jueves, 13 de septiembre de 2012

"A Chávez, no"

Mariana Moyano compartió el panel sobre el "Bloqueo mediático a Venezuela" el pasado jueves 6 de septiembre con Telma Luzzani y el venezolano Modesto Guerrero durante las Jornadas "Todos por la revolución Bolivariana" organizadas en la Federación Gráfica Bonaerense por Marta Fernández, Alejandro Kacero y Rubén Borré y que continuarán con distintas actividades y temáticas hasta el día 28.
En este blog fue ya publicada una reseña sobre lo expuesto por Telma Luzzani, analista internacional argentina que recorrió las medidas y gestos por los cuales la aparición de Hugo Chávez cambió el escenario no solamente en Venezuela, sino en Latinoamérica, en relación a un proyecto propio sin tutelaje de las potencias.
La periodista,docente y panelista de 6,7,8 abordó la figura de Chávez en su particularidad. Por un lado, señaló que en esa critica y exageración de las formas, el estilo o la duración de los discursos del presidente, lo que se expresa es el gorilismo. Pero lo preocupante es lo que se registra entre personas que no son de derecha, por la dificutad de ubicarlo claramente dentro de sus parámetros - como sí lo hacen con líderes como Fidel Castro- y donde se evidencia hasta dónde llega la influencia de los medios de comunicación y su potencia discursiva. Como dos elocuentes ejemplos, recordó que cuando el único periodista argentino que logró entrevistar en 1992 a Chávez preso tras su irrupción en el panorama político venezolano, sus colegas discutían “cómo entrevistar a un golpista!”. Cuando el reportaje finalmente se obtuvo,contenía un decálogo de principios que para todo militante de la izquierda nacional era a medida; pero para la mayoría, el militar morocho era un mentiroso que “por derecha” era un símil de Perón, o bien, “por izquierda”, un símil de cualquiera de los militares carapintadas. El otro episodio ocurre más de diez años después, cuando el presidente Chávez visita nuestro país en 2004 y da el famoso discurso en las escalinatas de la Facultad de Derecho. Moyano en ese entonces trabajaba en el área de prensa de la Facultad de Ciencias Sociales. Contó que mientras la Universidad de Buenos Aires que había cedido el aula más importante de la Facultad de Derecho para Fidel Castro sin problemas - aunque posteriormente se decidiera hacerlo en las afueras por la gran cantidad de público-, negó la solicitud en el caso de Chávez. Lo que parecía a la organización un mero trámite burocrático de solicitud del salón al Consejo Directivo de la UBA, resultó un escándalo. "A Fidel, marxista leninista declarado en determinado momento, sí. Pero a Chávez, no. Finalmente se resuelve, tras largas negociaciones, hacerlo también en las escalinatas."
Moyano remarca que no podemos cerrar la discusión diciendo simplemente “son gorilas” porque hay que pensar lo que se monta sobre ese gorilismo y esa pereza intelectual, cómo los medios construyen un proceso político sobre un adjetivo calificativo hablando así de la “chavización”. Nadie habla de la “merkelización" para hablar del ajuste, ni de la “berlusconización” para hablar de corrupción y orgías, pero sí se habla de “chavización”.
El significado de la “chavización” no está definido, pero opera por intermedio de periodistas de medios que aplican ese gorilismo por ignorancia del contexto político y del personaje en cuestión – careciendo de internet en 1992- y opera doce años después sobre una de las universidades más importantes del mundo.
Hay una figura que se monta sobre la figura real del Presidente Chávez que tiene que ver con todo eso que está alrededor, donde los medios tienen muchísima responsabilidad, tirando esos fantasmas a andar y que "prenden" del tal forma, que propios y ajenos se empiezan a preguntar si aquello que se dice sobre Chávez es posible.
"Entre los periodistas, cuando caduca la licencia de RCTV y no se renueva, nos preguntamos entre nosotros : 'qué fue lo que pasó?' porque en algún lugar, está inoculado el veneno. A causa del tabicamiento informativo y otras cosas, hay una legítima duda cuando salimos a defender el proceso bolivariano con elementos ciertos, a causa del fantasma “Chávez” y el “chavismo”, por el efecto del adjetivo calificativo."
El episodio relacionado a Los Simpsons,que se presentó en los medios en términos “se habían prohibido Los Simpsons en Venezuela”, provocó las dudas de periodistas, incluída la expositora.Los titulares decían “A Chávez no le gustan los Simpsons”(El País de España); “Los Simpsons prohibidos para los niños en Venezuela” (BBC); “Venezuela prohíbe a los Simpsons”, etc. Aquí,en Argentina, “Chávez ataca hasta a los dibujitos animados” (Infobae), “Chávez censura a Los Simpsons”( La Capital,de Rosario);”Venezuela prohíbe a Los Simpsons”; “Chávez estragula a Los Simpsons”; “Canal suspende serie Los Simpsons por regulación oficial”... Y lo que había sucedido en realidad, es que Los Simpsons, como casi en todos los países del mundo, pasaron del horario infantil, al posterior a las 22 hs.De hecho, Fox en Argentina, lo emitía después de la serie “24”, protagonizada por KIeffer Sutherland…porque ése era el target, el público que Fox había pensado para Los Simpsons. Y la película Los Simpsons fue calificada en EEUU para mayores de 13 años. De manera que lo que hace Venezuela es colocar también a la serie en el horario de adultos, después de las diez de la noche.
"Ahora bien,los medios montan esta campaña e inoculan ese veneno sobre esa cosa indefinida de la que veníamos hablando, la figura atacable del Presidente Chávez desde una profunda ignorancia.“Creo que no tiene tanto que ver con la figura de Chávez, cuando pensamos en lo profundo de la cuestión, sino con el rol del Estado” sostuvo Moyano.
En relación a la cuestión del miedo a un estado que interviene, aludió a la forma en que La Nación titulaba ese día, refiriéndose a la campaña electoral venezolana: “contraataque del presidente Chávez después de una semana de malas noticias” ; Chávez aparece como que "intenta mostrarse fuerte”, que es un hombre que “desafía”, que “después de la estrategia del miedo, una realidad, la ventaja se reduce", y Morano marcaba que lo del miedo, insistiendo en la imagen de un Chávez peligroso, beligerante, provocador es lo habitual, pero que además, dice el diario: “la mayoría de los sondeos son imprecisos, Chávez tiene una cómoda ventaja aunque con un margen más estrecho cada vez”... No se sabe "en qué quedamos".
El problema de fondo no tiene que ver con la figura de Chávez en sí misma, sino con el rol del estado, que es lo que molesta. Esta situación irrumpe de modo muy violento en los medios cuando Argentina y Venezuela se ponen de acuerdo con la situación Techint en 2009. Queda claro que estos dos estados van a ir caminando juntos más allá de la amistad a partir del tema del Alca, y que Techint queda en evidencia como socio de los medios de comunicación. "Por eso la insistencia en la construcción ideológica sin datos…No se debe analizar sin información real, no se debe difundir en base a prejuicios como tampoco sin atender a los negocios que están en juego, nunca podemos enfocarnos en una cosa sin la otra".
Los títulos de los medios hegemónicos y el modo en que se presenta la decisión del estado de ocuparse del 20 % del espectro de la telefonía celular, de manera negativa, lo prueba. Y es una cuestión no solamente venezolana, sino continental.
"La amistad de los gobiernos y de los pueblos, necesita – es un desafío para nosotros- de una agenda propia en la comunicación. Me preocupa que vayamos llenando de contenidos y de agenda propia soportes ajenos. Creo que Argentina y Venezuela tienen con qué afrontar el desafío, allá Telesur, nosotros nuestra Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, lo que no tienen ni Ecuador, ni Bolivia, ni Brasil siquiera! Tenemos que sacarle de una buena vez los adjetivos a estas cuestiones, y poner datos propios y mirada propia al soporte. Tenemos que pensarlo seriamente. Cuando queremos defender el proceso que vivimos, en los medios de comunicación, terminamos haciendo una cosa de barricada, panfletaria, que habla a los amigos y no convence a quienes no lo son. Y no falta mucho para que estos presidentes no estén más en el gobierno… pocos años. ¿Qué haremos con la comunicación cuando no estén más semejantes líderes en el poder? Es una casualidad histórica. Pero no falta tanto para que no estén más en el gobierno y en este sentido, creo que estamos un poco huérfanos en términos de la comunicación."
Moyano ejemplificó su preocupación:"hacemos un programa televisivo y el pluralismo nos lleva a poner a uno que piense de una manera y a otro que piensa de otra, pero con el mismo mecanismo. Se necesita otro. Si queremos explicar las situaciones tenemos que hablar mucho, y resulta aburrido, entonces, si tiene que ser entretenido el programa, tiene que ser algo corto y en 140 caracteres, bueno! ¿qué otra forma tenemos de comunicar? Queremos denunciar algo y apelamos a la cámara oculta!. Todos esos soportes son de la derecha.""Nosotros tenemos algunas cosas, el canal Encuentro es una, con otros contenidos pero además, con un modo de contar propio, con otra estructura",concluyó mientras lxs presentes aplaudian su insistencia en la necesidad de estrategias y creatividad, para no quedarnos en la nostalgia de lo que fue, cuando estos líderes no estén, y poder sostener este proceso transformador.

Siguientes actividades de las Jornadas:

13 de septiembre, a las 18.30 hs. "Movimiento Obrero y Movimiento Sindical en el Revolución Bolivariana" con Héctor Amichetti, Sec. Adjunto de la Federacion Gráfica Bonaerense, Osvaldo Iadarola, Sec. Gral. de FOETRA Telecomunicaciones, Alfredo Ferraresi, Sec. Gral. Farmacia, y un representante de la Central de Trabajadores Argentinos.

19 a la misma hora, "Contribuciones de la revolución bolivariana al desarrollo intelectual de América Latina" con una mesa integrada por el Filósofo Fernando Buen Abad Domínguez, el argentino Rubén Dri y el historiador Norberto Galasso.
Federación GRáfica Bonaerense, Paseo Colón 731, CABA