martes, 24 de enero de 2012

Mario vuelve a Malvinas

El 18 de marzo se correrá la “Standard Chattered Stanley Marathon” en las Islas Malvinas, en la que participarán 120 atletas, y por primera vez, ente ellos, ex combatientes de la Argentina e Inglaterra. La maratón “Corre por una razón” está fiscalizada por la Asociación Internacional de Maratones y la Federación Internacional de Atletismo. Mario Puente, un ex combatiente entrerriano y genuino un luchador de la vida, se prepara para la prueba: un homenaje a sus compañeros y un acontecimiento especialísimo para todxs nosotrxs.

El evento se enmarca en el 30º aniversario del conflicto bélico y además, en un momento particular en la historia del reclamo por la soberanía argentina, respaldado como pocas veces por los países latinoamericanos que en sintonía con nuestro país, no admiten en sus puertos barcos con la bandera de las islas. La negativa del gobierno británico, desoyendo incontables resoluciones de la ONU, del Comité de Descolonización y hasta al Departamento de Estado norteamericano - que dio a conocer un comunicado importantísimo hace pocos días reclamando el inicio de conversaciones bilaterales-, desentona en un nuevo contexto. Argentina no está sola, plantea medidas de índole económica para presionar a Londres y, ante la comunidad internacional toda, la acusación a nuestro país de “colonialista” por parte de David Cameron, resulta un papelón diplomático.

Mario Puente volverá así, al lugar donde combatió cuando integraba el Batallón 2º de Infantería de marina en 1982 y él tenía apenas 18 años . Dijo en la entrevista publicada en Tiempo Argentino: “Nunca volví. No quería, además porque había que sacar pasaporte en Chile, pero con el tiempo fui viendo que varios veteranos que conozco han vuelto a Malvinas y pudieron cerrar varias heridas.”

Los maratonistas deberán recorrer un circuito de algo más de 42 kilómetros, que los profesionales hacen en cerca de tres horas: saliendo de Puerto Argentino, atraviesa el aeródromo y pasa por Sappers Hill, uno de los sitios donde se libraron las batallas más cruentas de la guerra. A Mario lo asistirá otro veterano, su primo Norberto Aguirre, quien lo acompañará durante el trayecto en bicicleta, para proveerle agua o abrigo. Puente ha podido costear la estadía en las islas pero necesita ayuda para afrontar el gasto del pasaje y del seguro exigido por la organización.

El entrerriano manifestó que la maratón para la cual se está preparando hace tiempo, es un homenaje a los compañeros caídos, pero además, una gran superación personal. En la década del noventa sufrió un accidente gravísimo en el cual sufrió graves lesiones, fue operado 60 veces y casi no vuelve a caminar.Las quemaduras que en su momento lo desfiguraron laceraron más de diez años después, un cuerpo que había atravesado el infierno de la guerra.

“Fueron años muy duros. Yo pensaba: superé Malvinas, tengo que superar esto. Lo más duro fue enfrentarse a la sociedad. Al principio estaba desfigurado, la gente se daba vuelta, decían ‘ese hombre parece un monstruo’. Es duro.” Pasó, como tantos otros soldados, por varias batallas personales además de Malvinas. Habla del regreso “por la puerta de atrás”. Se arriesgó a incontables operaciones tras su accidente de trabajo y se esforzó, apoyado por su esposa y sus cuatro hijos, para sobrevivir.

Superar Malvinas, conseguir trabajo, recuperarse de su terrible accidente, volver a caminar, correr, lograr el estado físico y el entrenamiento necesario para poder participar de esta maratón, habla de la fuerza de Mario y de la importancia simbólica, - no solo para él, sino, creo, para todxs lxs que no nos olvidamos de nuestro pasado reciente y doloroso-, de su participación en este evento.

Es importante que las autoridades, organizaciones sociales, nosotrxs, apoyemos a Mario Puente antes del 9 de marzo con los fondos que necesita.

Y como él, apostar a hacernos cargo de nuestra historia, de nuestras deudas de memoria, y apuntalar la recuperación responsable y madura de nuestras islas. Mario está seguro de que es un buen momento.