viernes, 2 de septiembre de 2011

La manipulación que hace ver y no ver


Los medios van a pagar caro el manejo del caso de Candela, la chiquita que hallaron muerta ayer. La utilización política del caso, inescrupulosa, interesada, morbosa...Los personajes que intervinieron, las sensibilidades exaltadas, las resonancias blumberguianas, ay, ¿cómo no sentir horror, no solamente por lo ocurrido con esa criatura sino por su revictimización en tanta impostación y del uso asqueroso de su drama?

Máquinas de dominación, etiquetando, los discursos reduccionistas de los medios trazan la línea de lo que nos indigna y nos conmueve, de aquello que pasa desapercibido, de todo lo que no se ve, de dolores incontables con los cuales no sentimos empatía...

Chiquitxs sacrificadxs entre tanta hipocresía.

Buitres detrás de escritorios y cámaras. Lágrimas masivas y letales indiferencias.

Lo ocurrido en Corrientes engrosa la lista de esas impunidades que se entretejen gracias a los dispositivos que exacerban el morbo y hacen creer que se sabe y que se ve al mismo tiempo que se oculta y se silencia lo que hace morir...una cadena infame de negligencias y violencias toleradas, que matan.



Un hombre que fue denunciado, que había agredido a uno de los hijos de Zunilda a martillazos, pudo asesinar a otros tres chiquitos, en lo que configura un feminicidio derivado (el que se perpetra contra alguien ligado a la mujer a la que se quiere dañar). Cabe preguntarse, ¿cuál fue al actuación de las autoridades ante las cuales la madre de esas criaturas presentó la denuncia correspondiente?¿qué tipo de intervención se realiza normalmente en estos casos de violencia familiar? ¿Cómo serían las manifestaciones de dolor y empatía si se supieran los detalles de esta tragedia? ¿Qué clase de reclamos habría que hacer ante los funcionarios que ahora, cuando ocurrió lo irreparable, prometen asistencia psicológica a Zunilda y al chiquito que sobrevivió por haber recibido un martillazo a manos del asesino previamente y a causa de eso, no estuvo con lxs hermanitxs masacradxs a manos del violento, que nunca fue detenido?

Pasa que...la cobertura fue ínfima. Unos centímetros en la edición de ayer, 31 de agosto, en Página 12, y las de los medios locales correntinos.

¿Cuándo nos enfocaremos lo que nos hace ver y no ver? ¿Y porqué, al servicio de qué y de quiénes es tan sesgada la mirada y la sensibilidad?