viernes, 22 de junio de 2012

Paraguay: por la democracia y la integración, memoria!

La debilidad de un gobierno diferente a las fuerzas que casi durante un siglo fueron los patrones de Paraguay, incluyendo una larga y atroz dictadura militar – cuyos crímenes apenas se han visibilizado- se cataliza en la comedia del juicio político express por el cual se pretende destituir al Presidente Lugo.

Belarmino Balbuena, dirigente del Movimiento Campesino Paraguayo, ha dicho: “Lugo no está cumpliendo su principal promesa electoral de otorgar la reforma agraria, pero no es culpa suya sino del Poder Judicial, que frena todo intento de expropiar tierras en poder de extranjeros o recuperar terrenos que originariamente pertenecían al Estado y hoy están en manos de seguidores de la dictadura del general Alfredo Stroessner”.

La derecha representada en las fuerzas UNACE, Patria Querida y el Partido Colorado, que resistieron la entrada de Venezuela al Mercosur por la cual se insistió en la cumbre de diciembre de 2011 en Uruguay– dado que tiene que dar acuerdo el poder legislativo paraguayo, hostil a Chavez y al proceso de integración- y que condicionaron el mandato de Lugo desde su inicio. El mandatario, además, fue abandonado por su partido Liberal a partir de gestos inexplicables, como el nombramiento del colorado Rubén Candia Amarilla como Ministro del Interior luego de la masacre de Curuguaty. Candia Amarilla fue fiscal general del Estado desde 2005 a 2011, responsable de miles de operativos de represión contra los sectores sociales que ocasionaron 21 muertos, 496 imputados y 1622 detenidos en diferentes operativos con trasfondo de conflicto de tierras. Los sectores campesinos y de izquierdas denunciaron estos hechos apenas se supo del nombramiento. Los liberales reaccionaron contra Lugo sobre el cambio de Candia Amarilla, ofendidos por el nombramiento de un colorado.

Hay movilizaciones a Asunción para respaldar el gobierno a sabiendas de que quienes pretenden deshacerse de Lugo sólo endurecerán la situación.
Los cancilleres de la UNASUR se han hecho presentes en la sede de gobierno paraguayo para evaluar la crisis política destituyente, incluyendo al secretario general de la Unasur, el venezolano Alí Rodríguez.
Nos importa, y mucho, a todxs lxs latinoamericanxs, lo que suceda a partir de mediodía, cuando la sesión parlamentaria comience, cuando el pueblo en la calle resista a pesar de que poco se ha podido avanzar para concretar los objetivos prometidos por un gobierno cercado y débil en medio de poderes donde los latifundistas y represores siguen teniendo el poder.

Nos importa la integración, la vigencia de la democracia que debe recorrer su camino para calar hondo en la vida de una sociedad tan lastimada, y que padeció una dictadura comparable a la de Franco en España, por larga y por oprobiosa. Alfredo Stroessner gobernó desde 1954 hasta 1989. Nunca rindió cuentas por su tarea sucia, por las violaciones a los derehos humanos, por su participación en el Plan Cóndor, por la corrupción.Como herencia, Stroessner dejó un país que aún no ha podido recuperar una institucionalidad democrática sólida. Si se destituye a éste presidente, el retroceso para el ambicioso e imprescindible proceso de unidad que nos permite levantarnos y plantarnos en un mundo en crisis, como la UNASUR y el Mercosur, será gravísimo.
La presencia de los cancilleres e incluso, de presidentxs, pudo impedir golpes de estado como el que enfrentó en Bolivia Evo Morales, y poco después Rafael Correa.
La unidad latinoamericana potencia los procesos democráticos que hacen cambios profundos en sus países, que defienden su soberanía energética, que responden a las necesidades de salud, empleo y educación saliendo de los desastres heredados por gobiernos neoliberales. Uniformados o gerentes de multinacionales se turnaron. La soledad y el aislamiento con los procesos de países hermanos potenciaba la debilidad, la falta de contenido real de esas formas políticas.

Una historia compartida y que tenemos que recordar, discutir, reinterpretar pero jamás olvidar, tiene lecciones acerca de nuestras gestas y nuestras desgracias. Cientos de episodios heroicos y masacres. Pensemos quiénes han ganado y cómo han obrado despreciando esa misma institucionalidad que enarbolan después para destituir y debilitar a mandatarixs comprometidos con sus pueblos, que aunque parezcan débiles, empuñan sus convicciones y se ponen de pie. Que dan la vida como Salvador Allende en el Chile que todavía ahora, tiene admiradorxs de su verdugo. Que son reelectos por abrumadora mayoría cuando se someten a las elecciones que dicen los medios de comunicación hostiles, que no existen, como Chávez. Que tienen que soportar intentos de extorsión de dirigentes sindicales cegados por ambiciones personales en alianza con la mafia corporativa, desencajados ante la conducción impecable de una mujer.

Tengamos memoria.
Y que viva, siempre, el pueblo paraguayo.