sábado, 12 de marzo de 2016

¿Qué pasó con Massar Ba?

Massar Ba, activista y uno de los más importantes de los referentes de la comunidad senegalesa en Argentina, apareció en la calle en la madrugada del lunes 7 de marzo gravemente herido. Falleció al día siguiente en el Hospital Ramos Mejía. Las autoridades no han tomado medidas para resolver el hecho. La Asociación de Senegaleses en Argentina se presentará como querellante con patrocinio del Ministerio Público de la Defensa para exigir la investigación correspondiente. La  Mesa de Cumplimiento efectivo de los DDHH de los Migrantes dijo a Cosecha Roja  que se está reuniendo con el equipo de la Procuradoría General, porque ni la comisaría 8va. de la Federal ni la  Fiscalía 7, a cargo de Justo Rovira tomaron medidas para el esclarecimiento de lo ocurrido con el activista desde que su cuerpo fue hallado en México y San José hace seis días con heridas y cortes que le provocaron la muerte. No hay testigos ni muchos elementos, pero sí cámaras de seguridad que podrían arrojar algún indicio, por ejemplo. La invisibilidad de este crimen inscripto en la violencia institucional y el racismo nos interpela como sociedad a todxs, porque la comunidad senegalesa se viene manifestando contra la persecución policial y la discriminación, y la muerte de un activista de derechos humanos de los migrantes en este contexto, es significativa. Como la indiferencia social.

Massar Ba fue director de la Casa de África en la Argentina. Siempre defendió a sus compatriotas al llegar al país - como él durante la década de los 90-  y les  ayudaba a encontrar un sitio donde quedarse. Integró varias organizaciones. Se enfrentó varias veces con la Policía Metropolitana por defender a los vendedores ambulantes.Hace poco, había sido desalojado por personal policial de una vivienda colectiva que duplicó el precio del aquiler y casi no le dejaron retirar sus cosas.  La muerte de un activista antiracista en circunstancias extrañas - sospechan cómo llegó su cuerpo a la esquina de México y San José, entre otras cosas- es un duro golpe a una comunidad que viene denunciando la persecución y la violencia policial. Carlos Álvarez,  referente y compañero en la Asociación Xangó dijo a Telam: "No descartamos ninguna hipótesis, trabajamos mucho en el último tiempo en la denuncia de la violencia institucional que la Policía Metropolitana emplea en la represión a los vendedores ambulantes".

 El comunicado de la agrupación Xangó fechado el miércoles 9, expresó:
"Con profunda consternación la Agrupación Afro Xango expresa su pesar por la muerte del activista senegales Massar Ba y reclamamos se lleve a cabo una profunda investigación para que se determine las circunstancias que provocaron su muerte y se identifique y condene a los culpables" 
Y además: "El brutal ataque que provocó la muerte de este gran luchador pone una vez más a nuestra comunidad afro de luto. Massar Ba venía batallando por la inclusión de la comunidad senegalesa, la difusión de su cultura, la defensa de los derechos de los migrantes y contra toda forma de discriminación, racismo, violencia institucional y malos tratos que venían sufrían nuestros hermanos y hermanas de la comunidad senegalesa, en la Argentina.
Desde la Agrupación Afro Xango, con quien Massar – durante este último tiempo – venía trabajando de forma articulada en la promoción y defensa de los derechos humanos de la comunidad senegalesa en Argentina, queremos conocer las causas y motivos de su muerte y exigimos una profunda investigación que permita el castigo a los culpables de tan terrible hecho.
Enviamos un fuerte abrazo a su familia y a la comunidad senegalesa. Estaremos siguiendo los avances de la investigación.
Luchemos por verdad, justicia y castigo a los culpables.
Massar Ba Presente!"


Se estima que la comunidad senegalesa en nuestro país asciende a 10.000 personas, quienes en su mayoría se ganan la vida con la venta ambulante; en Buenos Aires los vemos en los barrios de Retiro, Once y Constitución. Comenzaron a llegar en los años 90 pero se incrementó el flujo inmigratorio desde 2004. Suelen sufrir ataques racistas y vulneración de sus derechos. Muchos vuelven al poco tiempo a su país.
La preocupación de la Asociación de Residentes Senegaleses y de las organizaciones de derechos humanos de los migrantes es clara porque el crimen de Massar Ba se enmarca en el contexto de la violencia institucional y el racismo.
La desidia en la investigación - o la falta de ella- recrudece el panorama, además de ser inadmisible. El aumento de la violencia institucional contra los senegaleses y la muerte de Massar Ba están profundamente ligadas.
 Ante el silencio y el olvido cómplices de la violencia institucional y el racismo,   exijamos todxs el esclarecimiento del crimen y el castigo a los responsables.

Se impone además una última reflexión como argentinxs. Pensemos como sociedad muy bien antes de afirmar apresuradamente que en Argentina no hay racismo si la visibilidad afrodescendiente es todavía una lucha cotidiana. Las élites dominantes que se impusieron al proyecto revolucionario de Belgrano, Moreno y San Martín, las de la Guerra de la Triple Infamia, las que financiaron la campaña genocida al "desierto" instalaron con éxito el mito de la "nación blanca". Invisibilizar la violencia racista y xenófoba se vincula con otros silencios cómplices que facilitaron crímenes de lesa humanidad durante el pasado reciente. A días del 40mo. aniversario del último golpe de estado terrorista, el crimen de Massar Ba tampoco nos puede ser indiferente.