viernes, 13 de julio de 2012

Gracias: a la UMA, en sus 65 años

La Unión de Mujeres de la Argentina (UMA) cumplió 65 años.
Hizo historia en la solidaridad con las mujeres y con los pueblos que resistían a los fascismos europeos y a las dictaduras latinoamericanas.
Mujeres inigualables han pasado por sus filiales. Y fue cambiando, como cambiaron los tiempos, sin perder la esencia, que son principios y convicciones.
Se puede decir muchísimo... por ejemplo, que cuando no había lugares disponibles o seguros, las mujeres de los pañuelos blancos encontraron en la UMA un refugio para articular su heroica resistencia. O tambien, que ha formado a mujeres y varones en la convicción de que no hay liberación sin la igualdad entre ambos,tarea que le da un sentido profundamente revolucionario a las luchas populares por la justicia social.
Quiero reconocer a la UMA en especial, en la persona de su actual presidenta, María Inés Brassesco.


En la UMA me formé en la perspectiva de género, historiamos las biografías de las mujeres que se han distinguido en su aporte a la dignidad, visibilidad y reconocimiento de los derechos de las mujeres. En la UMA hemos compartido las reflexiones y las críticas que tiempos difíciles, como las postrimerías de los gobiernos neoliberales, dejaban una herencia desoladora: la destrucción de la cultura del trabajo y de la dignidad en millones de compatriotas, el descrédito de la política como herramienta de cambio, la transmutación de la militancia en organizaciones no gubernamentales y voluntariado, fragmantadas....

Con el proceso que un audaz Néstor Kirchner inició en 2003, con el no al Alca, con la voluntad de dar forma real a la unidad latinoamericana alrededor de la defensa de los derechos humanos, la soberanía de nuestros recursos, la Uma no dudó en situarse y apoyarse en el modelo: ya estaba allí. Y aunque no hay homogeneidad en las opiniones de muchas de sus militantes - como tampoco hay homogeneidad entre nuestros gobiernos latinoamericanos y en esas diferencias sí hay valores comunes que nos hermanan y nos impulsan a unirnos-, no tuvo su presidenta, María Inés Brassesco, cálculo alguno sectorial que hacer como para no declarar la adhesión y el compromiso con las transformaciones lideradas, ahora, por una mujer! en cuanto foro, congreso, viajes por Latinoamérica donde sigue trabajando con la misma fuerza que le conocemos.


En la página de la organización, se registran algunas de las escuelas de ciudadanía y género en las que fue pionera, la tarea en las barriadas humildes de la provincia de Buenos Aires, las ediciones de la Mención Margarita de Ponce, los libros publicados.
Es poco, siempre es poco, pero es una muestra del gran aporte, muchas veces ignorado, que la UMA ha venido realizando en el amplio movimiento de mujeres en Argentina.
Hoy saludo a la UMA, a las distinguidas compañeras que tanto respeto, y ojalá continúen muchos años haciendo historia, marcando camino, con más reconocimiento, con sangre nueva.
Gracias por la entrega.