viernes, 12 de agosto de 2016

Ellas, los nuevos otros y nosotrxs



Primero, estigmatización.
El otro amenaza, es un peligro.
No puede haber nada en común, no pueden compartirse ni los espacios, ni los gustos, mucho menos una discusión. Mentira enorme la del consenso que solo inlcuye a quienes han estado siempre adentro, con voz y voto y la manija de la puerta.  A expensas de mayorías excluidas y silenciadas.
Ese otro amenaza. Para la salvación de los unos, puede y hasta se debe liquidar, desaparecer, borrar. Al otro, combatirlo, terminarlo, exterminarlo. En el 76 y cuarenta años después con nuevas tretas.

La cobardía del terrorismo de Estado en Argentina implicó la metodología de la desaparición forzada, no sin antes haber construido el sentido común de la amenaza del otro deshumanizante. Entonces podían ser luego evanescentes, las mujeres, los hombres, lxs niñxs, las viejas y viejos...los "otxs" que "se llevaron".
Ni el duelo, ni la verdad dijeron los unos.  Nunca la aceptación del horror del que fueron responables por impotencia y odio. Nunca el arrepentimiento como para recibir el "flaco perdón de Dios"  siquiera.
¿Será decir "volvieron" una exageración?

Lo que estamos viviendo desde la asunción de Macri es como una pesadilla. Porque volvieron. Volvieron atropellos y barbaridades a las que la sociedad dijo NUNCA MÄS. Lo que sí  había vuelto - o estuvo, agazapado, adomando de a ratos- era esa impotencia de odio que animaba la nueva modalidad de la construcción del otro a quien hay que encarcelar, callar, perseguir, aterrorizar.
Que vayan presxs, chorrxs. Vagos. Parásitos. Corruptos. ¿Pruebas? No hace falta, la condena mediática de los dueños de Papel Prensa - empresa que les dió el poder de concentración de la palabra y el zócalo combatiente obtenida bajo tortura a la familia Graiver,, unos "otros" para el discurso represor - ya está, es suficiente.

Que se calle Cristina, que no hable, que vaya presa que la inhabiliten, braman. Cristina sin fueros, sin cargos, sin arrogarse personalmente ninguna conducción - la ejerce de hecho mal que les pese a las estructuras partidarias, los dudosos referentes y las transas imperdonables en el Congreso- los vuelve a poner fuera de sí, solamente en referencia a lo que se hizo y se sigue haciendo, la movilización y la resistencia con nuevas formas, es lo único que construye y crea en medio de tanta injusticia y tanto cinismo, tanto sufrimiento de no tener trabajo, ni pan, ni libertad.
Milagro presa política, es una mancha que nos duele porque fuimos y ¿somos? pese a lo que hace un gobierno que desconoce la democracia que ganamos con tanto esfuerzo,  un jejemplo en el mundo en promoción respeto y ampliazión de derechos humanos. Somos desde la voz de Hebe y los pasos de las del pañuelo blanco, y lxs chicxs, y la juventud qeu no olvida, que las abraza, que las acompañá y seguirá el camino.

¡Cómo les jodió durante estos doce años de memoria verdad y justicia como política de Estado y como práctica colectiva, a los Blaquier, a los cómplices,  a lso laderos y al mismísimo Clarín, el "gran daño argentino" cuando se fue profundizando la conexión cívico empresarial con el terror clandestino de la dictadura!. Cuando les llegó el turno de ser indagados, investigados, de pronto los derechos humanos fueron un curro y la igualdad ante la ley una revancha populista violenta. Hablan de igualdad ante la ley para justificar la fantochada frustrada contra la Madre de Plaza de Mayo y ningún juez llamó a declarar a Magnetto por la Causa Papel Prensa. Y recordamos lo que ocurrió cuando otro detuvo por horas nomás a Ernestina Herrera de Noble por la apropiación de bebés robados a mujeres detenidas desaparecidas como la madre de Clara Anahí, quien aún no recupera su historia ni su nombre.

Como somos los nuevos otros, se ceban los perros que muerden los cimientos democráticos.
Patotas rompieron la redacción de Tiempo de madrgugada, hace casi una semana amedrrentaron a García después que policías cordobeses encarcelaran por pintar un mural por Milagro hasta a criaturas y viejos de 70 años. Le dejaron el mensaje mafioso en un recortecido de... Clarín.
Hoy otro mensaje espeluznante se le dejó a quien dictaminó con una pericia que el desaparecedor doble de Julio López, debe seguir en cárcel común. Parece una locura pero hay que justificar ¡otra vez! que quien sigue como Menéndez, acumulando sentencias por torutras y muertes y desapariciones y asesinatos a detenidso ilegales debe estar preso. ¿Porqué nos ocurre esto? Porque el Presidente que habla de guerra sucia y se burla de todxs, ha mandado a 50 represores condenados a su casa con el beneficio de arresto domiciliario. Porque "cambiamos futuro por pasado"y no era un furcio, poruqe les da lo mismo todo para vaciar todo de sentido. Intentaron  meterse con las Madres que, más jóvenes que todxs nosotrxs juntxs, se le plantan a los jueces impresentables.

Ellas son abrazadas en la ronda 2000 por el pueblo. Y Hebe que nos parió y nos sigue pariendo las fuerzas, nos despabila:  "no me vengan con que están deprimidos".Sabia que se equivoca y lo reconoce, sabia que se juega y estará siempre en rebeldía, y sembrando rebeldía, nos recuerda, los pueblos pueden.
Ellos, los que nos construyen como el otro que amenaza. no pueden crear ni cosntruir nada que perdure. Ninguna siembra que florezca y multiplique.

Milagro inicia huelga de hambre por el aislamiento injustificado, tan injustificado como su secuestro, que lo es, con un procedimiento minado de irregularidades, mientras dejan libres de cargos a quienes la inculpan. Milagro es peligrosa aún presa porque sabemos y clamamos por ella presa política en un país que dijo basta al terrorimo de Estado.

Sobreponerse de tanto palo y tanta mierda y tanto odio microfascista que se engancha con el poder impotente de este gobierno vergonzante y sus patrones no puede dejar de aferrarse a la construcción imaginaria del otro. El otro como otro abominable que permite ser uno, yo.
Es con el otro, gracias al otro, el otro diverso y semejante que sangra y sufre y ríe y lucha como yo, que el mundo puede ser habitado y gozado. Que podemos ser felices, que podemos ser.
Sobreponerse, sobreponernos, y seguir con más otros, en un nosotrxs que se hace en cada paso de la lucha.