sábado, 21 de enero de 2012

MALVINAS: CLARÍN Y EL DERECHO A LA INFORMACIÓN VERAZ

A esta altura de los acontecimientos en relación al tema de la soberanía argentina sobre Malvinas y las manifestaciones internacionales de apoyo a la instancia de negociación diplomática a la que Gran Bretaña se rehúsa, resulta groseramente falaz y malintencionada la manera en que Clarín titula la noticia en la edición de hoy:



El comunicado del Departamento de Estado dice:



“Take no position regarding sovereignty” significa que EEUU no toma posición con respecto al tema de la soberanía, y no que no habla de soberanía.

El embajador argentino en EEUU Jorge Argüello, señaló a Télam ayer que el comunicado difundido por el Departamento de Estado respecto al conflicto es muy positivo porque: “En primer lugar plantea claramente que se trata de una disputa bilateral entre Argentina y Reino Unido y en segundo lugar reconoce que se trata de una disputa de soberanía”. “Dos elementos éstos – aclaró-que son negados por el Reino Unido”

O mandamos a marzo a lxs periodistas y editores que no pueden hacer una correcta comprensión de texto, o nos volvemos a sorprender:hasta en este tema tan sensible, siguen mintiendo y vulnerando el derecho a la información.

Recordemos: el derecho de la información es una concepción jurídica nacida en el siglo XX que se basa en la letra de la Declaración de los Derechos Humanos, aprobada en París el 10 de diciembre de 1948. Su art. 19 dice: “toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones y el de difundirlas sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Guarda relación estrecha con otros principios considerados como inherentes a la personalidad del hombre, como la libertad de opinión, de expresión y de prensa. La introducción del Derecho a la información como derecho positivo en la Argentina se realiza a través del Pacto de San José de Costa Rica que se aprobó por ley 23.054 en 1984.

Son contenidos del derecho a la información, en relación con el informado:

- Derecho a recibir informaciones u opiniones.
- Derecho a seleccionar los medios y la información a recibir
- Derecho a ser informado verazmente
- Derecho a preservar la honra y la intimidad
- Derecho a requerir la imposición de responsabilidades legales
- Derecho a rectificación o respuesta.

Y en relación al informador:

El derecho sustantivo que se reconoce es el derecho a expresarse sin ser censurado explícita o implícitamente. El Pacto de San José de Costa Rica reconoce todo tipo de expresión, sea periodística, educativa, artística o humorística. Tampoco hace distinciones del medio utilizado para la transmisión de ideas, ni de los mecanismos utilizados para la censura. Resultan actos de censura tanto las prohibiciones de artistas o comunicadores, los levantamientos de programas, las amenazas que tienden a la autocensura o las listas negras (“censura directa”). Podría considerarse “censura indirecta” el monopolio u oligopolio de papel para diarios, el levantamiento de órdenes de publicidad la distribución descompensada de publicidad oficial como forma de castigo a los medios, la doble o triple imposición sobre la actividad de la prensa, entre otros.

El derecho a expresarse conforma o traduce en el derecho a difundir informaciones u opiniones sin censura. Del mismo modo, el derecho a la información está destinado a garantizar la plena posibilidad de investigación e indagación de fuentes, más aun cuando son públicas. Se puede señalar también como elemento integrante del derecho a la información la facultad de contar con los elementos suficientes para el ejercicio de tal derecho.El derecho de difundir por cualquier medio implica también el derecho a acceder a ellos. El derecho a rectificación o respuesta sería una forma efectiva de ejercer la libertad de prensa por el ciudadano común.