martes, 5 de marzo de 2013

Con vos, amado Comandante


Las personas de bien están haciendo fuerza por vos.
Porque un pueblo aprendió con vos que era posible dejar de ser meras piezas de un ajedrez donde el único rol era el del peón miserable.
Porque fuiste el primero en decir ese NO a la dependencia histórica, que utilizó ejércitos o banqueros, asociada con unos pocos que entregaban el petróleo de sus hermanos a la codicia asesina.
Porque sin tu decisión hubiera sido imposible que lxs líderes de América del Sur pudieran, por sí solxs, avanzar en otro modelo distinto a la expoliación de sus recursos naturales, o a continuar las recetas del Fondo Monetario Internacional que supervisaba qué tan profundo nos arrodillábamos.
Por eso tu pueblo y el pueblo suramericano te respeta y te reconoce el haberle dado todo, tu fuerza, tu salud, tu irreverencia.
Por eso la alegría cuando no te callas...
Por eso tu gente encarna la revolución por más campañas difamatorias, rastreros intentos de golpe, mentiras a repetición... y te reeligió y te seguiría reeligiendo.
Por eso, en la Patria Grande, te amamos como se ama a quienes abren caminos, dejandolo todo en el intento. Como amamos a un pingüino que se la jugó con vos aquí en este pedazo del sur hace unos pocos años, en la cara del que se creía el dueño del mundo.
Y por eso, querido Comandante, aunque el cuerpo afloje, no aflojamos : porque el sueño es una realidad que hacemos día a día, y que trasciende a las mujeres y a los hombres.
Es una cuestión de héroísmo colectivo.
Ni más ni menos.

Por eso estas palabras, por eso...¡Estamos con vos, amado Comandante Hugo Chávez..!