miércoles, 20 de abril de 2011

Otro testigo desaparecido

Elministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, pidió a la población que aporte datos que permitan dar con el paradero de Víctor Oscar Martínez, testigo de una causa por delitos de lesa humanidad denunciado como desaparecido desde el lunes último.
"Convocamos a las personas que puedan aportar información útil a dirigirse a la dependencia policial más cercana, o bien llamar a la línea gratuita del Ministerio de Seguridad de la Nación, que es el 0800-555-5065", afirmó Alak en una conferencia de prensa que ofreció esta tarde.
Alak, aclaró que el Gobierno "no descarta ninguna hipótesis", sobre la desaparición de Martínez, testigo clave en la causa en que se investiga la muerte del obispo de San Nicolás, Carlos Ponce de León, ocurrida en 1977 durante la última dictadura.
"No hay ninguna hipótesis, pero tampoco descartamos ninguna", afirmó el ministro, y expresó que se trata "de un hecho altamente preocupante", por lo cual el Gobierno está "a disposición tanto de la Justicia como de la familia" de Martínez.
El testigo salió de su casa, en el barrio porteño de Palermo el lunes a las 14 para realizar trámites personales y desde entonces se desconoce su paradero. Sus familiares denunciaron ayer su desaparición, y hoy la Justicia ordenó que se inicie una investigación para encontrarlo.
Alak señaló, además, que "todas las áreas competentes del Estado Nacional se encuentran trabajando y a plena disposición de la justicia para resolver de la manera más inmediata la situación".
Agregó el ministro que "Martínez no estaba incorporado a medidas de asistencia o seguridad de este Ministerio dado que no hubo requerimiento judicial alguno al respecto".Aclaró además que esa cartera no podía actuar de oficio porque tampoco Martínez hizo el pedido correspondiente.
Alak también mostró su sorpresa por "lo largo que fue el período de instrucción de la causa", e indicó que el juez de la misma, Carlos Villafuerte Russo "ya había sido recusado".(Telam)

Martínez,testigo del crimen del Obispo Ponce de León


Almomento del fraguado accidente,se cree que iba a presentar en la Nunciatura de Buenos Aires documentación que tenía que ver con el asesinato de los curas palotinos y a realizar presentaciones por ciudadanos desaparecidos a manos de grupos de tareas de la dictadura, en su área de jurisdicción diocesana, en el norte bonaerense y sur de Santa Fe.
Según organismos de derechos humanos, Ponce De León era considerado un "obispo rojo" en el norte del territorio bonaerense, ya había tenido enfrentamientos con militares de San Nicolás e incluso lo apodaban "monseñor ambulancia" porque solía recoger a heridos en enfrentamientos y atendía a familiares de desaparecidos.Martínez acompañaba al obispo ese 11 de julio de 1977.
En la investigación por la muerte de Ponce de León, el principal imputado es el ex teniente coronel Manuel Fernando Saint Amant, jefe de la represión en la zona, quien está en libertad pese a estar procesado en varias causas de desaparición forzada de personas durante la dictadura.
De acuerdo a la página www.elortiba.org, en la investigación del crimen del obispo, la Subsecretaria de DDHH de la Provincia de Buenos Aires -querellante en la causa- declaró a la prensa que Martínez contó que cuando viajaba por la ruta el auto volcó repentinamente y pudo ver cómo "un grupo de militares golpeaba con las culatas de sus fusiles al obispo, antes de oír la voz del coronel Saint Amant dar la orden para que lo remataran".
Incluso, Martínez habría salpicado a sectores de la Iglesia con esta muerte y habría señalado al Nuncio Pío Laghi como "cómplice" del crimen. "Ponce de León recibía de manera habitual a los familiares de jóvenes desaparecidos y le remitía esa información al Nuncio Apostólico Pío Laghi, que se la entregaba a su vez a Eduardo Emilio Massera", aseguró Sara Dorotier de Cobacho,quien tuvo acceso a la declaración de Martínez, ya que es querellante en la causa en representación de los sacerdotes Marcelo Sbaffo y Marcelo Domenech, la agrupación HIJOS de Rosario, Madres de San Nicolás y Rosario y familiares de Ponce de León.

No podremos tener democracia y justicia plenas con bolsones de impunidad judicial, clerical, ni en las fuerzas de seguridad.
Julio lópez, Silvia Suppo, ahora,¿Victor Martinez?
Nunca más!