miércoles, 3 de diciembre de 2014

Los banqueros, empresarios, lobbistas ¿jamás pueden ser delincuentes?

Lo que son las construcciones discursivas: el chorro, el delincuente, ese contra el cual se ponen las rejas, contra el cual se piden balas, ese al cual no importa si se lo tortura o se lo mata, es el villero, el negro, el joven... nunca se presenta a un gerente o a un tipo de Barrio Norte ni a un estanciero como delincuente. Pero lo son. Como los de la Sociedad Rural que alentaron la Campañá de Roca. Desde los inicios del país, desde Rivadavia y el empréstito que puso como garantía la tierra, nuestra soberanía, 20 años después de las invasiones inglesas. Apellidos ilustres. Ministros de Economía puestos a dedo desde las multinacionales. Todos ellos, traficando influencias e información priivilegiada, vaciando el Estado que es del pueblo, se quedaron con las tierras ajenas, los sueños ajenos, el derecho al pan y al salario justo. Pero por supuesto, parece que esos ladrones no son delincuentes...

El Banco Patagonia y el HSBC son las empresas que guardaban en el depósito incendiado de Iron Mountain la mayor cantidad de material.¿Fue accidental ese incendio de Barracas donde tanta documentación sensible fue destruida por las llamas, y que costó la vida a diez bomberxs y rescatistas? Las cámaras de seguridad mostraban entre tres y cuatro focos abonando la hipótesis de un fuego intencional. De lo que se puede estar segurx es que el siniestro fue muy conveniente y oportuno.
Siete meses antes del 5 de febrero pasado cuando el depósito de La empresa Iron Mountain - uno de los ocho en Argentina- quedó destruido, la Administración Federal de Ingresos Públicos había comenzado a fiscalizar a la firma. Era muy sospechoso que una empresa exhibiera una extensa plantilla de empleados, un elevado nivel de facturación... sin utilidades. Por eso mismo no pagaba un peso al fisco por el Impuesto a las Ganancias. La investigación detectó una serie de maniobras relevantes: la firma -dedicada a la guarda y archivo de documentación sensible-, tiene su casa matriz en Boston, pero el 98,8 por ciento de la filial argentina pertenece a otra firma radicada en Luxemburgo; anteriormente, en las islas Caimán (reconocidos paraísos fiscales). Una empresa que genera nulas utilidades aumenta sistemáticamente su patrimonio neto y se financia con un préstamo por 20 millones de dólares ¡que no debe reintegrar! otorgado por otra subsidiaria financiera del grupo radicada en Suiza...

¿Magia?O son decididamente superiores, y por eso son poderosos, o están cometiendo algún delito como lo supuso el organismo estatal investigador. “¿Cuál es la lógica comercial y financiera que lleva a sostener una empresa que no genera utilidades, aumenta su patrimonio neto, sostiene un numeroso personal y requiere la permanente inyección financiera de un préstamo con origen en paraísos fiscales?”, manifestó la AFIP en la denuncia presentada ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 12 en mayo luego de detectar maniobras financieras sospechosas por 17,8 millones de dólares entre 2007 y 2014. Como el juzgado procedió a investigar, se realizaron allanamientos en los que se secuestró documentación.

Diez muertos en el siniestro de Barracas: la Justicia penal ordinaria investiga el incendio; el juez federal Sergio Torres investiga a Iron Mountain por supuesto lavado de dinero.
El HSBC, a su vez, investigado por el lavado de 392 millones de pesos y por la evasión de $ 224 millones en impuestos, fue objeto de tres allanamientos en septiembre pasado. En sedes del HSBC del microcentro porteño, Avellaneda y Caseros, provincia de Bs. As., se buscaban elementos probatorios de delitos económicos. Parte de la documentación buscada no pudo encontrarse ya que, los representantes del banco alegaron que había sido archivada en los depósitos de la empresa Iron Mountain. La denuncia que dió pie a la investigación había sido presentada el 4 de febrero de 2013 - un dia antes del incendio de Iron Mountain- por el titular de la AFIP, planteando una “asociación ilícita de la que participaron directivos del HSBC para permitir el fraude al Fisco”. El mecanismo consistia en que “les facilitaban ventanillas fantasmas a algunas compañías, mediante CUIT genéricos, por lo que se le impedía ver a la AFIP el movimiento real de dinero que estas empresas hacían”. El pasado 10 de septiembre la Justicia en lo Penal Tributario imputó a directivos del banco HSBC por supuesta evasión agravada en casi 400 millones de pesos, a través del uso de cuentas fantasma y facturas apócrifas; y a cuatro responsables de las firmas Más Distribuidora SA y Recaudaciones y Servicios SRL, quienes son los titulares de las cuentas bancarias a las que habrían sido dirigidos los cheques truchos. Estas empresas habrían facilitado la evasión porque, al tratarse de actividades editoriales, están exentas del impuesto a las transacciones financieras. Como reveló Página 12, el HSBC ofrecía así una plataforma financiera para evadir impuestos y lavar activos en una sucursal que en realidad no existe. De acuerdo a la investigación de la AFIP, Red de Multiservicios habría comprado facturas truchas a proveedores apócrifos, pagando con cheques que éstos endosaron a Más Distribuidora y Recaudación y Servicios del Sur; los cheques fueron depositados en el HSBC y el dinero se retiró a las pocas horas. Los compradores de las facturas truchas evadieron así el pago de Ganancias e IVA. La intervención del HSBC habría posibilitado a sus proveedores el blanqueo del dinero de origen incierto. Desde el banco sostienen que toda la documentación en cuestión se quemó durante el incendio de Iron Mountain, investigada también por presunta evasión. No es nuevo este escándalo para este banco que en noviembre de 2013 fue alcanzado por la justicia francesa. La filial suiza del HSBC terminó imputada por fraude: se fijó una fianza de 50 millones de euros para garantizar el pago de eventuales sanciones.La entidad captaba clientes para llevar su dinero a cuentas en Suiza, escapando al fisco francés. Estas prácticas ilícitas de comercialización de productos y "blanqueo de fraude" se desarrollaron entre 2006 y 2007. De esta investigación se desprendió la denuncia de la AFIP argentina por el ocultamiento de 4040 cuentas bancarias por un monto estimado de al menos 3.000 millones de dólares. En un informa de Télam, se detallan otras trapisondas de gran difusión pública en EEUU y España.

Mientras en los llamados países del primer mundo, un evasor al fisco es un delincuente, en nuestra sociedad se promueve la evasión. Tiene una connotación de viveza y astucia. Se invisibiliza que el Estado es quien de manera lícita maneja los fondos provenientes de los impuestos para el funcionamiento de lo que toda la ciudadanía necesita. Para proveer así todo aquello a lo que todas y todos tenemos derecho: educación, salud, transporte, ciencia, promoción y desarrollo social. Desde la anestesia o el antibiótico, el salario y el equipamiento de las policías, el techo o la calefacción de un aula, el cableado de fibra óptica o la urbanización de un barrio. Las campañas mediáticas para la prevención de la violencia o la discriminación, para las obras que lleven el agua potable donde no la hay, para la producción de contenidos culturales y educativos, para los crédito para la pymes a través de líneas especiales o la banca estatal, porque estos monstruos financieros no otorgan préstamos a quienes no tienen plata (constrasentidos del "mercado").

Cuando la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) inicia una causa por evasión fiscal y asociación ilícita contra el banco HSBC y contra unos 4.000 argentinos con cuentas ocultas en Suiza, entre gerentes y “personalidades de renombre”, esta acción novedosa nos afecta directamente. Rompe una tradición de impunidad o de debilidad frente a los poderosos que no se exponen a la opinión pública. Claro que, "evasores" no suena como "ladrones". Y sin embargo, nos están robando a todxs cuando roban al Estado. Están robando como lo han hecho sistemáticamente, nos han robado porque han podido, amparados en una percepción cultural diferenciada de lo que es un "chorro". Estos personajes de renombre o en las sombras, pero siempre protegidos de las calumnias y prejuicios, pueden hacer desaparecer, porque pueden, millones de dólares o euros. Mientras un pibe es apaleado por una cartera por vecinos indignados. Nadie de renombre se lamenta de su muerte, nadie lo llora. Los millones y las influencias que compra el dinero mal habido reproducen el estereotipo del pibe chorro una y otra vez. Sirven para burlar la vol;untad popular de las urnas, desestabilizando gobiernos que no les responden, multiplicando los mensajes en los que tratan de "ladrón" al Estado, es decir, a la administración legítima de los recursos de todxs cuando precisamente, hace lo que tiene que hacer que es retener, en proporción a las ganancias y utilidades, al poder adquisitivo, la parte que corresponde. Como se hace con el resto que no maneja infuencias ni autos de alta gama.

David Moreyra, asesinado en Rosario, no era glamoroso.

Estamos atravesadxs por una cultura de doble vara para poderosos y para laburantes. Lo grave es que laburantes, desocupadxs, o clase media - favorecida por un Estado presente y activo en el mercado-incorporen y reproduzcan el discurso del chorro que maneja los discursos porque de los frutos de su actividad delictiva impone los temas, sanciona, juzga, estigmatiza y se arroga la verdad sobre la corrupción y el delito. Qué malsano hablar del "país de mierda" cuando se vampirizan las riquezas del país y se ríen en la cara de quienes sufren. Qué hipocresía mentir y difamar operando a jueces que son inalcanzables para quienes están presos por una moto o una billetera.

Qué delirante parece nuestro imaginario colectivo! A sólo trece años del "Chorros, chorros, chorros, devuelvan los ahorros" que tuvo mucha más cámaras de televisión que los ¿cuántos? - no se sabe en realidad aún hoy, cuántos!- muertos por la crisis del 2001... Y que no fueron muertos por la crisis...sino por la subordinación a estos otros chorros de un gobierno irresponsable cuyo endeudamiento y desidia - dejando además las riendas del país a empresarios, represores y banqueros- desató un infierno. Tras los ejecutores de uniforme, Cavallo, absuelto. Causas prescriptas.Investigaciones que se dejaron caer o se cajonearon. Menemismo, indultos, privatizaciones escandalosas y dos tercios del país desahuciadxs. Generaciones sin futuro. Los chorros que no parecen chorros sonreían.

Poner en evidencia que los chorros pueden tener corbatas y trajes de esos que hacen las delicias de Bonelli, qué novedad para Argentina...