lunes, 24 de marzo de 2014

Victoria Montenegro y lo que decimos cuando decimos Nunca Más

Hace una semana, en el programa Remolinos. Tiempo de Mujeres, charlábamos con Victoria Montenegro, nieta recuperada, y quiero volcar aquí algunos de sus conceptos, que expresen el porqué, a 38 años, conmemoramos el golpe dede una lucha inclaudicable. Democracia o corporaciones no es solamente una frase. Estamos aún corriendo velos de impunidad y las resistencias desestabilizadoras suelen tener los mismos objetivos y discursos justificadores, aunque varíen las caras y los personajes.
“Me consta, como lamentablemente le consta a la mayoría de los bebés apropiados, el rol que cumplió una parte de la iglesia con su silencio como la complicidad de la justicia, un rol bastante activo en el ocultamiento, entregarlos en adopción sin cumplir los plazos o sin los requisitos mínimos… Van a cumplirse 38 años del golpe pero en nuestro país recién son diez años de haber comenzado a desarmar esta historia.”
“Recién a partir del fin de las leyes de impunidad es que podemos avanzar en la justicia y poder probar en los juicios, donde se puede ver la amplitud de la complicidad. civil…”
“Hace poco me tocó acompañar a un hermano, uno de los mellizos Gonzalo Reggiardo Tolosa, en el juicio de lesa humanidad del CCD “La Cacha” y escuchar por relatos y testimonios de una madre, también el rol cumplido por los médicos”, como el que cumplió el que hasta hace poco era Vicedecano de la Facultad de Medicina de La Plata (Enrique Pérez Albizu).
“Es muy importante para nosotros (saber) porque mucho de lo que hicieron los civiles…y quien haya actuado en aquel momento, presionado o por miedo, ha tenido muchos años para poder decirle a la justicia qué es lo que hizo- pueden saber dónde están los restos de nuestros seres queridos, eran médicos los que firmaban los certificados de defunción, en el caso de los jueces, entregaban a los bebés apropiados y firmaban los papeles sabiendo que éramos hijxs de personas desaparecidxs. Y en relación a la iglesia, un sector de la iglesia fue parte, a mí me consta, me lo dijo mi apropiadora, a mí me cuidaban monjas de una congregación de Morón, y me entregaron diciendo que “me tenían que criar católica para que no fuera subversiva como mis padres”. Victoria se reivindica católica, “soy parte de esa iglesia y también es bueno que podamos hacernos cargo del rol que cumplieron, es importante, lo necesitamos como sociedad.”
Destacando el gesto de Néstor Kirchner de terminar con la impunidad, la actual Secretaria de DDHH de Kolina destacó que a partir del proceso de recuperación de la identidad y todo el proceso de reacomodar las cosas en lo personal, “yo fui criada por un cuadro político del ejército, por lo tanto, la política era mala palabra, era únicamente para terminado grupo de gente que se acomodaba y no hacía nada por la gente, me crié en dictadura y con el neoliberalismo…”
A partir de aparecer y de poder procesar esto, porque “me costó mucho querer a mis viejos porque eran militantes políticos, para mí, el hecho de que fueran políticos los deshumanizaba”, a partir de las Abuelas y de entender cómo fue mi historia, “comprendí que el objetivo de la dictadura no era solamente desaparecer gente y robarnos a nosotrxs, - lo que tuvieron que hacer para lograr lo que buscaban-, el objetivo era implantar un modelo económico de país que dejó una herida enorme que todavía estamos tratando de sanar…”
Victoria fue apropiada meses después del operativo en el que asesinaron a sus padres, Hilda Ramona Torres y Roque Orlando Montenegro, por Herman Tezlaff, jefe de ese operativo y responsable de los grupos de tareas de El Vesubio, jefe de Inteligencia y encargado del arma de Comunicaciones en Campo de Mayo. Hasta 1989 cuando comienza a surgir la verdad sobre su identidad,
Victoria creía la versión de que en Argentina había habido una “guerra”. Fue el Juez Marquevich, el mismo que ordenó la detención de Ernestina Herrera de Noble por la apropiación de sus hijos adoptivos, y por esto, apartado del poder judicial- quien reveló la identidad de Victoria y la fue vinculando con Abuelas, y así, desplazando un muro de mentiras y complicidades. Además, en este caso, se demostró posteriormente la complicidad del ex fiscal Romero Victorica, quien le puso abogados al apropiador y le pasaba datos con antelación mientras se investigaba ese delito. Tezlaff, ya fallecido, salió a los tres meses de la cárcel. Victoria, joven madre de tres chicos adolescentes, declaró en 2011 en el marco del juicio por la apropiación de niños y niñas durante el terrorismo de estado, que culminó con una sentencia histórica. A persistencia y el coraje de las Abuelas que habían iniciado esa causa en los años 90, dado que ese delito no estaba incluido en las leyes de perdón. Esa lucha sostenida y amorosa permitió que Victoria, como otrxs seguramente, transitara el proceso desde una lealtad para con quien había asesinado a sus padres y robado su historia, que la había convencido de que ella había sido “rescatada” de “la subversión”, a la asunción tan difícil de su identidad y su proceso en el que de alguna manera “nos parimos a nosotrxs mismxs”, como dicen muchos chicxs que han sido apropiados y han sido víctimas de una trama de mentiras.
Su militancia actual tiende un puente hacia aquella militancia y los valores que quisieron arrasar con el terrorismo de estado. Cuando destacamos su presencia en distintos ámbitos, su participación en causas que involucran injusticias actuales, con bajo perfil, como una militante más, ella nos dice:
“No somos herederos de glorias, la gloria es de nuestros viejos. Estamos acá gracias a esas mujeres increíbles como las Madres y Abuelas, reconstruir nuestra historia, y parirnos a nosotros mismos, sabiendo que nos paramos sobre miles de ausencias, la de nuestros seres más queridos”
“Porque los derechos sociales son DDHH, y por esos derechos militaban nuestros viejos”
"Trabajamos para que cada persona que vive, que transite en nuestro país, pueda reconocerse como un sujeto de derechos.”
Para Victoria, como para tantxs, no hay misterios en esta entrega. “Tenemos un país hermoso, que es hermoso vivir, militar…” Y agrega: “Sobre todo en estos días en los que se escucha a ciertos personajes políticos con rostros jóvenes, que hasta hace algún tiempo se camuflaron dentro del espacio que sostiene este proyecto popular, con ese discurso estigmatizador, ellos que no tendrían ningún problema en volver a tomar medidas como el punto final o la obediencia debida, o lo que fuera para dejar todo como está… en vez de construir como lo estamos haciendo nosotros. Con ese discurso donde se sigue estigmatizando a los chicos pobres, a los jóvenes, bajando al edad de imputabilidad, se expresa ese desprecio por la vida, pensando que hay vidas que valen más que otras. Cuando nosotrxs decimos Nunca Más le decimos Nunca Más a eso.
"Cuando nosotrxs vemos a las personas que participaron en el secuestro, tortura, asesinato de nuestros viejos, sentados en los juicios, con todas las garantías, con los controles médicos, - y hay gente que dice, “pero son muy viejos y abuelitos”-…con todas las garantías que queremos que tengan que es la forma de asegurar nuestra democracia, y nos acusan a nosotrxs de que nos movemos por odio, ¡qué doble discurso! Porque al pibe del barrio, al morochito, al pobre lo quiero lejos, es delincuente, qué es lo que pasó no me interesa…Como a mí no me toca, no lo sé. Es como aquel “en algo andarían” que justificaba lo que pasó con nuestros viejos. Y acá el rol de los medios es sumamente importante, para estigmatizar la militancia, la juventud, que dedica su tiempo de ir a bailar a la militancia y al compromiso…y eso les duele y les duele mucho.”
Tiempos difíciles de golpes blandos en América Latina, y Victoria señala "sin tanques pero con los medios de comunicación, para seguir ganando sus fortunas y apostando a la patria financiera”.
La charla finalizó con la convocatoria a encontrarnos este lunes 24 de marzo, y abrazarnos, como siempre.
“Los logros son de todos nosotros, y por ser argentinos, de lo que hemos logrado y gracias a Néstor Kirchner les guste o no les guste. Es así.”