lunes, 29 de septiembre de 2014

Violencia sexual y la dictadura en el Festival Mujeres en Foco

Todavía quedan muchas cosas por asumir, saber y pensar de nuestro pasado reciente.
La violencia sexual durante el terrorismo de Estado es una de esas cosas. Perturbadora y resistida,ha sido una parte central del disciplinamiento de una sociedad. Estrategia perversa del plan represivo. Si esa sociedad ignora o sigue resistiendo esta dimensión de lo que vivió durante ese período, si no se pregunta ¿para qué?¿qué lo permitió? ¿cómo se naturaliza esa violencia todavía? corre el riesgo - metiendo la cabeza como el avestruz para no ver ni oir ni elaborar- de repetir esas calamidades.
Siempre sucede algo con quienes ven el documental.

Como si se abrieran exclusas y los silencios, culpas, miedos, quedaran atrás al entender que no son violencias aisladas ni únicas.
Es necesario abrir, ampliar los marcos de escucha e intentar, contextualizando la militancia de las mujeres de los años 70, la amenaza que representó esa participación masiva y protagónica para una cultura represora y su poder instalado en el gobierno. Cómo se desafiaban mandatos tradicionales respecto a las mujeres; cómo esa participación inmensa y desbordante abría caminos de emancipación.
Ellas, las que ya no están y vuelven en el recuerdo de lxs testigxs. Ellas las que no se clausuraron en la cárcel del estigma y el prejuicio y están contando otra verdad. Ellas, todas ellas, las subversivas, resisten todavía. Se animan a contar lo que no se quiere escuchar, lo que no pueden explicar los asesinos y desaparecedores con sus argumentos de "guerra sucia". Ellas nos han precedido y sus huellas están. ¿Las podemos distinguir en su justa medida con tanta saña puesta en acción para borrarlas? Esos caminos que transitaron y la violencia de la reacción tienen que ver con un orden de género que subyace y sostiene un orden político de dispares relaciones de fuerza.
Una de las dificultades es despolitizar las relaciones entre las personas por su sexo, identidad genérica, deseo, modo de vivir los lazos afectivos y los proyectos de vida. La reacción barre con las diferencias y matices. Con los libros y las artes y las mujeres que no responden al ideal de ser la guardiana del hogar, obediente, sumisa, domesticada. Por eso perturba pensar que a través de la violencia sexual se las disciplinaba como mujeres.¿Podemos animarnos a plantear porqué?¿Para qué recurrir a la violación y al abuso de las detenidas en los CCD? ¿ Cómo se puede sostener todavía, en tiempos en que son juzgados los torturadores y desaparecedores dueños de la vida y la muerte de quienes quisieran, que hubo consentimiento de las víctimas para relcionarse con quienes deshumanizaban, robaban a sus hijxs, las mantenían en condiciones extremas, las asesinaban después, y a quienes dejaban ocn vida, las seguían controlando instalando difamaciones y sospechas?
¿No tendremos que rastrear la estigmatizacion de la guerrillera para entender el costo que pagan las mujeres desobedientes de mandatos ancestrales?
¿No hubo represalias para quienes fueron calificadas de brujas, insurgentas, desobedientes, a lo largo de la historia porque no se contentaron con los límites impuestos por una cultura machista?

Campo de batalla. Cuerpo de Mujer, en la senda de "Lesa Humanidad" presenta testimonios de mujeres sobrevivientes de la dictadura que hablan de la violencia sexual sistemática como un eje del terrorismo de estado destinado a "volver las cosas a su lugar". ¿Se trataba solamente de castigar un proyecto revolucionario? ¿O también castigar una revolución del lugar y rol de las mujeres?
No hay una sola mirada. Es duro adentrarse en esta complejidad. Pero es indispensable.
Las mujeres pagaron caro su irrupción en la vida política, el ser protagonistas. Ese aprendizaje y ejercicio de responsabilidades y esa capacidad para la organización colectiva siendo también esposas, madres diferentes. Ese ensayo era intolerable para la concepción tradicional de mera esposa-madre. El castigo era un mensaje para todas, a través de la violencia sexual que tan particularmente afecta y daña a cualquier persona en su identidad personal, en lo más íntimo, que condiciona sus relaciones humanas, con las huellas indelebles, tan diferentes de cualquier otra tortura.

Hoy tenemos impresionantes modificaciones de costumbres pero las mujeres seguimos pagando un precio desmedido por desafiar el cerco construido por modelos de matrimonio, la creencia en una supuesta exclusividad del instinto para el cuidado, todo lo que termina circunscribiendo el lugar pasivo y subordinado destinado para nosotras.
Los testimonios de las sobrevivientes nos dan mucho para pensar acerca de las desigualdades y las atrocidades como los feminicidios o la trata de personas que hoy en día también pueden ser naturalizadas, volverse parte del paisaje, como si no pudieran evitarse. Naturalizando eso personal que nunca ha dejado de estar involucrado con eso que se llama lo político y que es mucho más ampli o de lo que queremos reconocer.


Campo de batalla. Cuerpo de Mujer es un documental que propone otra mirada sobre la dictadura y la violencia sexual.Realización de Fernando Álvarez, con entrevistas e investigación de Lizel Tornay y Victoria Álvarez. En el marco del festival "Mujeres en Foco" se exhibirá en el Espacio INCAA, este lunes 29 a las 18 hs, Cine GAUMONT, Av. Rivadavia 1635, CABA



jueves, 18 de septiembre de 2014

Inseguridad(es)

Imaginemos una bolsa con la etiqueta "inseguridad" con la que se machaca y se insiste y se distrae, en un aprovechamiento sin escrúpulos y sin anestesia, del dolor y el sufrimiento de víctimas, familiares, mecanismo bien aceitado y absolutamente redituable para los medios de comunicación y cierta calaña de políticos.
¿Qué entraría en esa bolsa como para delinear el problema, que según tantas opiniones dudosamente calificadas, y digo estos por aquellxs que en vez de argumentos, caracterizan el problema y las posibles soluaciones en base a frases hechas y a un profundo desconocimiento de las leyes, de la composición de la población carcelaria. de la situación en las calles,de los abusos de lxs uniformadxs, de la discrecionalidad de la justicia y de la exclusión de miles de compatriotas a servicios básicos: desde poder tener un abogado, o según donde vivas, a que intervengan las fuerzas de seguridad como deben hacerlo, sin dejar "que se maten" o sin que te bajen a tiros para preguntar después..?
Ese fascismo líquido, viscoso, se emparenta con los años de impunidad que esta democracia soportó.
La clase dirigente más corrupta que además dejó fuera del trabajo, de la escuela, del hospital, de un proyecto vital viable a millones de argentinxs mientras celebraba mezclando pizza y champagne, dejó en libertad a torturadores, assesinos, desaparecedores.
Esa clase dirigente que entretenía al público desde las tapas de Caras a muchxs que hoy se rasgan las vestiduras por la inseguridad, fue la que encubrió el atentado a la AMIA y a la Embajada de Israel, el estallido de Río Tercero, y hasta la dudosa muerte del hijo de un presidente.
Si enumeramos los jalones vergonzosos de esa época no terminamos más.
Simplemente apelo a la memoria completita, como dice Estela de Carlotto.
Yo me preguntaría por la inseguridad de Julio López, testigo clave para sentenciar a Etchecolatz el comisario que durante la dictadura disponía de la vida y de la muerte de miles de personas, cuyos persistentes vínculos con la policía de la Provincia de Buenos Aires sobrevuelan, desde la fragilidad de la protección a López, o en la investigación de su segunda desaparición.
La inseguridad de Silvia Suppo, otra testigo clave en los juicios de lesa humanidad, que relató la violencia sexual padecida y cuya muerte, en un asalto en Rafaela, con una saña elocuente, le impidió volver a atestiguar en otra causa contra represores aún en libertad santafesinos, y que no ha sido esclarecido todavía.
La inseguridad que padeció Kevin, un chiquito en el Barrio Zavaleta, el año pasado, en uno de esos lugares donde hasta lxs vecinxs se han echado al hombro la tarea que le corresponde al Estado, para que intervengan para proteger a la ciudadanía que vive en las villas y trabaja, va a la escuela, y tiene todos los derechos a ser amparados de delincuentes y narcotraficantes que viven en todo tipo de barriadas.
La fragilidad de los centenares de mujeres que han muerto a manos de esposos, ex esposos, novios y amantes violentos sin que se haya tomado en cuenta sus pedidos de auxilio concretados en denuncias ante la justicia o en comisarías.
La inseguridad de lxs niñxs a quienes vinculan luego con el matador de su mamá y le restituyen la patria potestad..."porque es el padre".
Maximilano Kosteki y Darío Santillán en el Puente Avellaneda en 2002. Franchiotti se sentía seguro, hasta que una foto descubrió la operación para endilgar a las organizaciones piqueteras la violencia más arraigada, la demonización de la lucha social, vieja costumbre argentina y de América Latina.
¿Qué seguridad tienen las niñas y mujeres a quienes se les debe practicar un aborto no punible por estar en riesgo su vida, por haber sido violadas, frente a la corporación médica objetora de conciencia y a las organizaciones mal llamadas "provida"- porque la vida de las mujeres no es importa- que judicializan situaciones que no deben bajo ningún pretexto ser judicializadas, algo que hasta la Corte Suprema de Justicia ha aclarado hace dos años ya?
¿Luciano Arruga, a quien quisieron reclutar para chorro los policías que finalmente dispusieron de él, se habrá sentido seguro? ¿Y cuántos otros pibes como él?
¿Metemos en la bolsa de la inseguridad a quienes sufren torturas en los penales y no tienen a quién recurrir?
¿Nos acordamos de lxs chicxs en los institutos de menores, eufemismo para cárceles... sabrán quienes ladran cómo se ignora por procedimientos judiciales, las garantías y derechos que tienen?
¿Los campesinos cuyas tierras son codiciadas por compañías y terratenientes, y sufren constantes intimidaciones y hasta assesinatos que tardan siglos en ser esclarecidos y juzgados?
¿Podemos caracterizar de inseguras las rutas y montes de Formosa, donde la comunidad qom vive?
¿No es inseguridad el tener que cuidarse de ser asesinada si decís "no" porque sos una adolescente, te llamés Milena o María Soledad Morales?
¿No se vivía en la más atroz inseguridad en tiempos de los operativos, y las zonas liberadas y las desapariciones?
¿ Habrá memoria suficiente, anticuerpos suficientes para arnar el complejo cuadro de los conflictos sociales, diferenciar los contextos democráticos y los de democracias restringidas, de las dictaduras militares donde frente al monopolio de la fuerza y de la inseguridad -en nombre del orden- no hay adónde acudir?
¿Podrá imaginarse esa señora indignada por lo que ve en la tevé, lo que habrán sentido quienes presentaban un hábeas corpus por sus familiares?
¿Costará mucho entrar en las páginas del CELS o de la CORREPI, o de la organización que se quiera y contabilizar cuántos hechos de inseguridad han sido protagonizados por personal policial al que no se termina de depurar nunca?
¿Y será la cobertura de los medios la apropiada? ¿Cuántos crímenes no tienen espacio? ¿Quiénes son las voces autorizadas?
¿Leyeron quienes se oponen a tratar reformas, el Código Penal?
¿O ya está decidido quién merece y no merece tener derecho a la seguridad? ¿Tendrá seguridad quien pueda? ¿Es la solución endurecer penas y llenarse de cámaras y de vigilancia y de monitoreo administrado por...qué clase de personal y con qué criterios?
¿Se hacen estas preguntas los que se indignan con algunos hechos y otros no? ¿los que comparan alegremente la dictadura militar con estos años de democracia donde nunca se ha trbaajado tanto- con errores y con limitaciones, por supuesto- por saldar las deudas pendientes, sociales, de jsuticia, de acceso a los derechos, de respeto a la división de poderes, de institucionalidad, de soberanía política y económica?
¿No es inseguro el desprecio por la ley de las corporaciones que siguen presionando e instalando los "temas"?
¿No contribuye a la inseguridad que se amenace a la democracia que tanto nos ha costado como país, quienes deberían estar procesados por evasión impositiva, por delitos económicos, por cortes de ruta durante un lock out destituyente, por la apropiación de la fácbrica de papel prensa mediante la extorsión y el pacto con la dictadura para callar los crímenes perpetrados?
¿No deberían responder por el saldo del 2001, por Pocho Lepratti y tantas muertes en todo el país, los politicos, los polic''ias pero tambiéen los banqueros?
Por respeto al sufrimiento y ante la cínica banalización.
¿Qué metemos dentro de esa bolsa imaginaria de la inseguridad para pensar no sólo cómo remediarla, sino porqué nos aqueja?

sábado, 13 de septiembre de 2014

Mariana Condorí, la instigación al suicidio y la violencia más naturalizada

Cuando hablamos de las tensiones entre la diferencia sexual y el goce y ejercicio pleno de los derechos por parte de las mujeres -entre otros seres humanos considerados no aptos, que no cuentan con la autonomía necesaria para tomar decisiones, que tendrían otra naturaleza u otras disposiciones que contrastan con las del sujeto de derechos, o las del individuo libre-, no atrasamos. No es que nos hayamos quedado en el siglo XVIII. Hablamos, aún con un contexto de innegables avances, de la naturalización de múltiples formas de exclusión.Del impedimento concreto de vivir dignamente...o de vivir.

Hablamos de una vulnerabilidad que no se debe a una característica con la que se nace o con la que nos convertimos en un proceso de socialización en sujetos a lo largo de años y etapas. No. Hablamos de una violencia que nos hace vulnerables para habilitar las relaciones de dominación, sometimiento, para justificar un imaginario social que polariza y subvalora a las personas en relación a los varones. Sus mujeres e hijxs, así como transexuales, lesbianas, gays, no cuentan con esa equidad de una línea de largada en la carrera de la vida, si se puede usar esta metáfora.

Contamos con una ley extraordinaria. La ley 26.485 de Prevención, Sanción y Erradicación de todas las formas de violencia de género. No bastan las leyes, lo sabemos bien. Pero es un instrumento fundamental desde el cual se puede afirmar una igualdad respecto de otra persona sin que importe su posición en el orden de géneros que toda cultura reproduce. Las formas y tipos de violencia son diversas. Nos conmocionan sin embargo la persistencia de las más extremas, las que llegan al asesinato, que no tiene, para instancias estatales, el mismo peso de otros asesinatos cuando se los considera desde una perspectiva sexista. ¿Qué quiero decir con esto? Por ejemplo, que si las relaciones entre víctima y victimario son de índole familiar o efectiva, la manera en que la esfera de lo personal, lo privado, "suaviza" el crimen, se expresa en consideraciones atenuantes a la hora de juzgar las acciones de quien ejerce la fuerza, o en la forma en que se desvía la atención a la investigación de los motivos por los cuales acciones de la víctima habrían podido desatar la violencia que entonces encuentra justificativos. Una violencia además, atribuida a los varones en una asociación entre el ejercicio de la fuerza y la masculinidad.

El sistema judicial no está sobre la cultura de una sociedad contradictoria que sigue permitiendo la reducción de muchas personas a meros objetos. Si no fuera así, no habría tanta demora en la recepción de denuncias mediante los nuevos canales instituidos para accionar institucionalmente y responder ante la situación de peligro de una mujer en el marco de vínculos violentos, en un círculo que funcionarixs judiciales y de las fuerzas de seguridad no pueden ignorar a esta altura del partido. Las normativas de las que hablo en nuestro país llevan una cantidad significativa de años, y la formación en género está disponible, y se realiza.

Un sistema hipócrita o esquizofrénico habilita y consiente - y por eso se lo puede imputar ética y moralmente- que se pueda volver la vida de una mujer un infierno ante la indiferencia o inacción de los mecanismos que pueden asistirla y prevenir lo peor.

Muchas situaciones límites culminan en suicidios que son inducidos por el agresor, que tiene habilitados medios y excusas gracias a esta ceguera social e institucional.
Antes del suicidio,el 7 de marzo de 2012, Mariana Condorí había presentado una denuncia por agresiones de su pareja, Garbiel Maldonado. ante la comisaría 3ª de La Plata. El fiscal Marcelo Romero propuso una instancia de mediación; Mariana fue notificada el 13 de marzo y el 14 fue hallada ahorcada en su casa de Villa Elvira, en las afueras de La Plata, donde vivía con Maldonado desde hacía un año y medio.

Maldonado se encontraba privado de su libertad a disposición del Juzgado de Garantías Nº 5 de La Plata a cargo de la jueza Marcela Garmendia, quien ordenó en julio de este año convertir la detención del hombre en prisión preventiva por delitos graves hacia Condorí y sus hijos, descubiertos en el marco de la investigación iniciada por la muerte de Mariana.

Los delitos de lesiones leves y privación ilegítima de la libertad agravada por el uso de violencia y amenazas, lesiones graves, daño y amenazas calificadas por el empleo de arma de fuego, cometidos en un contexto de violencia de género perpetrados por Maldonado, no podían desligarse del suicidio de Mariana. Así Maldonado resulta el instigador de ese "suicidio".

El violento fue puesto en libertad "por error" hace una semana. Maldonado estaba preso por otra causa, - el robo de un celular- pidió libertad asistida y la solicitud fue aceptada. Se lo excarceló sin considerar la causa abierta por los maltratos.El Juzgado de Ejecución Penal Nº1 a cargo de Claudia Marengo dispuso su libertad asistida y el viernes 5 de septiembre fue puesto en libertad. Se desconcoe el paradero de Maldonado y pese a las presentaciones de la abogada de la familia, no se ordenó todavía su pedido de captura.

“Nos llevó mucho trabajo imputar a Maldonado en la causa porque no es fácil demostrar judicialmente la relación entre maltrato y la decisión de quitarse la vida. En términos penales, le pusimos una historia al suicidio. Teníamos expectativas de ir a juicio, ahora no sabemos qué va a pasar” dice Sofía Caravelos, abogada del Colectivo de Investigación y Acción Jurídica (CIAJ) en la nota que publica Página/12


Un "error" . El juzgado de garantías pasó por alto la otra condena.

Creo que pdoríamos pensar que, en ese laberinto judicial y burocrático, se manifiesta una vez más el orden de géneros del que hablaba antes. La violencia de género cometida que culminó con el "suicidio" de Mariana, los hechos de violencia a los que también sometió a los hijos, ¿pesan menos que el robo de un celular?

¿Cuántas otras Marianas y Maldonados descubriríamos si se pusieran en contexto, atendiendo a las relaciones de género, otros suicidios?


Recursos :

http://www.sdh.gba.gov.ar/programas/avm.php

En Ciudad de Buenos Aires: Lïnea 137 (Programa Las Vïctimas contra las Violencias)







miércoles, 10 de septiembre de 2014

1993: Espectros de Marx, las plagas del mundo y la historia que hacemos

Era 1993. Tiempos menemistas. Detrás de la fiesta de “relaciones carnales”con EEUU se desmantelaba la estructura productiva nacional…lo que debía ser y había sido estatal pasó a ser privado; se consolidaba la concentración mediática con la adjudicación de radios y de canales, y los apropiadores de Papel Prensa comenzaban a marcar la cancha de la politica mientras el mandatario jugaba: al golf, al fútbol, a ser piloto de carreras, a conductor de programas de televisión.

Secuelas de la festejada “muerte de las ideologías”. El intento de enterrar el horror de la dictadura a decretazos, entre otras cosas porque la etiqueta de ideología se externdía en realidad, convenientemente, a cualqueir posición crítica o alternative al pensamiento único. Que nadie pensara ni accionara, que con resignación cortáramos amarras con nosotrxs mismxs.

Pronto comenzarían a cortar las rutas quienes salían a poner el cuerpo a la gendarmería antes de morirse de hambre olvidados. Pueblos inviables, gente inviable, y la mentira del uno a uno y el derrame. Ricos cada vez más ricos, y más cínicos. Como si todo fuese lo mismo: sacarse la foto desnuda con el tapado de piel, contrabandear armas, encubrir atentados, meterle bala y paco a los pibes de la villa para exterminarlos lentamente y sin levantar polvareda.

En ese momento, tras la caída del muro de Berlín, se proclamaba la muerte de todo pensamiento emancipador. ¿Qué quedaba de los proyectos de trasnformación social? Joan Manuel Serrat compuso “Utopía”y “Disculpe el Señor” y se nos caían las lágrimas.
Colas de desocupados. Flexibiliación laboral, eufemismo para la pérdida de los puestos genuinos de trabajo y la imposición de condidiones imposibles; si no te gusta, hay cientos atrás tuyo. Se termina de perder toda solidaridad. Los sindicalistas miran para otro lado, o son quienes conservan espíritu de lucha no tienen fuerza.

La deuda externa seguía aumentando y los organismos internacionales nos dictaban qué hacer, colgandonos cadenas cada vez más pesadas. La clase media no entendía de las inexplicables explicaciones de los economistas. Y si no se había caído del perímetro del Mercado, confiaba en el consumo en cuotas y el 1 a 1, y en imitar a la farándula. Vivir en el country. Vacacionar en el Caribe, Como en tiempos de la plata dulce, el deme dos, el plazo fijo, Miami y la calco “los argentinos somos derechos y humanos”.

En 1993, a propósito de un coloquio en los EEUU, el filósofo Jacques Derrida sale con sus “Espectros de Marx’. Lo recordaba ayer, al anunciarse que las Naciones Unidas aprobaron la resolución que da lugar a nuestra iniciativa de un nuevo marco para las reestructuraciones de deuda. Argentina como leading case. Como caso ejemplar.Maniobras para acordar, sino en términos de igualdad, en los de una dignidad que no se rinde.Un cambio de paradigma que va más allá del país en un mudno globalizado. Que remite a un mundo multipolar.

"Acá no se rinde nadie", dijo Chávez. Y es un orgullo esta pelea diplomática, política. legal, simbólica, teniendo en cuenta el camino recorrido por la region, que sangró bajo las garras del Plan Cóndor en los años pero sangró también por la continuación neoliberal de esas débiles democracias tuteladas, doblegads por los intereses de los EEUU y ese norte que cantaba victoria…

En Espectros de Marx, en 1993, Derrida criticó el que era el nuevo evangelio neoliberal de Francis Fukuyama – el del “fin de la historia”-, y señalaba las plagas que sufre el mundo :

1. El paro forzoso;
2. La incapacidad de dominar las contradicciones del mercado liberal;
3. El crecimiento de la deuda externa;
4. el crecimiento y sofisticación de la industria armamentista, la extensión del armamento atómico;
5. las guerras interétnicas;
6. el poder creciente de estados fantasmas;
7. el estado presente del derecho internacional dominado por algunas naciones poderosas.

Por eso replicaba Derrida: "En lugar de cantar el advenimiento del ideal de la democracia liberal y del mercado capitalista en la euforia del fin de la historia, en lugar de celebrar el fin de las ideologías y el fin de los grandes discursos emancipatorios, no seamos negligentes jamás con esta evidencia macroscópica hecha de innumerables sufrimientos singulares. Ningún progreso nos permite olvidar jamás, en cifras absolutas, que jamás tantos hombres, mujeres y niños han sido esclavizados, han estado hambrientos y han sido exterminados sobre la tierra".
("Espectros de Marx. El estado de la deuda, el trabajo de duelo y la nueva internacional" 1995 Madrid, Trotta. Trad de José María Alarcón y Cristina de Peretti)

Fukuyama está enredado en dos discursos difícilmente conciliables. La idealidad del ideal de la democracia liberal y la realidad efectiva de la guerra económica, los conflictos internos de la comunidad económica europea, la polarización entre países ricos y pobres, la "ferocidad de la deuda exterior" y lo que el Manifiesto denomina "la epidemia de la superproducción".

Recordé el gesto, la intervención, cuando parecia que ningúna novedad, ningún acontecimiento, alteraría las relaciones de fuerza.

Por eso, al conjuro de Marx de este canto triunfal, la propuesta de la "Nueva Internacional" como contraconjura. Como esos espectos de Marx. No vivió lo suficiente para decir algo sobre lo que sucedería en nuestramérica...

Recordé al argelino judío francés, el “padre de la deconstrucción”, el de la crítica al pensamietno occidental como fonologofalocentrismo.

1993…Creo que es fecundo comparar contextos y la plasticidad de las situaciones. Se puede introducir diferencia. Una constelación asombrosa pero no imposible, porque las decisiones de mandatarios suramericanos tenia un aprendizaje contundente de lo que significaba para sus pueblos eso del fín de las ideologías.Era otra modalidad del fin de la soberanía y la politica. Una continuación de aquello que por la violencia más terrible había comenzado en 1973 en Santiago de Chile, un 11 de septiembre. Y tal vez antes. No es esta una enumeración exhaustiva ni causal de eventos.

Traje la lista de las plagas del fin de la historia para pensar y afirmar lo que hace historia. Como lo hizo un grupo de mandatarios en una Cumbre en Mar del Plata y en la cara de George W. Bush. El tiempo fuera de quicio, sin ese progreso lineal inventado en Europa que no fue más qu eel progreso de los vencedores. También ahora saborean algo de las plagas, amargamente. Y nos acechan, nos asedian.
El mundo patas arriba, aunque todavía muchos traidores irresponsables no lo quieran. ¿Será cierto que de esa vergüenza no se vuelve?