto fue que pudimos entrar y comenzar a excavar allí y Pancho Vargas había conseguido testimonios, no sabía yo de quién – luego supe provenían de militares- que no eran fiables, por eso no tuvimos éxito. Y estuvimos tres meses buscando en el mismo sitio en el que hoy recuperamos quince cuerpos. En la desesperación de no tener éxito durante tres meses y no encontrar nada, le pedimos al entonces intendente de Asunción – hoy senador- Carlos Filisola que nos ayudara. Nos prestó un tractor con el cual estuvimos excavando una semana sin éxito. Y con el tractor se destruye todo…Estábamos muy desesperados...


Quiero que sepan mis compatriotas. Hemos recuperado cuerpos que tienen hoy 60 años de desaparecidos; que están en buen estado…están 5,6 en una escala del 1 al 10, con dientes de los cuales se puede extraer material genético para futuras identificaciones. Lo que quiero decir es que estamos excavando ahora en el mismo lugar donde en aquel entonces entramos con un tractor y teníamos 50 ojos mirando cómo pasaba la pala, entonces, esos huesos deberían haberse visto. Cuerpos que estabamos buscando en el 93 al poco tiempo del fin del régimen el régimen en el 89. Los cuerpos fueron enterrados en el 76 (los otros más antiguos fueron hallados en el interior). La pala cava un determinado espesor de tierra por lo cual los huesos deberían haberse levantado, los hubiéramos visto. Esto que digo lo estoy reflexionando hoy tras haber mostrado a un grupo de escritores el lugar, esta mañana. Hemos aprendido gracias al EAAF a trabajar y a exhumar los cuerpos, hasta a dos en una fosa. Esa experiencia arqueológica la tenemos gracias a ellos. Hoy tenemos lugares 10,12,17 lugares para ir a excavar, iremos a trabajar hasta cierto límite y ahí inmediatamente los voy a llamar a ellos para que vengan a ayudarme, a Patricia De Nardi, a todos los chicos. El ENABI formado gracias a la enseñanza de ellxs, está integrado por miembros del Poder Ejecutivo con la Secretaría de Cultura, siendo las patas más importantes del equipo la Fiscalía, dueña de la acción penal y que tiene la facultad de investigar – entonces hacemos la cadena de custodia, etc., como corresponde-, Criminalística de la Policía Nacional dependiente del Ministerio del Interior y gente de todos los Ministerios, de Justicia, de Educación, de Obras Públicas, conmigo como Coordinador desde el 2011 y sin presupuesto para hacer ese trabajo.


Calando la piedra:   ¿Cuál es su interpretación de esta situación?   

El Estado paraguayo no asume la responsabilidad y en consecuencia, no aporta los recursos para que tengamos éxito en la tarea. Pero no puede impedir que aún así hagamos nuestro trabajo y en estos años hemos logrado muchas cosas. Hemos construido. Hemos trabajado con una Comisión de Verdad y Justicia. Hemos logrado una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que obliga al Estado paraguayo – aunque no coercitivamente- a que investigue, busque e identifique a los desaparecidos. Hemos logrado del Estado decretos presidenciales que dicen que nuestro trabajo es de prioridad nacional; hemos logrado resoluciones del parlamento en el mismo sentido, que el trabajo que realizamos sea declarado de interés nacional…. Hemos logrado también que la Comisión de Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas, año tras año presione al gobierno paraguayo continúe con el trabajo de búsqueda e identificación...

Calando la piedra:  ¿Independientemente de la posibilidad o no de una acción penal

"Independientemente, y sin tener un poder coercitivo sobre el estado paraguayo para obligarlo de alguna manera, como imponiéndole una multa o una sanción comercial, sanciones indirectas, como siempre dijimos, siempre supimos que no es lo mismo tener un cuerpo, 20 100 o 1000 cuerpos recuperados, que tener 1 identificado. Porque mientras tanto, para el Estado paraguayo los cuerpos que hemos recuperado podrían haber sido de indigentes, podrían haber sido de soldaditos que murieron de hambre en un cuartel, o de gente olvidada por sus familiares, que se haya ido por las suyas…La identificación en primer lugar le da herramientas, elementos, combustible a la Fiscalía para que investigue. A partir de la identificación la Fiscalía no tiene más remedio que investigar porqué esa persona cuyo secuestro está documentado en tal lugar, que fue visto en tal lugar, detenido, retenido arbitrariamente en tal lugar, aparece después muerta en una fosa tal con tal ubicación de GPS. A partir de allí, entonces, ¿quiénes son los responsables, de arriba hacia abajo, cuántos responsables, porqué?

Fin de la primera parte.