lunes, 18 de abril de 2016

La misoginia del Cóndor contemporáneo



La versión contemporánea del Plan Cóndor se apoya en el poder de los medios concentrados y en una construcción binaria del "enemigo" en términos de corrupción que no debe ser probada. Se eluden así las verdaderas razones de los intentos destituyentes de todo gobierno popular y transformador. Pero además de esta operatoria de doble moral, contiene un ingrediente sexista indisimulable al tener que vérselas con liderazgos nuevos, como los de mujeres indómitas que rompen los estereotipos, y son por eso tratadas peyorativamente respecto de sus capacidades políticas, y reducir su valía e influencia con una maniobra de caricaturización de su condición de género. La complejidad de estas mujeres excede y desmiente ese binarismo del pensamiento conservador y misógino que intenta legitimar su corrupción y su autoritarismo recurriendo a valores pétreos vinculados a la familia, a Dios, o al "orden" del universo en el que sus representantes ocupan siempre, claro está, la cumbre de la pirámide.

En su nota “Por presidentay por mujer”, Mercedes López San Miguel escribe:
"Entre consignas “todas somos Dilma”, “cuando atacan a una mujer con poder, nos atacan a todas” y expresiones de afecto “Dilma te amamos” organizaciones e instituciones que luchan por los derechos de las mujeres se hicieron presentes días atrás en un acto de respaldo a la presidenta Rousseff en el Palacio del Planalto. La ex compañera de celda en tiempos de dictadura, Eleonora Menicucci, hoy secretaria especial de las Mujeres, leyó las palabras de solidaridad de Margarida Genevois, integrante de la Comisión de Justicia y Paz de San Pablo, quien denunció “todo tipo de salida golpista, así como todo preconcepto con la presidenta Dilma”. Y denostaron la figura de Eduardo Cunha, uno de los artífices del proceso de juicio político contra la mandataria que ayer se votó a favor en Diputados."

Cristina Fernández de Kirchner, quien acaba de convocar en una grandiosa manifestación de liderazgo a más de 250.000 personas en su regreso a Buenos Aires y al ruedo político tras finalizar su mandato el 9 de diciembre pasado, tomó la palabra como en tiempos de las tan atacadas "cadenas nacionales" con un vibrante discurso en el que señaló la hipocresía de la operación en su contra, la mentira del latiguillo de la "ruta del dinero K" que condujo en cambio a la evasión del actual presidente a quien un poder judicial cooptado no cita ni investiga. Recordó la absolución por el delito de contrabando con la que la Corte menemista benefició a los Macri.Convocó a formar un Frente Ciudadano para defender los derechos adquiridos ante la calamidad de estos 120 días de gobierno de restauración neoliberal.
Mujeres como Dilma o Cristina Fernández de Kirchner  son una pesadilla para estas mentes conservadoras; duras tanto como sensibles, resistentes, leonas, no van a callarlas ni a domesticarlas. Y son un símbolo de luchas en proceso, luchas colectivas que resignifican viejos sueños incumplidos.
 
Cristina, la yegua, la bipolar, autoritaria, gastadora, el Corriere della Sera de Italia fue el único medio al que siendo Presidenta ella demandó y ganó el juicio por difamación, dada la imagen del país que ella representaba. Nunca se persiguió a ningún medio local, a ningún caricaturista que llegó a presentarla con un ojo negro durante la mal llamada "crisis del campo"de 2008, fallido intento destituyente mediante lockout patronal, corte de rutas y acusaciones de "montonera" entre otras delicias.
A Dilma la retrataron como desequilibrada, comparándola con María I  “la Loca”, reina de Portugal. “Es un profundo sentimiento de indignación, queremos repudiar actos como el de la revista Istoé, que atentan contra cada una de nosotras. Somos todas Dilma" replicaron las mujeres campesinas brasileñas.
Dora Barrancos destacó que cuando una mujer es pública, hay una "hipertrofia de la vulnerabilidad". Y en el Brasil que conoce bien, Barrancos también señaló la escasísima representación de mujeres en la política que alcanza apenas un 20%.

Las feministas conocemos - en parte porque seguimos reconstruyéndola- cómo el mito de "lo femenino"y la apelación a una sexualidad en oposición a la masculina ha servido para la exclusión de las mujeres, para su confinamiento al ámbito doméstico, sin que por ello dejen de ser explotadas en el mercado laboral, explotadas en el trabajo no remunerado de cuidado, dejen de sufrir la imposición de la maternidad, dejen de tener posibilidades restringidas de elección de un proyecto de vida que no pase por resignarse a ser un objeto de consumo o decoración. Como si fuese un destino fijado y natural de violencias, salarios más bajos, falta de educación y de falta de respeto como cualquier ser humano.


Brasil es profundamente desigual y la llegada del Partido de los Trabajadores al poder constitucional inició un duro y difícil proceso de justicia. Este camino es claramente, inacabado e imperfecto, como suelen serlo los que emprenden quienes juegan para el lado de los más desposeídos y se tiene como enemigos no solamente a los más fuertes sino a quien pueden jugar sucio el juego de la política sin quedar expuestos.

Lo sabemos bien en toda la región y lo sabemos en la Argentina, donde el multimedio que hostigó los doce años del kirchnerismo logró su preeminencia a partir de la comisión de delitos de lesa humanidad y la concentración ilegal que apenas ha logrado tomar estado público.Como lo recordó la ex Presidenta el pasado 13 de abril hablando a la multitud que la acompañó a Comodoro Py cuando fue al juzgado federal de Bonadío - él mismo con causas de sobra para ser destituido, por cierto-, la causa judicial por los delitos relacionados a Papel Prensa y cometidos contra la familia Graiver están cajoneados allí mismo, en la sede judicial que tiene una doble vara, una doble velocidad, según si la corrupción o los delitos afectan a ese "otro"que ellos mismos construyen, o no. 



En cambio, Mauricio Macri, el Presidente, implicado en el escándalo nacional de las empresas off shore goza de una impúdica protección mediática y exhibe groseramente su falta de capacidad para ejercer la función pública, sin que se levante el tono de las editoriales ni las voces airadas que denostaron a Cristina por las cadenas nacionales o el contenido de sus discursos. Porque allí están los motivos del odio, en el contenido de las medidas que anunciaba, en la exhibición de una inteligencia no tolerable en una mujer. Peor aún, que una mujer hermosa, un cuadro político como no surgía en décadas, tuviera la valentía de señalar sin ambagues a quienes detentan el poder en las sombras y desafiarlos con la construcción también compleja y nunca perfecta de un poder popular y ciudadano que la sigue reconociendo como referente indiscutible,  es inadmisible para un orden sexista.

Los ataques de propagandistas destituyentes también apelaron a golpes bajos y a la sexualidad de Cirstina. Nunca fueron censurados. Mujeres de la oposición la atacaron en términos ofensivos dando cuenta del poder de la envidia tal vez antes que mostrar solidaridad de género ( que no nace automáticamente). Una ex candidata presidencial manifiesta que debería ser inhabilitada, cuando falleció Néstor Kirchner la denominaron "la viuda" y se cansaron de patologizarla, llamándola "bipolar", y haciendo tapas donde la presentaban excitándose con las masas en la plaza, en flagrante comisión de violencia simbólica y mediática de género según la Ley 26.485 que conseguimos con el kirchnerismo.


Martín Granovsky recuerda que el17 de abril, día de la vergüenza para quienes protagonizan este golpe blando- como el que en Paraguay se llevó puesto a Fernando Lugo-, se conmemora el Día mundial de la Lucha por la Tierra.  Se recuerda la matanza de Eldorado do Carajás, en Pará, cuando 19 trabajadores rurales pertenecientes al Movimiento de los Sin Tierra, fueron asesinados por la policía en 1996. El gobernador del Estado de Pará, Almir Gabriel, nunca fue investigado. 

Lula multó a las empresas que mantenían a miles de trabajadores en estado de servidumbre al asumir.Impunes, los líderes que pretenden ensuciar a Dilma Rousseff y a Lula tienen las manos manchadas de sangre y nadan en dinero corrupto sin que la sanción ni judicial ni social los alcance.

Duele la Patria grande que miles de mujeres y hombres piensan también en terminos de justicia social con equidad de género y educación para la equidad - uno de los diputados que votó por enjuiciar ilegalmetne a Rousseff dijo que lo hacía "para que no se enseñe más educación sexual en las escuelas"-, y que como Dilma o Cristina, tanto se empeñan en construir, pese a todo.

Hace pocos días nos enteramos del hostigamiento que sufre por apoyar a Dilma Rousseff la destacada investigadora feminista Rita Segato, quien a su vez, al apoyar a la mandataria, apoya la democracia brasileña. Se trata de un ataque virulento en una maniobra que busca censurar lo que llaman "ideología de género" en las universidades.  Segato expresó que este ataque,"alarmante para la democracia" está motorizado por sectores religiosos ultraconservadores de accionar fascista instalados no solo en las universidades e iglesias, sino también en el Congreso Nacional y en las Asambleas Legislativas Estaduales (Provinciales)" . Ya tiene consecuencias muy negativas para la docencia, la investigación y "las liberdades ya conquistadas en la nación brasilera". Se están enviando cartas de apoyo a Segato y a la libertad de cátedra, por supuesto.

Hemos visto con espanto la grosera muestra reaccionaria a los derechos humanos como base de convivencia, pese a las dificultades en el caso brasileño que no pasó de Comisiones de la Verdad , en la dedicatoria de otro voto golpista contra Dilma recordando a quien fuera su torturador.

Dilma insiste en recalcar que la dictadura es infinitamente peor que estos ataques a la institucionalidad y a las traiciones. ¡Aclaró Cristina Fernandez tantas veces la torpeza de hablar de dictadura o de la falta de libertad de expresión  en Argentina desde las 24 horas de cadenas nacionales de desánimo y mentiras! Se juegan los derechos y las libertades más elementales y esa lucha es de los pueblos y de lxs ciudadanxs.

Corruptos con causas en la Corte Suprema de Brasil destituyendo a la Presidenta Rousseff con una excusa que no conforma delito.Corruptos con negociados de larga data que se remontan a la dictadura cívico militar en la Argentina, beneficiados con la deuda privatizada, que provocaron estallidos sociales y el hambre de millones y ahora son gobierno y tampoco dejan de evadir, utilizar el estado para ganancias personales y corporativas, desmantelando políticas públicas exitosas e inclusivas, transfiriendo vía devaluación y medidas recesivas, el poder adquisitivo de lxs trabajadorxs a lxs millonarios, en una pendiente sin tregua, en 120 días y sin dar cuenta de sus actos delictivos. Llevan 4 muertos por los despidos. Exhiben un descarado control del poder judicial. Reprimen, violentan y saquean enhebrando torpemente diatribas contra "la corrupción" pero que solamente es K, por supuesto. 


Dilma está hablando mientras escribo esto, y señala que está enfrentando  un golpe de Estado. Aclara lo obvio, no ha cometido delito alguno mientras todxs quienes la atacan sí lo han cometido.  Y afirma:
"Tengo la fortaleza suficiente para enfrentarme a esta tristeza y a esta injusticia. Tengo valentía, no me voy a paralizar por esto, voy a seguir luchando como lo hice toda mi vida." 
 Entera, está diciendo al mundo que no ha empezado el final, y que no es por ella su lucha sino por todxs lxs brasileñxs, por toda la democracia y por la inclusión social que por solo en esa democracia que tanto costó conseguir puede lograrse.

El Cóndor contemporáneo ataca, es misógino homofóbico, cínico, depredador, y se cierne sobre todxs nosotrxs.