jueves, 4 de mayo de 2017

Impunidad y violencia de género


La noticia del otorgamiento del beneficio del 2x1 por parte de la Corte es un indulto encubierto a genocidas condenados gracias a la lucha popular y sobre todo de los orgnaismos de derechos humanos, en especial, Madres, Abuelas y luego HIJOS, que se conformaron en tiempos de impunidad y apelaron al escrache para mantener la memoria y lograr la condena social de los responsables y la condena de los crímenes de lesa humanidad Ahora los socios de la dictadura cívico militar clerical como dice Taty Almeida y como lo documentara Emilio Mignone en su célebre “Iglesia y Dictadura”, que llegaron al gobierno con el voto popular en 2015, asestan un golpe tremendo a la democracia y a toda idea de institucionalidad. El control de la Corte mediante los jueces afines a Clarín representa un escándalo, cuyo indicio veníamos vislumbrando, desde la prisión injusta de Milagro Sala y la de otrxs presxs políticxs en Argentina.
No extraña que vivamos tanta violencia de género si no se ha realizado una profunda reflexión y reparación – en el sentido de la justicia pero también de disputar imaginarios culturales- si quienes violaron sistemáticamente a detenidas, les arrebataron a sus hijos después de obligarlas a parir maniatadas y tabicadas, entre insultos, después de torturarlas y reducirlas a cuerpo objeto, para después tirarlas vivas al mar desde un avión o fusilarlas, despedazarlas a balazos en enfrentamientos fraguados y ocultos por la prensa cómplice, pueden volver a sus casas sin haber pedido ni siquiera perdón ni haber aportado ningún dato sobre lo que hicieron con los cuerpos de lxs desaparecidxs o lxs niñxs apropiadxs.
Estamos ante un escenario muy difícil y creo que es necesario vincular directamente esta impunidad con la que protege a feminicidas hoy, y atender y cuidar la institucionalidad y la convivencia democrática esencial para poder tener derecho a la vida y a la libertad, a no ser constantemente violentadas. De nosotras depende, dejar pasar tamaños atropellos.
Un ejemplo clave, son Ellas, esas mujeres del pañuelo blanco.

NO perdonamos, NO olvidamos NO nos reconciliamos.