viernes, 5 de abril de 2013

Frente al desastre: política, solidaridad, organización

Un pequeño aporte, con el respeto al dolor y a la pérdida insalvable de vidas humanas, desde mi lugar seco y confortable.
Condolida y a la vez, pensando porque se impone reflexionar, sobre todo en momentos como éste.
Estuve solamente sin luz y sin agua. Y menos de dos días. No perdí nada material. Y tardé horas en dimensionar lo ocurrido, que dañó mucho a pocas cuadras de mi casa, donde las casas se inundaron, los vehículos flotaban...

Mientras aquí pasaba lo peor, se desató la feroz lluvia en La Plata, en lugares que conozco bastante, pateé esa periferia de Ringuelet y Gonnet haciendo un periódico hace muchos años.

Miserias y grandezas de la gente se suceden en situaciones como ésta. Y no por conmocionante dejan lxs carroñerxs de hacer lo suyo.

Para lxs amantes de la antipolítica, no se engañen, que la clase de dirigencia que tenemos tiene mucho que ver con los claroscuros de nuestra sociedad.

Cristina visitando la zona y haciendo lo que sabe hacer.

El gabinete porteño... de viaje. Parece que el 2 de abril no le importaba mucho.
Hasta Clarín publicó que tuvo que llamarlo Vidal tres veces para que volviera el hijo de Franco. Y al hacer declaraciones, lo mismo de siempre, otro tiene la culpa: el agua que viene del conurbano, la obra que no se hizo porque (el gobierno nacional) impiden,o bien que lo que se hizo - en la gestión precedente- es signo de que están trabajando, ay!¡tanto que se agotan por lo cual las temporadas fuera del país constituyen el merecido descanso de tamaños servidores públicos!

La Metropolitana estana haciendo controles vehiculares cuando todavía las personas intentaban recuperar sus cosas y se quedaban a oscuras, en sus casas, velando por sus pertenencias. Parece que esta vez no tenía la velocidad ni la energía que emplearon el 24 de marzo para quitar los carteles que hablaban de los socios de la dictadura.


La bajeza de muchos medios que dicen hacer periodismo, ni siquiera se rescató ante la magnitud de lo acontecido.

Mientras lacras de toda laya intentan ganar algo, azuzando lo reactivo y la mirada corta e individualista, menemista, la que odia la redistribución desde la política, la solidaridad espontánea de las personas dolorida por el dolor ajeno y el desamparo les tapa la boca. Y la solidaridad organizada desde las entidades no gubernamentales pero también desde las organizaciones políticas demuestra la esterilidad de la industria del desánimo.

Como lo desarrollan muy bien otrxs y como lo digo cada tanto en este blog, en mi ciudad porteña la indolencia y la ineficiencia – lo dijo la mismísima Beatriz Sarlo-, el incremento constante de la basura, la poda indiscriminada, los negociados en las obras públicas sin lógica que se han hecho, la subejecución presupuestaria y la caradurez de funcionarixs que no se hacen cargo de sus responsabilidades han sido una constante, desde que Macri es Jefe de Gobierno. El voto gorila y la protección mediática le garantizaron la continuidad en el saqueo de lo estatal en beneficio de unos pocos. Víctimas de sus propias políticas adhirieron a su proyecto desideologizado y antipolítico, cuando solamente la política, el proyecto explícito de redistribución puede cambiar el paisaje en el cual persisten como destinatarias del clientelismo, la transa y el desprecio.

Hace falta más organización. Hace falta que lxs que hemos votado para administrar nuestros impuestos y también para proyectar el cómo transitamos la convivencia, cómo eliminamos las dificultades en lo económico, en lo cultural, cómo nos relacionamos con el mundo, cómo cuidamos nuestros recursos, cómo educamos en el respeto y la solidaridad, accionemos en lo que nos corresponde accionar.
Pensar también es actuar, por cierto.

En estos momentos me enorgullece ver que una facultad pública se constituye en refugio y en centro de recepción de donaciones; me da bronca que lxs viejxs hayan sido las principales víctimas de las inundaciones, sin llegar a ser rescatadxs y viviendo solxs. Es cierto que un fenómenos meteorológico puede ser inédito, catástrofes hay diariamente en todas partes del mundo, en países desarrollados y en países pobres; el problema es la capacidad de articular respuestas acordes a las crisis, la idoneidad de quienes tienen que dar instrucciones y destinar recursos, y las prácticas de lxs ciudadanxs, donde es fundamental poder tener perspectiva de conjunto, abarcadora, inclusiva.

A las permanentes tareas de desinformación que confunden las responsabilidades – lo que corresponde al gobierno nacional y al provincial o municipal- y a la genuina desesperación de las personas que sufren desde antes de las lluvias y lo han perdido todo, los gestos de grandeza ética y de quienes caminan las calles a pesar de los insultos para reconstituir, para remediar, para aliviar, son la mejor respuesta y aprendizaje.


La Presidenta se hace cargo, como sabe hacerlo. La seriedad de apuntar a las coincidencias y salvar las diferencias indisimulables entre la gestión de Scioli, la macrista y la del gobierno nacional para resolver la respuesta de lo público insustituible frente a la necesidad y a la urgencia de una situación como la presente, es lo que cuenta.

Las lacras carroñeras seguirán desmintiendo la acción y la solidaridad, la buena leche, la organización, la política. Periodismo basura. Intereses bajos, tan bajos como esos lodazales que demonizan a la juventud que milita, que insultan sin jamás argumentar de manera valedera – y no porque no haya por dónde criticar- principalmente porque es muy poco, es nada lo que les importa el sufrimiento popular.

Están chapoteando en el barro de su miserabilidad humana, un barro que huele mucho peor y es mucho más dañino al barro ese en el cual, mientras escribo esto, tantxs compatriotas dan la lección de la generosidad, de la fortaleza, de la perseverancia y del cuidado de lxs otrxs.