lunes, 4 de abril de 2016

Palabras para vos, que tanto hablás de "la corrupción"

Quisiste creer que "la corrupción"  era la causa de todos los ¿males? El mal de "gastar" la plata de todxs, la de los impuestos, en las computadoras para lxs chicxs y las universidades para lxs pobres, para jubilar gente sin aportes, para subsidiarte la nafta y la luz...
Que si te gobiernan empresarios no necesitan "robar"...
¿Sabés qué pasa?

"La corrupción" evita hablar de los proyectos políticos y de los conflictos que supone uno u otro rumbo para el país. La corrupción, así, indiferenciada, aplicada a lo que convenga, explicación disponible, fácil, simple, pegadizo, como un mantra. Evita el esfuerzo de pensar y de hacer relaciones. Como por ejemplo, la muerte de lxs bomberxs del incendio de Barracas y la conveniencia de borrar pruebas existentes en el depósito, de grandes empresas y bancos, de desfalcos y evasión de divisas, de impuestos, claro, la parte lacrimógena es de consumo masivo, pero no las causas y las consecuencias del hecho transmitido.
Como los chicxs de lxs talleres clandestinos, durante la gestión de este mismo presidente cuando era jefe de gobierno y su equipazo.
Como las maniobras de los directivos de los bancos que ahora ocupan los sillones del Central o de los ministerios de Hacienda ( no ya de Economía, por cierto). A ellos les prescribieron las causas judiciales, qué casualidad, y te quedás tranquilx.
El problema eran los actos y los discursos, para vos circo, mentiras y más robo. En esos actos y cadenas nacionales se hablaba de lo que el estado devolvía, con la plata de tus impuestos y con desendeudamiento, activando tu consumo, tu empresa, aumentándote el sueldo y creando puestos de trabajo.
Pero ella te resultaba tan insufrible que el hartazgo republicano te relevaba de escuchar sus discursos y la costumbre de los gestos amorosos con la gente de los pueblitos y de los patios.
Te atragantaste de odio contra las multitudes que lloraban reunidas por fin para celebrar un país en crecimiento, para demandar más derechos también porque se podía comer, estudiar, ir al hospital, viajar, consumir. Multitudes de los 25 de mayo del bicentenario y de la recuperación de YPF.
No imagino el bicentenario de la independencia luego del acuerdo vergonzoso con los buitres.
Pero a lo mejor todavía te tranquiliza no ser parte de la "masa", la grasa, el desecho del país. Esas masas "manejadas" por la política mientras vos tenías lo que tenías porque era solo fruto de tu sacrificio, claro...no necesitás a nadie, o eso creíste hasta el momento en que te suelta la mano el estado y te caés, vos también.
Y te hicieron odiar y quisiste comprar -era más fácil- los argumentos del odio que colocan a la corrupción y a los corruptos solo en el mostrador del estado, nunca en los empresarios socios de la dictadura que cuando están del lado estatal del mostrador te lo quitan todo;
el derecho a comer y a estudiar,
que te ponen en riesgo porque arruinan las políticas públicas que te aseguran el medicamento y las gasas y los insumos en el hospital (no vaya a ser cosa que pierdas la prepaga porque la comida cuesta tanto que no podés sostenerla y te empezás a caer y te empezás a fundir
como los demás) y la risa ante quienes lloran porque han sido despedidxs se te vaya acabando
porque ya no es tan divertida la revolución de la alegría que te prometieron, se caen las mayorías pero también te caés vos,
y a lo mejor ahora, ojalá, tal vez, vas entendiendo por las malas... que si "los negros" no pueden, vos,  tampoco
y cómo se te cagan de risa en la cara los gerentes que ¡se controlan a sí mismos! y que te dicen "no es para tanto" celebrando fiestas exclusivas donde no estás ni estarás nunca invitadx.
Ahora no sé qué pensarás, cómo sostendrás la explicacíón, cómo hablar de corrupción ahora que se sabe ¡en el mundo! que la evasión impositiva y la sociedad secreta en el paraíso fiscal involucra al millonario que ahora es presidente. Escándalo mayúsculo que provoca la salida de un colega en un país nórdico. Ah, claro, porque esa es otra derivación del "Panamá Papers", la evasión, el lavado, la maniobra clandestina no es patrimonio de republiquetas bananeras, lo tenés a David Cameron, el inglés que pasó con Macri el 2 de abril, tanto como a la tía del Rey deEspaña. Y cuántos más...
A este empresario presidente como lo llaman en los diarios extranjeros, no se le da por las ceremonias populistas, ay por favor! Creo que  además de tener nada que ver con esa grasa, no tiene nada que decir que no esté guionado. Y además, sabés, prefiere la acción de shock del decretazo; en las pocas ocasiones en que no puede evitarlo, se ha encontrado con poco reconocimiento, porque esas masas no le agradecen nada. No hay de qué agradecerle nada, en todo caso, le agradecen - o lo aprietan- sus pares, que son pocos y de dificil acceso.  Cuando se encuentra con lxs ciudadanxs se resguarda detrás de policías y tanquetas y si de los medios se trata, bueno, ya hemos visto cómo solamente habla con el ¿periodismo? que nada le pregunta y todo se lo justifica. A Darío Villarroel, quien en campaña le preguntó cómo podía salir del país estando procesado -por las escuchas, ¿te acordás?- lo descalificó y lo amenazó casi sin disimulo. A Navarro lo censura. Lo hizo echar de la radio a Victor Hugo, que hoy regresa al aire, y que si no tiene micrófono, va por las plazas. Como el ex ministro de economía de los "korruptos", sin que nadie lo custodie, en medio de abrazos y munido de argumentos acerca de lo que se hizo y lo que ahora se deshace. Ojalá te sacudas los prejuicios y escuches, sacando tus propias conclusiones.
Hoy... no sé cómo te sentirás, tanto hablar de la corrupción, ¿cómo se van a investigar a sí mismos los que son jueces y parte?
El asunto es que este escándalo no puede ocultarse; es internacional.
Puede ser que con Clarín y TN no se pueda, porque ellos también aprietan cuando de negocios se trata, y saben de extorsión. Claro, preguntate un día la historia de Papel Prensa, aunque sea una sola vez....
¡Qué momento, ay, qué momento, este día, aniversario de la muerte del maestro Fuentealba quien enseñó hasta el último minuto a luchar por el trabajo y por la escuela, y paran lxs maestrxs!
¡Cómo tiembla la estantería! Te remito a La Nación...o al diario español  El País...
Muchxs sabíamos muy bien qué proyecto encarnaba Mauricio Macri, los ocho años de nefasta gestión en la Ciudad en la que vivo. A escala nacional, se veía venir el desastre, quizás sorprendió la brutalidad de los modos y la crueldad, explícita. Tanta mentira que anestesia a quienes también ha herido profundo, se resqeubraja. Tanto declamar la consigna muletilla se pone a prueba ahora, cuando  este verdadero escándalo que es la revelación de lo que se sabe de los millonarios; esa mugre debajo de la alfombra, aparece, se te aparece como la contracara de otro escándalo moral, el de rematar el presente y el futuro, el de aquellxs que despreciaste pero también el tuyo y el de tus hijxs.
Todxs necesitamos asumir la responsabilidad de la memoria, de la crítica que mejor podamos ejercer, construir es más bravo y más arduo que destruir, y en la destrucción todo el país pierde. La calurosa masa despreciada gana la calle y apela a cosas como la solidaridad, hay ejemplos conmovedores de eso. Intentarlo vale la pena, se siente maravilloso y sirve para no quedarnos ni solxs ni sin recursos para la reconstrucción.