sábado, 5 de julio de 2014

Vamos vamos...!

...Y sí, nos puede la emoción, el sueño, el ver jugar al fúltbol que es tan lindo por popular, a pesar de tanto negocio mundial.
Gracias a un programa de CDA (Contenidos Digitales Argentinos) sobre la historia del fútbol, supe que antes de los campeonatos mundiales ya los equipos latinoamericanos eran celebraods en el mundo... y unas fotos increíbles, de jugadores que hoy se verían rechonchos fueron campeones en repetidas oportunidades.
El mítico Alumni se fundó casi cuarenta años después de que Thomas Hogg organizara un un 20 de junio de 1867, el primer partido de fútbol en Argentina.Porque ese deporte vino de Inglaterra, como los capitales y los gerrocarriles. Como deporte popular, prendió en Argetnina y en Uruguay como un fuego que no se extinguiría nunca... que se juega en todas partes.
Por eso ha sido utilizado también para gestas heroicas o tenebrosas cortinas de humo. Pero como no se puede controlarlo todo, gracias a la presencia de la prensa internacional en el 78 las imágenes de las Madres de Plaza de Mayo dieron la vuelta al mundo, lo que fue importantísimo - no había internet y la censura era férrea- así pasó también que jugadores holandeses se negaron a participar por las graves violaciones a los derechos humanos que la Junta cometía, y que desmentía. "los argentinos somos derechos y humanos" era la calcomanía de esa época... Perversión de la fórmula de los ddhh que finalmente tras tantos años, hoy es un piso para cualquier proyecto político viable... En el 79, hasta en los campos de concentración se llegó a dar la situación de comaprtir, torturadores y asesinos junto con algunxs prisionerxs - muchos de los cuales no sobrevivirían por el mismo mecanismo enloquecedor/enloquecido del poder represivo- el partido de la final entre Argentina y Holanda.Hoy Messi y los jugadores del seleccionado nacional se suman a la búsqueda de lxs nietxs apropiadxs entonces, y es un honor filmar un spot con Abuelas.
Quienes somos de la era de Maradona, sabemos cuánto trnascurrió entre el Mundial Juvenil del 79 en Japón, con esos partidos que aquí se veían a las cuatro de la mañána... y lo que después fue el enfrentamiento del Diego, del 10, con el poder del negocio multimillonario del deporte ya a escala grosera. Yo soy de la opinión de la desmesura de las ganancias y la manipulación que ensucia la maravilla del deporte popular. Diego recordó hace unas horas nada más, que un partido inolvidable para él fue el que se le ganó a Inglaterra, por lo que teníamos tan fresco, por los chicos de Malvinas.
Como un péndulo, las relaciones de fuerza cambian... y las hegemonías pueden debilitarse. Un Mundial en Sudamérica como el que estamos viviendo se enmarca en un contexto complejo de disputa entre los que antes éramos paisitos del tercermundo,bien parados frente al poder financiero mediático militar tramposo y todopoderoso - al menos en apariencia y bravuconadas- y parece mentira. Yan inesperado y real como lo de Brasil 2014, cuando estamos aplaudiendo el desempeño no sólo de nuestro equipo sino de un puñado de equipos que derrotan o venden cara la derrota a países que lo tienen todo, los mejores cracks, los campeonatos más rutilantes, la tradición de ganar. Son además, los países cuyos clubes compran a las estrellas apenas asoman su talento al mercado. Una sorpresa conmovedora ese panorama de las selecciones latinoamericanas y caribeñas que nadie esperaba tan dignas.
Mientras nuestro país, no un gobierno, sino un país, que se animó con otros a renegociar su deduda, a pagar para zafarse de la bota que asfixiaba, y digo bota cuando son banqueros y lobbistas - en acuerdo estratégico pero natural por historia de despojo compartida con algunos otros osados países hermanos-, país que ha crecido y ha demostrado que otras políticas son viables y exitosas, mide su fuerza contra lo que parecía invencible, y cosecha la adhesión de tantos otros países, organismos, y poblaciones que han sufrido las consecuencias del endeudamiento sistemático, ese país sigue afrontando la más canalla campaña sucia de desprestigio desde adentro de sus fronteras. Es una campaña artera y dañiña que no duda en arriesgar hasta la soberanía y contribuir al desquicio de la ya desquiciada economía mundial, como si pudiera haber ganadores. La cuestión es global, como el capitalismo contemporáneo. Lo que suceda con los fondos buitre, lo que suceda con los bloques regionales cambiará la historia de generaciones. No parece tan letal como las bombas nucleares de la guerra fría, no?
Dignidad y amenazas. Y está resistiendo y moviendo la pelota nuestro país. Y digo país: la tenaza de los fondos buitre y de la pretensión de torcer las reglas del juego a partir de la maniobra de un juez norteamericano y esos fondos sin bandera ni escrúpulos es suicida para todo el planeta, hasta para quienes se ilusionan con suceder a una gestión.
Por eso digo el país, porque la campaña anti argentina - ésta lo es, a diferencia de lo que decían los militares genocidas cuyas mentiras y crímenes se han caído- es la campaña contra el primr intento de integración regional exitoso que desde hace más de diez años ha sido boicoteado y amenazado, debilitado por la muerte de Chávez y de Néstor, pero en su perseverancia a pesar de todo, resulta peligroso y por eso se lo bombardea desde las pantallas antes que desde los tanques.
Es hermoso vibrar con un partido y con un resultado, es hermoso alentar con todo el celeste y blanco disponible, y saber que la mejor calidad de transmisión es grstuita para compatriotas que además, desde hace un tiempo tienen la experiencia primera de la llegada del estado y sus políticas públicas para trasformar su presente y su futuro. Y es conmovedor que la Patria Grande no sea un proyecto sino una realidad rescatada y renovada, nuestro futuro, nuestra pasión.
Aunque nos cantemos en rivalidad con Brasil, nos emocionaremos si al Mundial lo ganamos o lo gaba este Sur, un país de este sur que está enseñando al mundo una lección más compleja que la del futbol, pero tan entrañable como ese grito de gooooolll!!!! que conmueve los techos de los barrios tanto como el country, que agita la villa, la base Marambio, la sala de guardia, el pueblito perdido en el cerro donde llegó la señal digital. El grito de gol que compele al abrazo, el que le da alegría a los corazones de todxs, como si las diferencias se suspendieran o mejor, como si desde las diferencias naciera algo común, la dignidad que defendemos.Qué lindo el marco de este desafío para el desafío de la cancha y el de la vida, soñar porque es posible, aunque tanto hayan hecho para convencernos de lo contrario, que no se podía.