sábado, 8 de marzo de 2014

8 de marzo, un día de que amplifica una lucha de todos los días

El Dïa Internacional de las Mujeres sufre constantemente intentos de banalización cuando no de olvido.En este blog se ha escrito muchas veces que la fecha se instaura en homenaje a las mujeres trabajadoras, que plantearon la situación de opresión de las mujeres en el seno mismo de sus organizaciones combativas y de izquierda,como estas de la foto, Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo. Si rastreamos un poco en la historia, encontraremos a una adelantada y olvidada Flora Tristán, quien se refirió a la proletaria del proletario, apelando con esa imagen a la naturalización de la subordinación femenina,y dándole voz a las mujeres a quienes consideraba a mediados del siglo XIX, sujetos políticos claves para la emancipación de la humanidad en el contexto de la unidad obrera.
La exclusión de la mujer-madre, de la mujer-esposa, de la mujer-obrera: Flora se adelantó a los debates de las feministas y marxistas del siglo XX señalando la opresión de la mujer en el marco de la opresión capitalista. Los obreros negaron las reivindicaciones de sus compañeras hasta, inclusive, las referentes a igual salario por igual tarea. El pacto de varones primó, como aquel pacto sexual del que habla Carol Pateman en la instauración de la sociedad civil moderna para privar a las mujeres del goce de la libertad y la autonomía para contratar...salvo en el contrato de matrimonio donde entra no como individuo sino como propiedad, subordinada al esposo. Las esferas de lo privado - para ellas- y lo público, aparentemente separadas pero en verdad mezcladas para la invasión permanente de una por la otra, para la dominación y la desigualdad...

Seguimos reclamando por esa autonomía en el seno de nuestras democracias contemporáneas.Por la autonomía para diseñar como seres humanos libres, nuestro proyecto de vida. Sin falsas opciones que son imposiciones, en otras palabras, nos dejan con una ciudadanía devaluada, que nos impide decidir sobre nuestra sexualidad, nuestros cuerpos y nuestros proyectos de vida. Vivimos en un contexto de legislaciones de avanzada en materia de derechos humanos y al mismo tiempo, seguimos atenazadas por discursos médicos, tecnicos, jurídicos y religiosos que nos considera biológicamente determindadas a la maternidad y al cuidado de lxs otrxs, por ejemplo. ASimiladas a la sexualidad para provecho de otros,no para la libertad.

Quiero hablar del presente y de la vigencia de esos prejuicios a pesar de tantas transformaciones.En nuestro país tenemos una mujer en la primera responsabilidad de gobierno. Con una trayectoria propia en la política, destacada actuación como senadora, antes de que su compañero asumiera como Presidente, desde su postulación en 2007 pasó por todos los ataques posibles por su condición de mujer. Como lo señalara Marta Dillon hace unos meses, Cristina Fernández de Kirchner, que no es feminista precisamente, aprendió que lo personal es político y además, "sabe como pocas que si alguna vez hubo una divisoria de aguas, ese dique se ha roto hace tiempo y ni lo privado ni lo público admiten definiciones estancas". Reelecta con la mayoría de votos más impresionante que se ha registrado, ha sido permanentemente atacada en su condición de género desmereciendo sus dotes políticas.No habíamos terminado de despedir los restos de Néstor cuando se lanzaron despiadadamente a proclamar que no podría seguir adelante sin él. No respetaron un dolor con el cual hasta el adversario más enconado tiene maneras, sino sincero respeto.Ella siempre siguió adelante. Siempre demostrando solidez, coraje, ternura, emociones. No encaja con estereotipos y eso la hace más escandalosa para quienes no pueden tolerar ese orden no escrito ni admitido que siempre pone en caja a las díscolas.Sin poder ganar elecciones ni una discusión con argumentos, opositores y opositoras la tratan de yegua...

Yeguas, relatan las sobrevivientes de los CCD, les decían los represores cuando las picaneaban en las partes íntimas para reducirlas a objeto, intentando liquidar su resistencia. Yeguas y putas, eran las mujeres qeu desafiaron los mandatos de género y se comprometieron en la lucha política hasta el punto de tomar las armas. Los golpes militares y la violencia política, en clave siempre masculina, vociferando su machismo en nombre del orden natural y cristiano. A ellas,a las que no obedecían, las peores y las más peligrosas, a esas "yeguas" - y enviando el mensaje a todas las mujeres a través de los efectos de la represión-, la dictadura les aplicó un tratamiento corrector para recordarles su lugar. No puedo dejar de pensar en la influencia de esos valores invocados por la dictadura para poner "orden" en tantos silencios e indiferencias ante la violencia de las que somos destinatarias las mujeres, y que hoy empezamos socialmente a percibir como el flagelo que podemos impedir.

La asociación con la sexualidad para lidiar con nuestra participación, sea en el campo que sea, está como siempre, a la orden del día. Volviendo a Cristina, tenemos los ejemplos de la tapa infamante para una jerarquía como la suya - mientras se agita la cuestión de la libertad de expresión!- la pintaron como una maniática sexual que se sirve del pueblo sólo para masturbarse.Cuando su salud estuvo en riesgo, no tuvo respiro, al contrario. Y otra tapa de la misma publicación, más reciente, la muestra con un fotomontaje desnuda en la tapa, en una escena que expone la vulnerabilidad del cuerpo desnudo, para instalar un clima destituyente.

Loca fue Olympe De Gouges cuando redactó la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, propuesta a los revolucionarios franceses em 1791. La loca de Olympe era una de las aguerridas y brillantes muejeres que participaron codo a codo con lso varones en la toma de la Bastilla y en los episodios claves para terminar con la monarquía y fundar la república. Fue ajusticiada por loca y las mujeres, que fuimos calificadas como inestables por nuestra naturaleza, determinadas por nuestra biología para cuidar el hogar y ser madres, incapaces de la autonomía, de legislar - privileigo de varones- fuimos excluidas de la ciudadanía. Y hasta hoy todo el mundo conoce la Declaración de los Derechos del Hombre,que no englobaba a todos, por cierto. Por lo menos, a todos y a todas, no.
Locas eran las sufragistas del siglo XX...

Loca, puta y fanática, Eva Perón, que impulsó no solamente el voto femenino en la Argentina - lucha que llevaban adelante previamente las socialistas y feminsitas desde inicios del siglo- sino porque organizó e impulsó la participación y la orgaización de las mujeres en la política. Y porque se salía de todos los moldes, inclasificable. Gran "pecado" de Evita, por cierto.
Han insistido en que Cristina está desequilibrada, que es bipolar, se han inventado sindromes inexistentes en los manuales de psiquiatría. Una diputada que hizo campaña en bikini la trató de planta cuando aún no había recibido el alta médica para reaparecer en público.Los discursos de Cristina a menos de tres meses de una intervención quirúrgica en la cabeza son impactantes por su contenido, como siempre lo han sido.

Las mujeres que peleamos por las reivindicaciones históricas y nuevas, por el ejercicio pleno de la ciudadanía, por la ampliación de derechos de otros grupos que son discriminados, que incluso sometemos a crítica nuestras propias elaboraciones y prácticas, podemos ser diversas y es más, debemos serlo. No todxs entienden, por ejemplo, que no es necesario que Cristina sea feminista para que reconozcamos que en esta década hemos avanzado como nunca antes. Y que no hay opciones alternativas hasta ahora que garanticen la ampliación de derechos, la lucha por la democratización de los espacios institucionales, la capacitación de agentes que deben cuidarnos de las violencias de género...La ley 26.485 de Protección Integral contra todas las formas de violencia hacia las mujeres es una norma que debe todavía ser conocida, invocada, aplicada, en el marco de otras transformaciones muy complejas de los medios, del poder judicial, de las fuerzas de seguridad, permeando programas de estudio y politicas públicas, tanto como un imaginario cultural que no se transforma de un día o un año para el otro. Lo importante es articular esfuerzos y conciencia militante. Tenemos mujeres aguerridas y capaces en la gestión con la perspectiva crítica suficiente. hacen falta más de ellas, en todas partes, como también, varones feministas. En serio, con convicción. En los espacios opositores, la mirada que recorta de un marco general los reclamos sobre las mujeres adolecen de debilidad y a veces de oportunismo, o bien pueden volverse funcionales involuntariamente a proyectos que poco y nada cambiarán las reglas de juego en relación a las jerarquías entre los géneros.

Se podrá estar en desacuerdo con lo mucho que queda por hacer. Sin dudas, comparto. Pero una cosa es avanzar desde un piso de conquistas y otra muy distinta es desconocer la complejidad de las relaciones de fuerza a enfrentar... y jugar para la desestabilización de un gobierno comprometido con nosotras, liderado por una mujer que con su potencia y su exposición permanente, ha corrido límites en la política y en la cultura argentinas.
El 8 de marzo, empezaba diciendo, siempre se disputa. Algunxs organizan clases de gimnasia, astrología o celebran el consumo. Otrxs queremos seguir hablando y planteando la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, la lucha contra lo que habilita la violencia de género, la justicia salarial, más políticas con perspectiva de géneros desde lo conseguido, desde el empoderamiento popular, desde la articulación posible dejando atrás la mezquindad de las etiquetas. Hablando y haciendo. El 8 de marzo,Día Internacional de las Mujeres, es un dia de lucha que amplifica los esfuerxos constantes de todos los días.