domingo, 18 de marzo de 2012

La tozudez

Entre diciembre de 2007 y octubre de 2011 fueron procesados 802 represores y condenados 243 en 12 juicios por delitos de lesa humanidad.

La tozudez lo ha logrado, el persistir en la búsqueda del esclarecimiento de todas las dimensiones que tuvo el accionar del Estado terrorista que marcó a la sociedad argentina para siempre. La perseverancia de Madres, Familiares, Abuelas, luego, de H.I.J.O.S, superando los intentos de cerrar la etapa dejando todas las heridas abiertas y a todxs los cómplices civiles sin ser siquiera visibilizadxs.
La tozudez de quienes, sin estar en ninguna agrupación, procesaron por dentro que no podía digerirse la calamidad de la tortura, el robo de la identidad y la historia de bebés nacidos en cautiverio, y las versiones patéticas que procuraban revivir la teoría de los dos demonios. Tozudez que lxs hacía también resistir a su manera, manteniendo la indignación bien alta, marchando cada 24 de marzo, sosteniendo discusiones cotidianas o esgrimiendo la condena social.

Durante el tiempo que duró la impunidad muchxs víctimas y muchxs de lxs que no se dejaron anestesiar por el menemato , el culto al individualismo y al consumo, se fueron sin tener justicia, ni la de los tribunales, ni esa otra forma de justicia que reside en el reconocimiento a quienes padecieron lo intolerable.

Quienes quedaron vivxs para asistir al gesto inesperado – por la firmeza y la decisión desde la más alta responsabilidad de gobierno- de Néstor Kirchner, han podido ver sentados en el banquillo a los asesinos y torturadores, pero también a otras personas que contribuyeron o se beneficiaron con la máquina desaparecedora y la intimidación de la población. Han podido, en algunos casos, recuperar restos de los seres queridos, identificados por el Equipo de Antropología Forense, y hasta saber qué destino tuvieron. Y además, han sido acompañadxs por el reclamo social, en las puertas de los juzgados, en las calles.


Se ha reivindicado a esxs jóvenes, obrerxs, estudiantes, en su militancia y en su apuesta. Placas, baldosas, llevan los nombres y las marcas de lo sucedido con ellxs, para que salgan al encuentro en el espacio público. Muchxs abuelxs han vuelto a abrazar nietxs y siguen buscando. Más de cuatrocientas personas no conocen todavía quiénes son, y a pesar de que las viejas acusan recibo del paso del tiempo y de sus desgracias, un amor inmenso y que rebasa la búsqueda particular – porque es la búsqueda de un colectivo- las sostiene aún, con los brazos abiertos.

Desde 2003 se ha procedido, y esto es lo polémico, - puesto que suscita guerras discursivas acerca de la posibilidad de “apropiación” de la reivindicación de los derechos humanos por parte de un gobierno- , a establecer el vínculo entre los brazos ejecutores y los sectores que animaron esa represión. La principal corporación mediática argentina, capitanes de la industria como Loma Negra, detrás de la expoliación de bienes del Estado, secuestros extorsivos de empresarios, pactos de sindicación y de silencio. Reforzada la alianza oligárquica en democracia con el menemato, las posiciones fuertes estaban aseguradas en medio de los gobiernos sucesivos, del color partidario que fuese.
Pero, de pronto, algo nuevo comenzó con el kirchnerismo. Y volvió la política a concebirse y a ejercerse como herramienta transformadora. Abrió un espacio en el cual la potencia creativa de nuevas articulaciones, nuevas prácticas, nuevas maneras de participar pudieron pujar en la relación de fuerzas histórica que favorecía a los cómplices de ese Proceso iniciado desde 1976, y que se remontaba en parte a mucho antes, catalizando la lucha armada.

Nuevas identidades en pugna; nuevos relatos – varios!- que se discuten; nuevas herramientas para que más y más ciudadanxs efectivicemos esos derechos de los que hablan las leyes pero que no son interpelados, por una distancia material, económica, cultural, simbólica.

Hitos: los juicios por delitos de lesa humanidad y el informe Papel Prensa, la Verdad; el trabajo genuino y la jubilación de las amas de casa, el incremento sostenido de los haberes jubilatorios, la apuesta al desarrollo y a la investigación científica; la antena de televisión digital y la programación de excelencia de los canales Encuentro y Paka Paka; la incipiente, débil aún pero novísima perspectiva de género en las políticas públicas; el fortalecimiento de un bloque económico y político regional de naciones sudamericanas, la diplomacia aguda y firme en relación al tema Malvinas; los programas propuestos para combatir la violencia de género, la trata de personas, las legislaciones de avanzada y la pelea constante para cambiar un paradigma de las fuerzas de seguridad.

Sufrimos la persistencia de concepciones fundamentalistas en un estado laico y en la representación parlamentaria, obturando un debate urgente sobre la interrupción del embarazo, reeditando lo vivido con la ley de matrimonio igualitario.
Todo en medio de una cantinela sistemática de los medios de comunicación cómplices de la Dictadura cívico militar, que controlan aún la formación de la opinión pública porque se quedaron con los pequeños medios de competidores debilitados precisamente, por el monopolio del papel de diario y de la vergonzante asignación de licencias de radio y televisión.Aún así, aún así, se ratificó en las urnas una continuidad a este modelo con un 54 % de votos.

Hay muchísimo por criticar y por exigir, sin dudas. Porque el kirchnerismo se puede hacer cargo, y precisamente por eso gobierna. El resto de las expresiones partidariomediáticas, apuesta a maniobras destituyentes. Algunas expresiones constituyen una ofensa a los ex combatientes de Malvinas, comparándolas con Cancún, que para alguna periodista, sí es un lugar por el cual valdría la pena luchar o reclamar…!!!! Lo realmente delicado es la falta de comprensión de este proceso develado por actitudes provientes desde dentro de lo que el kirchnerismo supo articular en estos años.

Memoria y atención. No por un gobierno, sino por una manera de vivir que deseamos. Donde no se produzcan intimidaciones sociales como la desaparición de Julio López, el crimen de Silvia Suppo o el extrañísimo robo, golpiza y amenaza de muerte a la Madre de Plaza de Mayo Nora Centeno hace unos días en La Plata, justo cuando es citado Videla a declarar en los juicios del denominado Circuito Camps. Ella sabe que no fue un mero robo. El asunto es, ¿quiénes intimidan ahora?

Tozudxs. Por principios y convicciones. Como lo fuera Néstor Kirchner, como lo somos muchísimxs personas, esas que persisten en cambiar los escenarios de injusticia y cambiarse las vidas en la empresa.