miércoles, 19 de junio de 2013

El revés es para nosotrxs

Los jefes opositores mediáticos gustan titular "duro revés para el gobierno" en alusión al fallo de la Corte que resiste y niega la elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura, entre otros artículos del proyecto de reforma del Poder Judidial, que fuera, no es redundante decirlo, aprobado por nuestros representantes en el Congreso.
Cancelaron una elección.

El revés es para el pueblo que gobierna a través de sus representantes... menos al Poder Judicial, aspecto que la corporación se encarga de disfrazar permanentemente y que denuncian lxs críticos que integran el movimiento "Justicia Legítima" que salieron de los palacios ceramoniosos y del lenguaje críptico para dar el debate con la opinión pública.

La discusión interna y pública acerca del funcionamiento y la aristocracia de este poder es un hecho social innegable que no podrá detenerse.

El disidente fue el Dr. Raúl Zaffaroni, por supuesto. No todo está podrido ni perdido.

El Dr. Alejandro Alagia, coautor de muchos trabajos con el Dr. Zaffaroni - autor de un excelente artículo publicado hoy en Página 12 - y referente del sector democrático del Poder Judicial que hoy discute abiertemente lo que era "intocable", fue invitado al programa radial REMOLINOS. TIEMPO DE MUJERES, el pasado 3 de junio para compartir los argumentos a favor de la democratización del Poder Judicial. Ya se han publicando en este blog algunos tramos de la conversación con el Fiscal General y titular del Departamento de Derecho Penal de la Universidad de Buenos Aires. En este caso, se destaca lo que Alagia dijo acerca de la "constitucionalidad" o "inconstitucionalidad" de la elección popular de los miembros del Consejo de la MAgistratura, y porqué se trata del ejercicio de un derecho político que todxs tenemos:


"El lenguaje de lo punitivo, de la ley, del derecho civil es complejo, poroso, y en contiendas de interpretación se ponen en juego principios filosóficos, políticos, “el interés general”, “el bienestar común” o el interés privado o el individualismo, hubo corrientes del derecho que intentaron hacer un lenguaje puro, sin contaminación de datos sociales pero no se pudo, el derecho como algo intangible, no es posible! Y está bien, es un límite que nos pone la realidad. Es impensable a ley como un instrumento puro sino como un instrumento del hombre por mejorar su vida ya que de por sí es complicada, si esas leyes regulan procesos sociales y políticos, es mejor que en el proceso de construcción de la ley, en la interpretación de la ley y en la elección de aquellxs que interpretan ley participen la mayor cantidad de población. Porque además de ser un derecho político, la oposición a la reforma (constitucional) del 94 se olvida que se incorporó por primera vez; no estaba en la Constitución de 1853 porque en esa época no había elecciones democráticas y universales, había “más república y menos democracia”…

El ideal republicano es un concepto de oposición frente a la idea monárquica. Frente a la nobleza y la la monarquía, una burguesía que en el ejercicio del poder se divide en competencias. Para que la figura que asume el poder no sea la misma para legislar, gobernar, juzgar. Esto debe ser tenido en cuenta, pero mucho más importante es la participación, la voluntad popular, la participación de la población en el gobierno, esto que se incorporó en la Constitución de 1994 como consecuencia de la constitución y de establecen todos los pactos internacionales: el derecho de la población a gobernar todos los poderes.

El Judicial es parte del gobierno, por lo tanto cualquier interpretación de la ley que quiera hacerse debe asegurar la realización de este derecho que es mucho más importante que cualquiera de las dudas sobre la interpretación del artículo 114, el artículo con el que machaca la oposición alegando que es inconstitucional, el de la elección de Consejeros. Toda la reforma debe articularse sobre estos principios, que son muy importantes: hay que defenderlos, porque son grandes conquistas. Lleva mucho tiempo convertir una demanda política y social, como las ocho horas de trabajo, el voto de la mujer, ¡no hay que regalar nada! Esos derechos están y hay que llenarlos de contenido, y esta es una oportunidad.

Los ritos y las posturas acartonadas tienen que ver con la inseguridad acerca del contenido de la ley. Si la ley fuera más clara no habría necesidad de tanto simbolismo alrededor, y a veces, hasta simbolismo sacrificial… Los cargos son vitalicios! Los cargos judiciales son de por vida! La tradición judicial es muy conservadora, desde el punto de vista jurídico, y desde el punto de vista social. Cuando entré a trabajar de pinche a tribunales me llamó la atención porque eran casi todos nombres de calles… todas las calles de Palermo Chico.

El Poder Judicial tiene un graves problemas institucionales, problemas de ley y problemas de composición social, y en cuanto a lxs Procuradores Generales, por primera vez en toda la historia preside una mujer! Que podría tener una posición conservadora. Es una mujer y está produciendo las transformaciones más importantes en décadas."