martes, 15 de noviembre de 2016

A propósito del Día Nacional de la Mentira

A un año del debate Scioli- Macri, se dice,  #15NDía Nacional de la Mentira.
Y no es exagerado. El debate televisivo, inflado, el show al que pretenden rebajar a la política, solamente concebible para los globalizadxs en los sets de la tv, se instaló, era "necesario" ...  ¿"Debatiendo por un sueño?'
En las calles y de modo novedoso, se registraba la campaña del cara a cara en defensa de un modelo de país, un diseño económico y de promoción de derechos que habían sido adquiridos y ampliados con una clara estretategia política y movilización popular. Excediendo estructuras, internas, errores de ámbitos diversos, hubo una campaña que hizo el pueblo en defensa propia ante el desmesurado poder corporativo.

Guionado, el candidato de Clarín y las corporaciones, jugando de local en el debate, hilvanó frases hechas, apelaciones personales a Scioli, "¿qué te han hecho Daniel...?" ante las afirmaciones del candidato del FPV que señalaba los contornos de un modelo de país frente a otro.

"Argentina Debate" se instaló como promotor del escenario - ay, esa consideración de las ongs independientes de intereses realmente da ternura sino fuera cómplice y dañina- para que los candidatos plantearan lo que harían de llegar a la Rosada. La web de A.D.A. ( Argentine Debate School) muestra entre sus sponsors al Estudio Beccar Varela, la Universidad Austral y la Universidad de Belgrano, a Unicef Argentina, a la Quilmes High School, a Lat Containers, a Rusticana criadero de semillas, a Southern Cross School, entre otros.

Conviene recordar lo que Néstor Kirchner no se cansaba de decir, "Mauricio, es Macri", aludiendo a la pertenencia del producto publicitario a una de las fortunas asociadas a la patria contratista de la dictadura cívico militar, engrosada con la fiesta menemista a costa del remate del estado, la injerencia en los poderes republicanos - Corte adicta-, la farandulización de la política, la desocupación y el hambre de millones de compatriotas. Ah! ¿recordamos el canon del Correo argentino? 
Aliado de lo más siniestro del poder concentrado que, hasta el año pasado, no había llegado a manejar los destinos del país sino a través de las botas, los aprietes y las tapas de los diarios tanto como de los servicios perversos de comunicadores a sueldo con vara moral discrecional.


La gestión macrista está ahora, empeñada en instalar el voto electrónico que ha sido fuertemente cuestionado por su vulnerabilidad ante manipulaciones y/o errores, hasta por la Jueza Ma. Servini de Cubría del fuero electoral. La mentira del debate es tan concreta y real como el cinismo con el cual el hijo de Franco Macri se desenvolvió en el set hace un año, intentando seducir al electorado que creía que se trataba de un cambio de personas, gestos, proporción de incluidxs - porque una clase media promovida y favorecida quería cerrar la puerta de la inclusión pensando que conservaría lo adquirido pese a la gestión k que tanto detestaba- y no de un modelo de país.

Con el paso de los meses, la realidad de recesión y de endeudamiento descomunal - superando al de los tiempos de la dictadura cívico militar y en un mundo imprevisible - y la torpeza de lxs funcionarixs hace cada vez más dificil sostener un discurso que elude las explicaciones con argumentos y se sostiene, en realidad, con una creciente e indisimulable represión y censura de opositorxs, además de gestos provocadores e incitadores de violencia, revanchismo ciego y xenofobia.

Por otro lado, la cacería mediática  y judicial no cesa, y parece recrudecerse dada la manera en que crece la imagen positiva de Cristina Fernández de Kirchner como eventual candidata en 2017, desde un apoyo que nunca perdió hasta el que va recogiendo en quienes recuerdan, más allá de los slogans y la guerra sucia mediática, cómo estaban en diciembre del año pasado y cómo se funden ahora. En medio de un desastre económico, financiero, diplomático - errores groseros y concesiones inmorales como el caso de la soberanía de Malvinas soslayada en los acuerdos con el Reino Unido, o el apoyo a Clinton con poco prudentes gestos previos a las elecciones en EEUU- once meses de gestión nos han devuelto el hambre de miles de personas en un país cuya riqueza y desarrollo en la década pasada, es indisimulable y ha sido reconocido a puertas cerradas, cuando ofrecen precisamente a los buitres y chacales de siempre el petróleo de YPF, la aerolínea de bandera, las tierras, la reserva de agua potable, el satélite ARSAT.

Si no fuera por el blindaje mediático que le ha permitido seguir burlándose de lo que implica el escándalo de los Panamá Papers, la seguidilla de empresas offshore en las que sigue apareciendo como responsable de al menos, el delito de evasión impositiva y lavado de dinero, la cantinela de la corrupción K no se sostendría. Y pocxs funcionarios pueden exhibir sus legajos libres de causas judiciales por distintos delitos.

¿Coherencia? Ah... "esa, te la debo". Sí en mentir y en burlarse de quienes, confiadxs en sus promesas de "pobreza cero", o "no van a perder derechos", emitieron su voto en favor de Mauricio (Macri).

Porque... le dirán Mauricio, pero es, fue y será siempre, Macri.
Conviene recordar, hasta diciembre de 2015, fueras K o no lo fueras, se vivía otra realidad.
La presidencia de Macri sorprende a ingenuxs que fragmentaron los cálculos y análisis que como ciudadanxs debemos hacer siempre. Para otrxs, es coherente con lo que decíamos quienes sosteníamos que lo que se jugaba en las elecciones presidenciales era un modelo exitoso de país o su ruina.
Mintiendo, Macri llegó a bailar en el balcón de la Rosada, para llevar a cabo un programa de gobierno inconfesable en la campaña. Ganó las elecciones mintiendo, y continúa mintiendo en la gestión. Pero ahora qeuda claro que no se trata de matices ni modales ni diferencias de perspectiva, nos trata de quién me convence más o menos, como si se tratara de un individuo, una cara sonriente, un gesto ensayado para la cámara. Dejemos eso para la tira de la novela que el candidato decía, nos perdíamos las mujeres de ver por las cadenas nacionales de CFK.
Está claro que al paso de la arrasadora marcha de este gobierno que desconoce las reglas más básicas institucionales y pretende confundir y mezclarlo todo en su retórica tramposa y sus medidas anticonstitucionales, la democracia misma es la que ha sido puesta en riesgo. Este gobierno subestima y se burla de la ciudadanía, tanto como le teme profundamente a esa historia de resistencia de su pueblo.