jueves, 17 de septiembre de 2015

Del tucumanazo al golpe judicial en Tucumán: lo inadmisible para todxs lxs argentinxs




No es Tucumán, es el país, es la región. El intento destituyente no es contra un partido, es contra la democracia por la cual tanto tuvimos que luchar. Que ningún ingenuo se alegre.  Ellos, los golpistas, vienen “por todo” lo que hemos construido desde 1983, y por el futuro de nuestrxs hijxs.

La movilización del lunes 16 congregó a 70.000 personas, y constituyó la más grande desde 1983, festejando los resultados del escrutinio final que otorgó a Manzur más del 11 por ciento de los votos sobre la formula de Acuerdo por el Bicentenario.

Anoche, la decision de la Cámara tucumana que anuló las elecciones impactó por su burdo y grosero desprecio a las más elementales reglas de juego democrático. En un comunicado el Gobierno de tucumano anunció que no dejará firme la sentencia de la Sala I de la Cámara Contencioso Administrativa que dictaminó la anulación de las realizadas y el llamado a nuevas elecciones. “El Estado interpondrá recurso de casación, considerando que el fallo atenta contra el sistema democrático de gobierno, ignora la voluntad del pueblo y genera un estado de incertidumbre y anarquía. Un verdadero golpe de estado judicial” afirmó el ejecutivo provincial.

Una Cámara a la cual no corresponde ni le compete ni dictaminar acerca de elecciones, se convierte en sediciosa. Tras el recuento definitivo – ya se había judicializado el proceso por las denuncias de la oposición que había perdido-  el cual determinó la clara victoria del candidato del FPV, este acto  golpista e ilegítimo es no solo para lxs tucumanxs sino para todxs lxs argentinxs, inadmisible.
¡Esta Cámara quemó las urnas! 

¿El desenlace dependerá de una Corte Suprema cuya situación es por demás irregular gracias a la negativa de la oposición a considerar el nombramiento de lxs vacantes lo cual se agrava con la salida de Fayt a partir del 11 de diciembre? Ahora mismo, coinciden el ex integrante de la CSJ Raúl Zaffaroni y el constitucionalista Eduardo Barcesat, la situación de la Suprema Corte  reviste “gravedad institucional”. La irrespondabilidad de la oposición en este sentido, es también escandalosa e inadmissible.

Ricardo Tasquer señala en su blog “Los Huevos y las Ideas” que Tucumán es la plataforma desde la cual se intenta instalar la idea de fraude a nivel nacional. Y que:  "Lo que acaba de hacer la mencionada Cámara no puede calificarse sino como un golpe institucional. Sienta, además, un precedente peligrosísimo para nuestra democracia: basta denunciar fraude antes de los comicios, tener medios que lo repliquen, políticos kamikazes que hagan luego presentaciones judiciales y algún sector del Poder Judicial que las avale para cargarse el sistema. El mensaje de la oposición toda es “una persona un voto" vale únicamente si esa persona me vota a mí."

Es evidente que la lucha por la democratización del Poder Judicial no era una lucha más, sino tal vez, la más estratégica en este contexto en el cual a las derechas y a los troskogorilismos que le hacen el juego, se han entrenado en los golpes blandos porque pierden en las urnas.

Que los dirigentes y vocerxs corporativos no hablen más de institucionalidad, ni de república – un fuero contencioso administrativo no puede dictaminar acerca de las elecciones como tampoco un amparo en un juzgado provincial podia, con legitimidad, paralizar una ley nacional aprobada en el Congreso por amplia mayoría, como sucedió con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual- ni tampoco de corrupción!!!

El cinismo más descarado solo puede ser enfrentado con una firme movilización de todxs, kirchneristas o no, todxs lxs que recordemos cuánta muerte, cuánta infamia, cuánta miseria y dolor hemos sufrido con la pérdida de la democracia y la sujeción de los gobernantes a los que nunca dan la cara, a los que no se someten a elecciones, a los que nunca dan cuenta de sus fortunas y del origen de las mismas,  como tampoco de sus vínculos con la Embajada de EEUU.

Esos poderes capaces de seguir operando a como de lugar, pretenden en última instancia, derribar la experiencia política más novedosa en el mundo, la integración de la región. Porque desde hace poco más de diez años se emprendió un camino disidente respecto del capitalismo globalizado que victimiza a la mayor parte de la humanidad. Y no hay que ser muy experto para analizar cómo, ahora mismo, los países centrales sienten el tembladeral de su falsa institucionalidad democrática. Hemos visto a griegxs y españolxs experimentar nuestras crisis y movilizaciones qque aquí eran parte de un paisaje habitual, hasta la confluencia de líderes como Chavez, Lula, Evo Morales y Néstor Kirchner y ese NO al ALCA que torció los  pasos. Y cuyos legados han sido refrendados con el voto popular pese a las continuas campañás desestabilizadoras de los medios de comunicación y aliados del mundo financiero, las nuevas “botas” opresivas que conocimos desde siempre. 

Por otra parte, resulta que ahora, en ese “mundo” que se autopresenta como el modelo para nosotros, las vidas que valen son cada vez más escasas y las matanzas - a distancia y televisadas en Medio Oriente o por goteo en el Mediterráneo – son un espectáculo más para consumir.

Que nadie se engañe: pierden las elecciones y se aprestan a terminar con la democracia en Argentina, en la región, y en el mundo entero.