miércoles, 25 de noviembre de 2015

El odio de género, CFK y la percepción política

Cristina Fernández de Kirchner, Presidenta de Argentina.
Una mujer politica que trituró y desmintió todos los estereotipos de género.
El odio y la misoginia es un componente no menor del resultado electoral y de la construcción simbólica del mal "K" con el que se sostuvo una campaña cultural permanente, implacable, día tras día, durante todos estos años.

Quien ha combinado la más notable capacidad política en los últimos años en el país y en la región, es aludida despectivamente haciendo mención a su sexualidad, a su condición de mujer.
Mujeres y varones comparten ese rechazo ante lo que CFK devuelve con su performance política y como estadista: la ilusoria femineidad que se dirige al cuidado de lo íntimo y de los afectos de manera primordial, en contraste con la masculinidad competitiva y fiera del ámbito de lo público, desde una limitada concepción de lo politico.
Dijeron que era una muñeca consumidora de carteras de alta gama y que su gobierno era manejado por un "doble comando" cuando Néstor Kirchner aún vivía.
Cuando falleció su marido y compañero, - que siempre expresó su admiración por su solidez como militante y su coraje-  la trataron de "viuda" intentando señalar su imposibilidad de continuar adelante ; el estereotipo de que una mujer no vale por sí misma sino por su marido o compañero se deshizo en poco tiempo y CFK fue reelecta con el 54% de los votos.
Desde infames tapas de revistas, la presunta dictadora que no aceptaba en teoría opiniones encontradas soportó injurias que trataron de reducir su figura política a la de una perversa que goza con el control de masas ciegas - tópico del siglo XIX más propio de otros consumidores de medios dominantes en todo caso- o al mismo tiempo y de manera insistente, fue caratulada como "bipolar". El escándalo provocado por toda mujer que se planta y esgrime argumentos que cuestionan la cultura imperante es respondido con una atribución de insanía, desde las histéricas de los tiempos de Freud - envidia del pene incluida- hasta la descalificación generalizada a quienes lucharon por la verdad sobre el destino de sus hijxs y nietxs en medio de la dictadura y hasta hoy.
Locas, yeguas, inconsistentes, veletas o furibundas tiranas.
Amadas y odiadas con una intensidad  y una modalidad que no se encuentra cuando se trata de un varón.
Eva Perón, Cristina.
Parte de la masa de votos inexplicables que se dirigieron a un representante de los sectores más reaccionarios y antiderechos se explica entre otras cosas, por este odio de género que enturbia la percepción y las acciones políticas.
Las feministas lo vienen diciendo desde hace mucho, ni femineidad ni masculinidad normal ni única. Ni tampoco oposición entre lo privado y lo público.
Lo personal es político (siempre)
Y el odio de género, puede matar o puede llevar a una sociedad a su propia destrucción.
La experiencia de estos años es profunda y deja huella. Las niñas juegan a ser presidentas y es posible; loa niños también juegan a ser cuidadores de bebés y pueden compartir un partido de fútbol con las chicas. Lulú con seis años cambió su DNI: el estado argentino reconoció en ella a la persona trans más joven.
Desde las leyes de Protección Integral y los programas de asistencia y prevención, desde las movilizaciones culturales y la pluralidad de familias y modos de vida, paso a paso, conviertieron a la discriminación  en un problema social que entró en la agenda y en el imaginario.
Usamos nuevas palabras para viejas violencias e injusticias ahora resignificadas: feminicidio, trata, lesbofobia, transfobia...
Hoy, 25 de noviembre, siguen las cifras de feminicidios alarmándonos, y la violencia de género se llevó recientemente a la luchadora Diana Sacayán.  Y el presidente electo, que defiende los piropos del estilo "qué lindo culo tenés" y no es dado a las cadenas nacionales para que "las señoras puedan ver tranquilas la telenovela"aterra con sus propuestas de referentes del jurásico para ocupar ministerios claves en relación a la acción estatal para el combate de las violaciones a los derechos de las mujeres o los derechos humanos, al derecho a la salud sexual y reproductiva, a la cultura y educación igualitaria...
Todxs nos tenemos que hacer cargo de esta peste transversal que es el sexismo que nubla toda razón y arrasa por la fuerza con las vidas y los proyectos de vida de lxs otrxs.
Esa peste puede alterar poderosametne el juicio que cada ciudadanx hace cuando pone un sobre en la urna decidiendo su futuro y el de millones de compatriotas, también.
 
  

martes, 24 de noviembre de 2015

Atropellos inconstitucionales y antirrepublicanos

M. Macri,  pese  su condición de PROCESADO, ha ganado las elecciones presidenciales montado en un inflado discurso republicanista. Con el desprecio por la Constitución y las instituciones democráticas que lo ha caracterizado siempre, ha  pedido la renuncia de Alejandra Gils Carbó,   funcionaria que ocupa la Procuraduría General de la Nación y no sale con un cambio de gobierno.

Justicia Legítima ha emitido el siguiente comunicado: 

"Asistimos con estupor a las declaraciones del recién electo presidente de la Nación que reclaman la renuncia de la Procuradora General de la Nación.
El pedido no es más que una intervención en un poder autónomo, según designio constitucional, para el que la Dra. Gils Carbó fue designada con acuerdo del Senado.
La remoción de un funcionario de ese nivel sólo se puede producir, como en el caso de los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por vía de juicio político.
Pretender que un cambio de gobierno autoriza la remoción de la Procuradora General de la Nación sólo puede enmarcarse en una lógica inconstitucional y antirrepublicana."

sábado, 21 de noviembre de 2015

Lxs nuevxs mismxs de siempre



Liliana Felipe ofreció un concierto inolvidable el 7 de julio de 2015 en el Centro Cultural Kirchner.
Este es un momento especialísimo durante la interpretación de "Los mismxs de siempre"....

"lxs que protestamos/nos organizamos...
Se gana siempre siempre que ganamos nuevas fuerzas/ nuevos brazos/nuevas caras...
Esta gran victoria de ser/ lxs mismxs de siempre/  aunque muchxs de lxs mismxs de siempre/estén lejos, muertxs/o desparecidxs
pero eso es lo que nos hace ser lxs nuevxs mismxs de siempre
con las nuevas ganas de lxs mismxs de siempre"

HLVS



martes, 17 de noviembre de 2015

Voto por el futuro y con memoria desde la lucha por el derecho al aborto


Comparto el comunicado que se  conoció hoy y lleva la firma de Estela Díaz, emblemática referente de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

"Tanto Scioli como Macri se han manifestado contra la legalización del aborto, son conocidas sus posiciones cercanas a la que dice la iglesia católica en estos temas. Sin embargo tenemos la profunda convicción y datos de la trayectoria política reciente que demuestran que no es lo mismo para los derechos sexuales y reproductivos y el derecho al aborto si el presidente es Scioli o Macri.

Partimos de definir el debate del aborto como parte de los derechos sexuales y reproductivos, que son derechos humanos de las mujeres, en el caso del aborto, y de todas las personas desde la perspectiva de la sexualidad.


 
Desde esta mirada queremos compartir las siguientes razones que justifican por qué no es lo mismo quién gane la presidencia el 22 de noviembre, en este tema en particular:


- . El debate por la legalización del aborto requiere de una reforma legislativa nacional. El Frente para la Victoria es la fuerza política que aportó la mayor cantidad de legisladores/as nacionales firmantes del proyecto de Ley de la Campaña por el derecho al aborto, en todas sus presentaciones. El PRO tiene sólo una diputada que firmó, Laura Alonso, como excepción que confirma la regla en contra.
 

. El FPV manifiesta diversidad de posiciones como fuerza política respecto a la legalización, incluso con las manifestaciones de CFK en contra, la presidenta del bloque FPV, Juliana Ditulio, firmó y presentó proyectos en favor de la legalización y despenalización. En cambio el PRO se manifiesta en contra (hay varias declaraciones de presidente de Bloque Pinedo en ese sentido).



-  El avance en el derecho al aborto, también reconoce su prevención en temas como la educación sexual integral, que forma parte del lema de la Campaña por el Derecho al Aborto. El FPV promovió la sanción de la ley de Educación sexual integral, impulsó los contenidos curriculares desde el Ministerio de Educación de Nación y ha capacitado a miles de docentes en todo el país. El PRO, dirigiendo la ciudad más rica del país, no tiene inversión significativa en capacitación docente en el tema y no avanzaron sistemáticamente, salvo por los y las docentes comprometidas con el tema.

- . El otro aspecto de prevención de los embarazos no deseados lo constituye la posibilidad de garantizar la planificación familiar, con el acceso al programa de salud sexual y reproductiva. El FPV impulsó en 10 años de programa, que los métodos anticonceptivos estén en todas las salitas del país, a través del programa remediar y la capacitación de miles de profesionales de la salud en todo el país. Defendió también el programa toda vez que fue atacado, incluso con cautelares judiciales y enfrentando los obstáculos de provincias que se manifestaban reacias a su implementación. El PRO debilitó el programa de salud sexual y reproductiva en CABA. Siendo sostenido más por la voluntad y compromiso de las y los profesionales de la salud del sistema. Contrariando incluso una ciudad que supo ser vanguardia en la temática y que quedó sólo sosteniendo lo básico en el tema.





- . En nuestro país hay abortos que son legales (art. 86 inciso 1 y 2 del código penal). La Nación desarrolló un protocolo para cumplir con los abortos legales en el año 2007, lo actualizó en el 2010 y en el año 2015 lo adecuó al fallo de la Corte Suprema (fallo FAL 2012), incluyendo una mirada amplia del derecho al aborto legal y garantizando a los equipos de salud la atención de las mujeres que solicitan un aborto. En CABA el PRO promovió un protocolo absolutamente restrictivo de la interpretación del Código penal. El mismo jefe de gobierno, Mauricio Macri, obstaculizó el aborto de una mujer víctima de trata. Por el contrario en la Provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Salud, implementa un programa de violencia, que actualizó reiteradas veces el protocolo y que además incluye la atención de la violencia sexual y otras formas de violencia contra las mujeres.



  - . En la Provincia de Buenos Aires se sancionó una Ley de Consejerías Integrales en Salud Sexual y reproductiva, que incluye las consejerías pre y pos aborto. Además este sistema de prevención de la mortalidad de mujeres por aborto se implemente en muchos efectores de salud de la Provincia y en articulación con organizaciones de la sociedad civil. En CABA estas políticas de consejerías son perseguidas y denunciadas desde las autoridades de salud oficiales. Se llevan a cabo sólo por voluntad y compromiso de los profesionales de la salud y por la sociedad civil, sin ningún compromiso institucional del gobierno de la ciudad.

- . Parte de los derechos reproductivos es poder concebir cuando hay dificultades, la Nación y la Provincia tiene las leyes y programas que garantizan la fertilización asistida. El PRO se abstuvo en la sanción de la Ley. Quién tiene plata que pague, esa es la filosofía liberal y la política de la Ciudad de Buenos Aires, que deja afuera a los amplios sectores que requieren del Estado para vivir en igualdad, en este caso para poder tener hijos e hijas. Todavía hoy el PRO obstaculiza en el Congreso Nacional el debate sobre embriones, como Ley complementaria de la fertilización asistida.

- . La reforma de Código Civil, si bien aborda temáticas muchos más amplias, cuenta con aspectos centrales en derechos para la vida de las diversas familias. Favorece el acceso al divorcio, reconoce las tareas del hogar y cuidados para las mujeres frente al reparto de bienes, reconoce la fertilización asistida, el matrimonio igualitario, entre otros temas. Esta ley fue votada en contra por el bloque dirige políticamente Macri y Michetti.




Por todo lo señalado tenemos claro que el triunfo del Frente para la Victoria y lograr que el Compañero Daniel Scioli sea el próximo presidente, será la oportunidad para sostener todo lo conquistado y avanzar por lo que falta. Votamos para el futuro y lo hacemos con memoria."

 EstelaDíaz
  

  Secretaria de Igualdad de Género CTA Nacional 

 54-11-43073829 int 136 CABA - Argentina



lunes, 16 de noviembre de 2015

El debate: ganó SCIOLI porque gana la política

No hay blindaje que valga. Podés tener la máquina mediática más poderosa, jueces amigos que no te jodan por más que estés procesado y ningún problema con las inquisitorias periodísticas.
Podés entrar a balazos al Borda con tu policía violenta.
Podés tener todos los asesores que te soplan hasta la más simples respuestas.
Podés apelar a todos los trucos publicitarios como si gobernar la Argentina en tiempos de inestabilidad financiera y de peligros geopolíticos muy serios, fuera como vender un yogur o una gasseosa.
Podés andar lo más tranquilo por todas partes mientras desahuciás a los chicxs en el Garrahan o a la escuela pública que ni conocés ni te importa.



Aún así, en medio del debate armado para
favorecerte hasta en las luces, con preguntas directas y claras, las que necesitamos lxs ciudadanxs, decís ante Scioli  "Me rindo" y demostrás  que no tenés con qué argumentar ni defender nada,  ni siquiera sabés dónde está el Hospital de Niños, ni el nombre de la Universidad de Tandil a la que por supuesto, jamás pisaste.
No nos olvidamos y a los 90 no volvemos más.
Y vos, "vistes"? no podés mostrar a ningún economista de tu famoso equipo, y te vas de boca con lo del dólar a 15 pesos.
Demasiada improvisación para ocupar el puesto de piloto de tormenta que significa cuidar la soberanía de un país que logró en estos doce años recuperar la dignidad precisamente porque puso en primer plano a la politica, a la que vos le decís "basta"en el bloque de fortalecimiento democrático.
El problema es que estamos politizados, estamos en la calle, y este pueblo te queda muy grande.
Hoy le diste la oportunidad a Daniel Scioli de mostrarse como ese Presidente que necesitamos, ante una audiencia casi imposible dada la hegemonía del partido de Magnetto.
Hace falta política, siempre política, más y mejor política. Y es una conquista y una costumbre que ha encarnado en el pueblo y se profundizará por mucho, mucho tiempo.






viernes, 13 de noviembre de 2015

Desde los estudios de género votamos a Scioli : manifiesto de integrantes de la Red Interuniversitaria por la Igualdad de Género y contra las violencias

Desde los estudios de género votamos a Scioli en este balotaje

Las siguientes personas vinculadas a la Red Interuniversitaria por la Igualdad de Género y contra las Violencias nos manifestamos de cara al balotaje llamando a votar por Daniel Scioli. No nos es indiferente el modelo de país que propone cada candidato y asumimos el desafío que implica expresarnos en esta dirección.
Para honrar nuestro compromiso con el horizonte de justicia e igualdad de género por el que trabajamos cotidianamente, elegimos el proyecto político que amplió los derechos sociales y civiles en estos años, fortaleciendo a las mujeres y a los sectores de la diversidad sexual para el ejercicio real de los mismos.
Para honrar nuestro compromiso con la universidad pública, gratuita y de calidad elegimos el proyecto político que amplió el presupuesto educativo del 2% (2003) al 8% del PBI, que repatrió más de 1.000 científicxs, que fortaleció el sistema de becas y que creó el Ministerio de Ciencia y Tecnología, junto a 14 nuevas universidades públicas en todo el territorio nacional.
Sabemos que son muchas las conquistas por venir y seguiremos peleando por las mismas. El derecho al aborto voluntario nos seguirá encontrando en las calles después del 22 de noviembre pero queremos hacerlo en el mejor escenario posible.
No nos manifestamos en las elecciones generales porque no realizamos actividades de tipo partidario, pero si somos sujetxs politicos. Este balotaje nos interpela como al resto de la sociedad a elegir entre dos modelos de país. Por ese motivo y excepcionalmente, expresamos públicamente nuestra posición apoyando al candidato del FPV e invitando a colegas e instituciones vinculadas a los estudios de género, feministas y de sexualidad a acompañar este pronunciamiento y propiciar el debate convocando a quienes aún no han definido su voto.
Como dijo el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el FPV tuvo cosas buenas y malas en estos años: "Lo bueno lo hemos apoyado y lo malo lo hemos criticado, quedando muchas asignaturas pendientes. Pero el PRO apoyó todo lo malo y se opuso a todo lo bueno en todos estos años”. Agregamos que los referentes de Cambiemos han militado contra la igualdad de género en todas las oportunidades que han tenido, obstruyendo el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, sin mencionar el empobrecimiento que su programa económico le está prometiendo a todo el pueblo argentino.



No nos da lo mismo porque hay muchísimo en juego. Por eso apoyamos a Scioli en el balotaje:

Dora Barrancos (CONICET-UBA-UNQUI)
Beatriz Garrido (Universidad Nacional de Tucumán)
Verónica Maceira (Universidad Nacional de General Sarmiento)
Laura Berardo (Universidad Nacional de Lomas de Zamora)
Paula Torricella (IIEGE-Universidad de Buenos Aires)
Demian Panigo (CONICET)
Ivanna Rezano (Universidad Nacional de Lomas de Zamora)
Victoria Alvarez (IIEGE-Universidad de Buenos Aires /CONICET/ Universidad Nacional de La Plata)
Daniela Losiggio (Universidad Nacional Arturo Jauretche / CONICET)
Javiera Robles (IIGG-Universidad Nacional de La Plata)
Marria Marino (Universidad Nacional Arturo Jauretche)
Flavia Delmas (FPyCS-Universidad Nacional de La Plata)
Malena Haboba (Universidad Nacional de Avellaneda)
Graciela Hernandez (Universidad Nacional del Sur/CONICET)
María Teresa Poccioni (Universidad Nacional Arturo Jauretche)
Daniela Godoy (FFyL-Universidad de Buenos Aires)
Adriana HERNANDEZ (Decana Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Nacional del Comahue)
Carolina Mera (IIGG-Universidad de Buenos Aires / CONICET)
Graciela Morgade (Decana Facultad de Filosofía y Letras/UBA)
Susana Zattara (Universidad de Buenos Aires)
Karin Grammático (Universidad de Buenos Aires / Universidad Arturo Jauretche)
Andrea Daverio (Universidad Nacional de Lanús)
Ana Inés Mallimaci Barral (CONICET / Universidad de Buenos Aires / Universidad Nacional Arturo Jauretche)
Silvia Rojas (UyO-Almirante Brown)
María José Leno (Universidad Nacional de la Patagonia Austral)
Maria Emilia Valdez Gil Navarro (Universidad Nacional de Misiones)
Maria Pozzio (Universidad Nacional Arturo Jauretche / Universidad Nacional de La Plata)
Mariela Solana (Universidad Nacional Arturo Jauretche)
Ariel Sanabria (Universidad Nacional de San Luis)
Ana Palazzesi (Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable)
Nora Goren (Universidad Nacional de José C.Paz / Universidad Nacional Arturo Jauretche)
Sandra Casas (Universidad Nacional de la Patagonia Austral)
Lucia Lionetti (Universidad Nacional del Centro de la Pcia. de Bs As)
Alcira B. Bonilla (Universidad de Buenos Aires / CONICET)
Nora Otero (Universidad Nacional Arturo Jauretche)
Nora Dominguez (IIEGE-UBA)
Ana Laura Martín (IIEGE-UBA)
Susana Hintze (Universidad Nacional de General Sarmiento)
Néstor Artiñano (Facultad de Trabajo Social / UNLP)
Pata Pérez (ECCyGE - FACSO - UNICEN)
Andrea Vallejos (Universidada Nacional de Lanús)
Fabio Ojeda (Universidad Nacional Arturo Jauretche / área diverdidad)
Vanesa Vázquez Laba (CONICET / Universidad Nacional de San Martín)
Debora Tajer (Universidad de Buenos Aires)
Claudia Rojas (MINCyT)
Mónica Tarducci (UBA-UNSAM)
Aida Alicia Loya (UNSAM)
Viviana Beatriz Ibañez (UNMP)
Luciana Papazian (UNSAM)
Carla Fernández (UNSAM)
Elena Mingo (ONICET / UNAJ)
Sandra Pantusa (Universidad Nacional del Centro de la Pcia. de Bs. As.)
Soledad Agostina Malnis Lauro (FFyL- UBA)
Alejandra Dominguez (ETS-Universidad Nacional de Córdoba)
Laura Itchart (UNAJ)
Belén López (UNSAM)
Noelia Figueroa (Núcleo Interdisciplinario de Estudios y Extensión en Género- FCPyRRII/UNR)
Paloma Catalá del Rio (Universidad Nacional Arturo Jauretche)
María Inés La Greca (UNTREF-UBA-CONICET)
Mariela Peller (UBA-CONICET)
Dolores Fenoy (Ministerio de Salud de la Nación)
Marcela Calderon (Universidad Nacional de San Luis)
Analía Silvia García (Humanidades-UNNE)
Bagnato María Laura (Universidad Nacional Arturo Jauretche- UBA)
Elena Mingo (CEIL-CONICET)
Tatiana Cuellar (UBA)
Loreley Robilotta (NDM / NDMinas Hurlingham)
Joaquín Allaria Mena (Universidad de Buenos Aires)
Violeta Rios Alegre (UNGS / UNSAM)
María Inés Martín (Maestranda UNRN)
Cecilia Varela (CONICET-UBA)
Maria Martha Quintana (UNComahue)
M. Julia Garat (Universidad Nacional de Tucumán)
Veronica Virué (NDM - NDMinas Hurlingham)
Viviana Ceresani (UNLA/UNAJ)
María Marino (UNAJ / UNLP)
Graciela Biagini (UBA / UNLU
Luis Caro Zottola (UNT / CONICET)
Ana Lía Glas (UBA)
Rosana Margarita Albisini (AMA Asociación de mujeres autoconvocadas contra la violencia de género)
Marisa L. Fournier (Universidad Nacional de General Sarmiento)
Rosana Margarita Albisini (AMA Asociación de mujeres autoconvocadas contra la violencia de género)
Ianina Lois (UBA / UNAJ / CCC)
Marta Fernández Boccardo (UNR)
Andrea Suarez Maestre (UNAJ, FCE UNLP, Ministerio de Trabajo PBA)
Candela Cabrera (Universidad Nacional de Moreno/Universidad de Buenos Aires)
Virginia Arhex (Foro por los Derechos de las Mujeres, Tandil)
Cecilia Canevari (INDES/ UNSE)
Susana Checa (Fac. Sociales-IIGG-UBA)
Jorge Casin (Ministerio de Trabajo)
Mabel Alicia Campagnoli (UBA / UNLP)
Mónica Hobert
Candela Cabrera (Universidad Nacional de Moreno/Universidad de Buenos Aires)
Ana Amado (IIEGE-UBA)
Andrea Giunta (UBA / CONICET)
Patricia Berrotarán (UNQ-CEHCMe)
Susana Gamba (Fundación Agenda de las Mujeres - Escuela Sociopolítica de Género)
Marina Becerra (CONICET-UBA-UNTREF)
Juan Gabriel Luque (FaHCE-UNLP)
Lucia De Leone (IIEGE/ CONICET)
Roxana Benas (Sindicato de Luz y Fuerza Lomas de Zamora
Ana Lía Rey (IIEGE-UBA)
Clara Barja (UNTREF)
Rosa Alejandra Isac (INDES/FHCSyS -UNSE)
Fernanda Miguel (UNTREF/UBA)
Marta Juárez (UNTREF)
Ana Uria (UNTREF)
Verónica Diana Pepe (UNTREF)
Maria del Carmen Garia Rocha (UCES)
Maria Elena Naddeo (Defensoria del Pueblo CABA)
Ana Moreno (Universidad Nacional de Lanus)
Ana Franchi (CONICET)
Cristina Erbaro (Fac. Sociales-UBA)
Marcela Aszkenazi (UBA)
Adela del Sol
Nidia Fernández (UNC)
Luciana Arauz (UNTREF / UNLAM)
Violeta Rios Alegre (UNGS / UNSAM)
Mayra Leciñana Blanchard (IIEGE-UBA)
Patricia Funes (UBA/CONICET)
Maria Isabel Burgos Fonseca (Fac. Trabajo Social- UNLP)
Ana Domínguez Mon (IIGG/Fac. Cs Sociales; IIEGE/Fac. de Filosofía y Letras, UBA)
Ana Laura Rodríguez Gusta (UNSAM)
Catalina González del Cerro (UBA/CONICET)
Matias Berger (CONICET)
Patricia Arenas (INDES-UNSE / IAM-UNT)
Viviana Seoane (FaHCE-UNLP)
Rafael Blanco (IIGG-UBA/ CONICET)
Alicia Inés Villa (FaHCE -UNLP)
Florencia López UBA FFyL
Ana Laura Steiman (UNAJ)
Claudia Teodori ( UBA- Asoc Civil DECIDIR)
Marina Laski. GCBA. CONAMI
Cecilia Bordón (FaHCE/UNLP)
Nilda Saucedo (Ministerio de Educacion Nación)
Ma. E. Martinez (UNLP)

Y siguen las firmas...


lunes, 9 de noviembre de 2015

Para que reine en el pueblo el amor y la igualdad, más derechos y menos derecha. Scioli SI Macri NO

"Ningunx pibx nace heteronormal" 




Tengo presente esa frase tan hermosa:  "un derecho es algo que no te pueden quitar".



"Si Macri fuera gobierno, esto solo sería un sueño"
















Pero también es verdad que un derecho es una conquista y como tal, es el resultado de luchas


 














y de la decisión política para legitimar la demanda en medio de desiguales relaciones de fuerza.


"Cuando alguien no reconozca el pasado, alguien encontrará otro nieto"








"Miedo? Miedo da que vos lo votes. Yo voto a Scioli"
Así que, sin lugar a dudas,  los derechos se defienden.


















"Más derechos. Menor derecha. Yo no voto a Macri"












Este sábado 7 durante la Marcha del Orgullo, se expresó de manera clara lo que está en juego en la actual coyuntura.









Lo que nos jugamos todxs de cara al 22 de noviembre:







la posibilidad de seguir democratizando nuestro país, de habitarlo mejor con más diversidad,









 




 o la vuelta a la persecución más retrógrada y asesina



















Para que reine en el pueblo el amor y la igualdad,


  Scioli Presidente.




miércoles, 4 de noviembre de 2015

Volver a los 17 por Carolina Fabrizio



Yo tenía 17 años. Hasta ese momento mi existencia había sido la de una chica común de clase media: colegio doble jornada, mucho estudio, incipientes intereses góticos. Algún amor adolescente. Varias inscripciones anónimas en liquid paper debajo del banco de clase.
Tenía un amigo, Juan, que me grababa canciones de Sui Generis y Serú Girán en un casette. También otro amigo, un japonés, que en ese momento estaba organizando una jornada por los desaparecidos de su colectividad. Me acuerdo que me traía gorritos raros y tocaba canciones de rock nacional en una guitarra. Leíamos Rayuela juntos y yo lo acompañaba a recitales populares donde él me compraba colgantes con la cara del Che.
Tenía 17 años y la seguridad de que el mundo me pertenecía. Quizás ese impulso arrollador, esa energía vital, no me permitían ver las ojeras de mi mamá, o el hecho de que cada vez ella volviera cada más tarde a casa por las clases extra que tomaba a su cargo. Quizás no advertí las largas horas que mi viejo pasaba sentado en el sillón del living, mirando al vacío, esperando algo. De a poco me fui dando cuenta de que mi hermano venía del supermercado con la calculadora, y de que mi papá iba menos veces por semana a trabajar. Hasta que un día no fue más.
Lo primero que vendimos fue el auto. Eso no me importó demasiado: de todas maneras yo me trasladaba en colectivo.
Lo segundo que vendimos fue el piano. Y ahí sí sentí una herida, una marca, una especie de profundo desarraigo. Porque mi abuela había sido concertista. Yo tenía (tengo) grabados a fuego las mañana de domingo durante las cuales ella tocaba una canción, la que le pidiese, mientras yo tomaba café con leche. Fue mi abuela la que me enseñó a dibujar la clave de sol en el pentagrama. Fue mi abuela la que me regaló el libro “La Dama de las Camelias” a los ochos años, sin importarle que tuviera partes eróticas, porque a mí me había gustado la obra. Y estoy segura de que fue también mi abuela la responsable de que mi hermana se interesara por el canto lírico y llegara a ser la artista que es hoy, llevando la ópera a los barrios y trabajando con orquestas populares infantiles y juveniles.
Y el piano se iba. Y mi única posibilidad de continuar con el legado de mi abuela se iba también.
Ahí empecé con los ataques de pánico. Como nos habíamos quedado sin obra social no pude atenderme con nadie. Después de clase hablaba con mi profesor de Filosofía para tratar de darle un sentido a las cosas.
Lo tercero que vendimos fue la casa. En realidad no la vendimos: la perdimos, porque ya no podíamos pagar más la hipoteca. Mi viejo había perdido el trabajo, estaba con una profunda depresión, y mi mamá docente cobraba su sueldo en tres veces (mitad en pesos y mitad en patacones).
Nos lavábamos el pelo con algo muy parecido al jabón. Agobiada por el estrés, la responsabilidad de sacarnos a todos adelante y el consumo de puchos que se había ido acrecentando en relación directa con su ansiedad, mi vieja tuvo un edema pulmonar y terminó colapsada en el hospital. 
Me refugié en Rayuela, en el Che, en la certeza de que las palabras son actos y los actos pueden cambiar el mundo. Fundamentalmente me refugié en mi mejor amiga, que fue el pilar de mi adolescencia y mi cable a tierra en medio de tanta incertidumbre. 
Decidí que yo también tenía que colaborar para que la familia no se fuera a pique, y empecé a dar clases de inglés en casa. Así conocí a mi primer novio. Empecé a militar. Le mentía a mis viejos: decía que me iba a dormir a la casa de él y en realidad nos íbamos a hacer pintadas y marchas contra el ajuste. Un día mi novio fue a una movilización en defensa de Zanón y la bala de plomo quedó incrustada a dos centímetros, en la pared, justo al lado de su sien derecha. No me olvido más. Ese día la muerte me tocó muy de cerca.
Una tarde prendí la tele y vi mucha gente en la calle. Entre el tumulto reconocí a una compañera del colegio, Julieta, que estaba protestando pacíficamente en una ronda en la Plaza y a quien cercaba la Montada con aire amenazante. Manoteé las llaves. “¿A dónde vas?” me dijo mi mamá. “A la Plaza, se está juntando la gente y parece que va renunciar De la Rúa. Hay compañeros míos”. Mi vieja (que parece que además de la casa, el auto y el trabajo del marido no quería perder una hija) se plantó delante de la puerta, me sacó las llaves y no me dejó salir. Me quedé encerrada en mi cuarto, llorando, seguramente gritándole cosas horribles.
De la Rúa se fue en helicóptero. Tuvimos varios gobiernos-relámpago sobre los que ironizábamos en el colegio en una materia que se llamaba “Realidad social” (en ese momento regían el polimodal y su laxa currícula). Hablábamos sobre Asamblea Constituyente y Soberana y nuestro profesor, que era peronista, nos decía que estábamos todos locos.
Arrancó nuestra peregrinación por las casas y los departamentos alquilados. Con cada nueva mudanza, una nueva pérdida.
Pasó el tiempo. A sus más de 50 años, mi viejo consiguió laburo. Mi mamá volvió a cobrar a principio de mes y de una sola vez. Yo me anoté en la facultad, me enganché en uno de esos laburos que abundaban por la época (esos call centers en inglés) y me dediqué a descubrir mi vocación. Pude sacar una beca que cubría todos mis gastos de apuntes. Estaba contenta. Había descubierto lo que más amaba, y podía estudiar en una universidad pública con docentes increíbles que me hacían flashear.
Hoy tengo 30 años, un marido y una hija. Desde hace más de nueve años soy docente de inglés (lo que se hereda no se roba). Tengo el privilegio de estudiar en una de las mejores universidades del continente, sin poner un peso y aprendiendo muchísimo. Estudio Letras, quizás en homenaje a la Dama de las Camelias. He intentado tocar el violín infructuosamente y ahora incursiono con la flauta traversa, quizás en homenaje a mi abuela, a sus esfuerzos por enseñarme la clave de sol en un pentagrama y a su amor por el piano mientras tomaba café con leche los domingos en su casa.
Tengo 30 años. Y no quiero volver a los 17.



lunes, 2 de noviembre de 2015

Las puertas de la libertad : Por el Plan FINES, voto a SCIOLI


Hoy escribo como la docente que soy. Profesora de Filosofía. Me formé en la universidad pública y gratuita. Entre otras cosas, trabajo en Fines Segundo Ciclo en una sede de Villa Lugano, CABA. Estoy orgullosa de ser parte de esta política pública que reconoce un derecho adquirido de tantas personas excluidas del sistema educativo por diversos motivos, entre ellos, socioeconómicos.
Este programa ofrece no solamente la oportunidad de tener el título secundario y así, un mejor trabajo, sino también el empoderamiento que se da durante el proceso en cada unx de estas personas. En el caso de mi materia, es una ventana al pensamiento crítico.
En los años de gestión macrista en la CABA, lxs docentes cobramos tarde nuestras horas - el cobro depende de las jurisdicciones pese a que los fondos provienen del Ministerio de Educación-  y se dificulta burocráticamente la marcha del plan, pero es una realidad.
Funciona a pesar de estas trabas porque es una iniciativa inclusiva y nueva que hace justicia. 



En provincia de Buenos Aires ya han anunciado el cierre del programa - el PRO que se alzó con el triunfo en esa jurisdicción considera a la educación pública un gasto- como también de otros que permiten la continuidad de los estudios para muchxs jxvenes, a partir del 31 de diciembre.
En la CABA puede ocurrir lo mismo, y en todos los distritos.
En todo el país se puede desmantelar el sistema que nos hemos acostumbrado a tener, gratuito como es. Un sistema que se ha visto fortalecido por la alfabetización tecnológica a traves de las netbooks, que se completa con los contenidos del Canal Encuentro del Ministerio de Educación. Que abre oportinidades de acceso a nuevas universidades públicas y gratuitas.
 Depende de todxs defender ese derecho a la educación que es cuidar el desarrollo , que permite elegir proyectos de vida.
Este derecho como tal les pertenece a lxs argentinxs, pero está seriamente amenazado.
Vamos a decidir si adherimos a una concepción del Estado como garante de derechos donde la educación es una inversión o si adherimos a otra concepción, donde el Estado es prescindente - sólo garantiza negocios- y por eso sostener la educación pública es un gasto.
La educación será un privilegio para quienes puedan pagarla si gana el PRO el 22 de noviembre.
Defendamos FINES  que, como sabiamente dice una estudiante, representa para tantxs argentinxs y para nosotrxs como país, "las puertas de la libertad".