viernes, 8 de abril de 2016

Audiencia en la CIDH por el ataque a la Ley de Medios


Acaba de finalizar la primera sesión de la audiencia en Washington.
En lugar de dar las explicaciones exigidas, más de lo mismo, frases vacías, expresiones de deseo y referencias a la gestión anterior.
La instancia de la Comisión Interamericana se habilita debido a la ilegalidad de las medidas adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri,  que suponen  dar por tierra con el derecho a la comunicación, a la pluralidad de voces y revelan claramente la complicidad con las concentración mediática que tanto hizo por la Alianza Cambiemos y todavía ejerce una protección que asombra al mundo.

Ahora bien, el cinismo de la delegación gubernamental no tiene parangón. Hablan de estar dispuestos al diálogo, siguen con la cantinela sin responder a los argumentos de lxs entidades denunciantes, como por ejemplo, los esgrimidos por el CELS. Horacio Verbistsky recordó los efectos jurídicos contundentes de los DNU respecto de la concentración, además de señalar la escena de diciembre, con la policía impidiendo el ingreso a la AFSCA antes de la firma del decreto que la anulaba.

Por el gobierno nacional participan el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; por el Ente Nacional de Comunicaciones -el grotesco reemplazo de la AFSCA- Miguel de Godoy y Silvana Giudici; y los ex relatores de la libertad de la CIDH y actuales funcionarios Santiago Cantón -secretario de derechos humanos bonaerense- y Eduardo Bertoni -director nacional de protección de datos personales-.

La audiencia por  "Derecho a la libertad de expresión y cambios a la ley de servicios de comunicación audiovisual en Argentina" fue pedida por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en representación de la carrera de Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Red de Carreras de Comunicación Social y Periodismo de Argentina (Redcom), la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc), el Foro Argentino de Radios Comunitarias (Farco), el Sindicato Argentino de Televisión (SAT), la Coalición por una Comunicación Democrática (CCD) y la Asociación de Radiodifusoras Bonaerenses y del Interior (Arbia) entre otras entidades. Damián Loreti, uno de los redactores de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual señaló hoy que los decretos firmados por el Ejecutivo Nacional excluyen - no solo afectan- el pluralismo, y permiten la subasta de licencias sin regulación.
No solamente se trata del daño a pequeños medios, los puestos de trabajo en peligro, sino de la vulneración de los derechos que nos asisten como ciudadanxs. Hay que volver a decirlo, una y otra vez, que la Ley de Medios es el resultado de un proceso de elaboración colectiva que llevó años de trabajo y del cual participaron entidades, universidades, entidades de la sociedad civil, especialistas, representantes de cooperativas, que apuntaba a garantizar la pluralidad de voces y perspectivas, que permitía el respeto a la diversidad cultural, en consonancia con tratados y legislaciones internacionales en materia de derechos humanos.
El macrismo y sus aliados ni siquiera han dimensionado el espesor democrático que supone esta normativa y como su patrón, el conglomerado mediático hegemónico, pretende ignorar y relativizar el atropello que representa en términos de una base democrática fundamental gobierne quien gobierne.
Cerrando su desastrosa y vergonzosa intervención, los representantes del gobierno hablan de su deseo de "sociedad pacificada", lo que de verdad nos reenvía a los peores tiempos de censura, represión y genocidio cultural durante la dictadura cívico militar durante la cual fortunas ahora expuestas por el escándalo de los paraísos fiscales y la concentración de diarios  vía la comisión de delitos de lesa humanidad, salpica al presidente de la Nación, repudiado ayer en varias ciudades argentinas.



A diferencia de aquellos tiempos, a pesar de la censura, la tecnología y las redes conectadas mundialmente permiten que en el mundo se sepa del repudio y el empoderamiento social de sus derechos, y de la capacidad de movilización en defensa de la democracia de autoconvocadxs más activxs y decididxs que las tradicionales dirigencias.
El mismísimo Snowden twitteaba anoche un video de la movilización contra Macri que, salvo por algunos minutos en contados canales de televisión, era absolutamente ignorada por los medios argentinos.