sábado, 28 de septiembre de 2013

Aborto Legal y Contrato Sexual

Hace varias décadas, la teórica feminista Carol Pateman señaló que el contrato originario, el de los teóricos de la formación del Estado moderno y la sociedad civil, supuso otro contrato paralelo: el contrato sexual. Un pacto que quedó en las sombras y reformuló la sumisión ancestral de las mujeres en términos modernos. El patriarcado como poder del padre no desapareció sino que mutó en dominación y sumisión de las mujeres, en acceso irrestricto al cuerpo de las mujeres detentado por los varones en tanto tales, articulándose en la división de la esfera de lo privado y la esfera de lo público. Al analizar sin embargo la forma del contrato matrimonial, el de la prostitución o el del trabajo encontramos indicios de que el relato fundacional de los individuos libres que pactan racionalmente, es solamente una parte de la historia.

El patriarcado tiene muchas acepciones tanto como mutaciones a lo largo de la historia de manera de preservar la dominación de las mujeres. En un sentido literal, patriarcado es el poder del padre. Este poder como procreativo es el que discute John Locke con éxito. El relato de la igualdad que sustenta la lucha contra la monarquía absoluta. Se suplanta una idea paternal, la del poder procreativo del padre como origen del poder político y se impone la del contrato entre individuos libres e iguales para dar origen a la sociedad civil de manera de preservar la vida y la propiedad.
Otra acepción de patriarcado es la que remite a la incorporación del derecho conyugal al diseño de la sociedad civil. Antes que el poder del padre, se trata del poder de los varones en tanto que varones, el derecho del esposo sobre la esposa. Antes del derecho sobre hijxs, el esposo domina a la esposa. El derecho patriarcal se extiende a la sociedad civil en la figura del contrato matrimonial.
Sucede que la libertad civil no es universal, sino que es un atributo masculino. Las mujeres no son “individuos”; los estudios sobre la historia del contrato no ahondan en un aspecto crucial de esta presunta universalidad del contrato social, donde la mitad de la humanidad no pacta: ellas están excluidas del pacto originario. Son los varones quienes, utilizando su razón, acuerdan darse una organización y un gobierno civil. Distintas versiones del llamado “estado de naturaleza” describen la situación imaginada anterior a la creación de la sociedad civil, pero omiten que en ese peligroso estado de naturaleza, ese grupo humano está sexualmente diferenciado. En los autores clásicos – y hay que revisar los textos de los clásicos como Rousseau o Locke, contrastando con Hobbes- de la diferencia sexual se infiere una diferencia en la racionalidad de unos y de otras que sustenta distintas capacidades. Estas diferencias naturales explican la exclusión de las mujeres; una construcción de la masculinidad y la feminidad que es histórica se naturaliza para afirmar que las mujeres no son propietarias de su propia persona. Las mujeres por eso NO son individuos libres y racionales que pactan y al hacerlo se convierten en miembros plenos de la sociedad civil.
En el estado de naturaleza existe un orden de sujeción de las mujeres que no cambia con el contrato social. Siguiendo a los autores clásicos – y salvo el feminismo y la reciente incorporación de la perspectiva de género, historiadores, filósofos políticos no indagan sobre esta sumisión- las mujeres carecen de los atributos necesarios para decidir trocar la libertad natural en la seguridad de la libertad civil. Las presuntas diferencias de capacidades entre varones y mujeres fundamentan el esquema de subordinación que relegan a la esfera de lo privado, y por ende, de lo políticamente irrelevante, la subordinación y la exclusión de las mujeres.

Si seguimos a estudiosas que analizan la modernidad munidas de la categoría género para ir a contrapelo de la idea instalada , - Joan Scott es una de ellas- , encontramos que en los debates de los filósofos y los revolucionarios franceses del siglo XVIII, se acuñó la diferencia entre la “ciudadanía activa” y “pasiva” explicadas por las interpretaciones de las características naturales entre varones y mujeres. Asociándolas a lo pasional e irracional, a la “imaginación exaltada” – argumento de la sentencia con la que condenaron a la muerte a Olympe de Gouges-, a la pasividad, las mujeres no eran consideradas “sujetos”. Aún quienes defendieron otras posturas en los años de discusión que siguieron a la toma de la Bastilla - Condorcet, por ejemplo- a la hora de votar y decidir en la Convención otorgar derechos o no, optaron por la exclusión de las mujeres de la ciudadanía presentada como universal, la de la “Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”.
Olympe De Gouges, la autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana fue sediciosa y peligrosa para este orden patriarcal que politizaba las diferencias sexuales. A la revolución la habían parido la lucha y las ideas de hombres y mujeres. Pero en la única esfera considerada importante para la política, la pública, no se las aceptó y mediante el terror se las recluyó en la domesticidad, la maternidad, y el servicio al varón ciudadano.
La modernidad rompe con los prejuicios en nombre de la razón que era lo mejor repartido del mundo, la razón capaz de imaginar un orden social, de legislar, capaz de inaugurar el tiempo cero de la revolución, pero conserva en términos nuevos el derecho sexual masculino, presentándose como el triunfo de los libres e iguales.
Historiadores, filósofos políticos,sociólogos,antropólogos, prestan poca o nula atención a esta dimensión del “contrato sexual”. Y no es inocente la indiferencia a esta otra cara del relato fundacional de nuestras democracias modernas.

Nuestro Código Civil argentino que se basó en la tradición del derecho romano pero sobre todo en la adecuación hecha por el Código Napoleónico de 1804, sancionó entre otras cosas, en su artículo 55, la incapacidad relativa de la mujer, o en el artículo 57, que a todos los efectos, el representante era el marido. Una mujer que contraía matrimonio no podía educarse, ni realizar actividades comerciales, sin el consentimiento del marido, que era el administrador de todos los bienes – salvo los gananciales, cuando se separaban- y además, autorizaba o no a la esposa a declarar en un juicio. El adulterio se evaluaba de manera diferencial en el caso de la esposa o el esposo. Matar al marido era un agravante debido al vínculo, mientras que si éste la sorprendía in fraganti a ella y la mataba, era una circunstancia que obraba como atenuante. Los delitos de honor eran un tema de varones. Como sostiene Dora Barrancos, el honor no era sólo una rémora del pasado hispánico, tampoco privativo de la élite sino una fórmula que aseguraba identidad viril bajo cualquier condición social. Casarse era, para muchas mujeres, celebrar un contrato de esclavitud.
Si bien los procesos sociales y políticos produjeron cambios y avances en materia de la posibilidad del ejercicio de la ciudadanía para quienes fueron expulsados de la esfera pública, - mujeres, niños, pobres, etc.- volver a pensar el ocultamiento de los mecanismos de sujeción que la era moderna inauguró permitiría comprende r mejor porqué, por ejemplo, el cuerpo de las mujeres, la reproducción, la sexualidad, la maternidad, el acceso a la educación o a un proyecto vital permanece regulada por las leyes, los discursos científicos, los prejuicios morales, las inflexiones culturales patriarcales.

No nos sorprendería tanto que el derecho al aborto legal sea una de las medidas más resistidas en sociedades que sin embargo, han resquebrajado certidumbres viejas que parecían más firmes que las catedrales. El aspecto de la sujeción conyugal no se visualizaba hasta hace muy poco como algo políticamente relevante. Pero lo cierto es que hasta mediados del siglo XX, por ejemplo, en Argentina no solamente no votábamos sino que apenas dejábamos de ser propiedad del marido. Pensemos cuánto tiempo hace que podemos percibir que existe violación dentro del matrimonio.
La necesidad de pensar la legalización del aborto responde no solamente a un problema de salud pública, sino que desafía un orden patriarcal que se recicla y se renueva porque sus presupuestos no son revisados o si lo son, se consideran como ajenos a los verdaderos problemas políticos y sociales que siempre aparecen más urgentes. Y si el diseño de nuestros sistemas políticos tuvo la maestría de escindir estas dos esferas que se interconectan, cuya división se desmiente en el día a día, es precisamente porque cuestionar el contrato sexual amenaza todo el orden político. Después de todo, si las relaciones entre los géneros son la forma primaria de las relaciones de poder, ¿cómo no es pertinente preguntarnos por las formas de sumisión heredadas y a las que se juzgan como políticamente irrelevantes? ¿qué significa y qué implicancias sociales tendría el otorgar el derecho a las mujeres sobre su cuerpo?, ¿cómo hemos recibido los justificativos culturales y religiosos que preservan este acceso de los varones al cuerpo de las mujeres?,¿porqué parece más fácil debilitar la heterosexualidad obligatoria en Argentina mediante la sanción del matrimonio igualitario, que lograr un debate parlamentario del proyecto de despenalización y legalización del aborto?

martes, 17 de septiembre de 2013

Kevin

COMUNICADO DE LA PODEROSA

No solemos firmar los comunicados, ni las notas que subimos a Facebook, porque siempre responden a un mandato colectivo, pero esta vez lo haremos, por decisión de toda la asamblea poderosa, incluida la familia de Kevin, que a su vez es mi propia familia, para resguardar la integridad de los demás vecinos y el duelo de sus padres. Porque lamentablemente, en vez de estar abrazados llorando en paz, debimos pasar la tarde-noche en medio de la desesperación y la indignación. Así, escribo estas líneas, como redactora de La Garganta y como prima de mi querido Kevin, asesinado el sábado 7 de septiembre por un balazo en la cabeza, a causa del enfrentamiento de dos bandas ajenas al barrio, en una zona liberada por las Fuerzas de Seguridad.


Hoy, cerca de las 19, cinco camionetas de Gendarmería cayeron en la redacción de La Garganta, estacionaron enfrente y abrieron sus puertas para que bajaran decenas de gendarmes armados hasta los dientes, sin identificación y en muchos casos encapuchados, con sus escopetas en mano. Justo en ese momento, la maestra de Kevin compartía una charla con nosotros y sus hermanitos jugaban en la redacción. Ante el aviso de mi primo mayor, que vino corriendo desde su casa para que los chiquitos no salieran a la calle, un compañero salió a preguntar el motivo de tamaño operativo y a solicitar que se identificara el responsable, pero no se identificó absolutamente nadie. Como de costumbre, lo verduguearon, le pidieron su propia identificación, lo pusieron contra la pared, le doblaron el brazo y quisieron detenerlo en el patio de su propia casa, algo que evitamos entre forcejeos y gritos, en una situación de mierda. Desesperados, reaccionamos llamando en ese mismo momento a los periodistas Eduardo Anguita e Ingrid Beck, para que se comunicaran con quien hiciera falta. Y recién entonces, cuando advirtieron que estábamos denunciándolos, decidieron soltarlo.

"Tengo miedo de que me peguen un tiro", dijo Marilin, una de las hermanitas de Kevin que hace días publicó en este mismo muro su dibujo homenaje. Y su hermanita Azul, simplemente se escondió en la redacción, con la nariz sangrando. Al mismo tiempo, otros compañeros que intentaban acercarse a La Garganta, eran interceptados en otros pasillos del barrio, cerrados sin ninguna justificación, ni ninguna orden a la vista. Y mientras tanto, los padres de Kevin escuchaban los pasos de los efectivos en el techo de su casa, sin que nadie les diera ninguna explicación.

Nosotros no estuvimos, ni jamás estaríamos en contra de ningún operativo que se pueda efectuar cumpliendo los requisitos legales, pero no así, no más, ¡no más! Aquel sábado, liberaron la zona con total impunidad, para que otros resolvieran sus negocios a los tiros. "Que se maten entre ellos", escuchó una vecina, cuando los prefectos dejaban la Plaza Kevin, haciendo caso omiso a las advertencias de quienes les indicaban que el tiroteo recién estaba empezando. Durante 3 horas, las dos bandas dispararon las más de 100 balas que se encontraron después, pero los prefectos no escucharon los tiros, ni tuvieron tiempo de volver, aunque su garita está a menos de 150 metros. Y a la hora de las pericias, durante el lapso de tiempo en el que sólo ellos tuvieron acceso a la casa, desapareció plata de los padres, como así también sus teléfonos. ¿Saben que hubiera pasado si la bala le pegaba a mi tío, en vez de pegarle a Kevin? Se hubiera tratado de "un jefe narco", para la gorra y para los medios.

Hoy, casualmente, por la mañana, la madre de Kevin había denunciado en los Tribunales la inacción de la Prefectura aquel tremendo día que jamás nos permitiremos olvidar. Y por la noche, recibimos esta visita siniestra, que seguramente presuponía o pretenderá presentar algún "arma" o alguna "merca" que les permita mostrarse como héroes, en el "desbaratamiento" de las bandas que causaron la muerte de Kevin. Pero la muerte de Kevin no sólo la causaron esas bandas vinculadas a la droga, sino también estas bandas de uniformados. Aquel día, el barrio pagó la inacción de Prefectura con la muerte de Kevin. Y hoy, pagó el accionar temerario de la Gendarmería, con el pánico de muchísimos pibes y vecinos que simplemente intentamos vivir con dignidad.

Que quede claro, por favor: nosotros no gritamos "que se borren todas las fuerzas de seguridad", porque en eso no estamos todos de acuerdo, sino simplemente que actúen como lo indica la ley. Y no estamos en contra de que realicen todos los allanamientos que consideren necesarios, pero sin someternos a este calvario, el mismo calvario que sentirían ustedes si en cualquiera de sus barrios desembarcaran cientos de tipos encapuchados, con armas de guerra. ¿Se lo imaginan? Acá, más allá de lo que vendan esos informes amarillos de ciencia ficción, los uniformados pueden ingresar caminando perfectamente, tal como lo hacen todos los días, con la misma tranquilidad que se burlaron de nuestro dolor, escuchando música en la puerta de la casa de Kevin, el día que denunciamos que "siempre se esconden la identificación".

¡Siempre se esconden la identificación! Puede dar fe Eduardo Anguita, que vino ayer a visitar a la familia. O pueden dar fe los miembros de la Secretaría de Derechos Humanos, que vinieron hace 3 días para tendernos una mano. ¿Entienden que no estamos jugando a las elecciones? ¿Entienden que nos mataron a mi primo? ¿Entienden que tenía 9 años? A nosotros, la politiquería berreta nos chupa bien un huevo. Y el tiempo "pre-eleccionario" nos chupa bien un ovario. A nosotros nos importa Kevin; Kevin y todos los pibes de nuestro barrio, que no vivirán en paz mientras uno o cien giles de gorra puedan llevarse puestos nuestra vida o nuestros derechos, como lo hicieron hoy.

A nombre de mi familia, de mi barrio y de mi asamblea poderosa,

Paola Vallejos.



Kevin, 9 años.

http://tiempo.infonews.com/2013/09/10/policiales-109114-un-nene-murio-al-recibir-un-disparo-en-la-cabeza-en-el-barrio-zavaleta.php

http://pibesypibas.blogspot.com.ar/2013/09/kevin-la-inseguridad-de-los-pobres.html

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Allende, una figura que se agiganta al construir la memoria

Para conmemorar este día que nos dejó una herida abierta en nuestra américa que interpela, que duele y que resiste todavía, quiero compartir los conceptos de Stella Calloni, autora de “Plan Cóndor. Pacto Criminal” refiriéndose a Salvador Allende y al golpe del 11 de septiembre de 1973, a quien entrevistamos en el programa REMOLINOS. Tiempo de Mujeres el pasado lunes.Tamnién se intercalan datos y referencias, comentarios breves y... los sentimientos.

“La figura de Allende con el paso del tiempo se hace más fuerte y más importante por lo que se vivió después; la dictadura militar, lo que fue todo, una figura extraordinaria, un hombre que murió con un gran honor y una gran entereza, después de haber hablado a su pueblo, y después de haber salvado a toda la gente que estaba a su alrededor. Y se está investigando todavía qué fue lo que realmente le pasó, y esto es muy importante tenerlo en cuenta, lo que pasó todo el pueblo chileno, los desafíos que enfrentó el pueblo chileno en medio de la tragedia, de la cantidad de muertes que se sucedieron, la Operación Cóndor, todo eso que nos envolvió y nos abarcó a todos. Y más después de conocer a los inspiradores de ese golpe, ya en “Operación Cóndor” habíamos denunciado, en el libro yo denuncio en relación a la situación que se dio con Allende, en verdad los EEUU había empezado prácticamente a seguir y a hostigar a Allende desde que era político, desde que era candidato a diputado . Todo esta historia después del golpe, que fue muy importante para América Latina, que se conoció en el año 1975 por el informe Hinchey “(entregado por la CIA a pedido de legisladores de la Cámara de Representantes y del Senado de EEUU) que demuestra la intervención de la CIA en el golpe y el accionar de personajes como Kissinger y otros”.

"El golpe de estado en Chile fue una enseñanza para toda América de un momento en la historia, en un país donde el primer presidente socialista elegido democráticamente fue destituido por un golpe financiado y organizado por la CIA. Como sabemos que han sido todos los golpes. Pero éste caso es especial por lo que surge del informe del Congreso de los EEUU, la enorme responsabilidad de la que EEUU no se ha hecho cargo… Hoy en día estamos viendo el tema de la Operación Cóndor" Entre otras cosas, Calloni se refiere a las acciones coordinadas para cometer los crímenes de lesa humanidad para los cuales no había fronteras; el último nieto que recuperó su identidad es un ejemplo. Con el golpe a Allende, según la investigadora, "nació el engendro de Cóndor, aunque había habido acuerdos bilaterales anteriormente, como el caso de la llamada Operación Colombo, operaciones horribles..."

En este operativo - la Operación Colombo-, 119 chilenxs fueron detenidxs y desaparecidxs en su país y sus muertes fueron atribuidas a “peleas internas de la izquierda” en Argentina o en enfrentamientos fraguados. Mientras la ONU reclamaba a la dictadura el esclarecimiento de sus crímenes, tanto la Triple A argentina como los represores del Operativo Independencia comandado por el Gral. Acdel Vilas, que utilizaron sistemáticamente la tortura y la ejecución clandestina, fueron socios de la temible DINA (Dirección Nacional de Inteligencia). Este pacto bilateral comenzó a conocerse cuando se detiene a l agente chileno Enrique Lautaro Arancibia Clavel imputado por la justicia en el asesinato del Gral. Carlos Prats y su esposa. Arancibia Clavel había sido detenido anteriormente en 1978, y para desligarse de la acusación de espionaje, reveló que su rol era clave en la Operación Cóndor y que era socio de las fuerzas armadas y policiales argentinas).

Estas operaciones para confundir y encubrir el accionar ilegal se basaban en acuerdos entre ambos países, Argentina y Chile. Colombo necesitó además de prensa adicta y cómplice. "Eso todavía no era Cóndor, eran acuerdos nilaterales; el plan Cóndor se instaura cuando se da el acuerdo de todos, la unidad de criterio para empezar a accionar poniéndose como ejemplo lo que había hecho Pinochet ayudado por grupos de Argentina para matar al Gral. Prats y a su esposa acá en Buenos Aires en 1974. La Operación Colombo, como otras, son todos antecedentes del Plan Cóndor que se puso en marcha a fines de 1975."

Coincidimos con Calloni cuando dice que todavía necesitamos saber tanto... Con la herida que significa la impunidad y los pactos de silencio."La sociedad chilena necesita lograr justicia para todo lo que fue la dictadura."

"Nuestras dictaduras fueron dictaduras de la seguridad nacional: "fueron unidas y congregadas para hacer esta operación conjunta como un modelo.. experiencias que se van dando, ¡una cantidad de operaciones…! De Operación Cóndor se sabe mucho porque involucró a personalidades muy importantes: dirigentes de izquierda y políticos muy conocidos. Pero hubo una gran cantidad de operaciones. De las dictaduras del Cono Sur falta saber mucho. Inclusive en Chile hallaron a las víctimas de la Operación Colombo que decían que habían muerto en Argentina en medio de peleas de la izquierda." Sus cuerpos fueron finalmente encontrados allá, enterrados muy cerca de un campo de concentración, tres de aquellos de los cuales habían dicho los diarios de ese momento que fueron parte de la operación que habían muerto en Argentina."


Recordemos además que en Buenos Aires fueron asesinados el ex senador Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz y Rosario del Carmen Barredo de Schroeder que estaban exiliadxs, días después de que se firmara un convenio de cooperación entre el almirante argentino César Guzetti y el uruguayo Juan Carlos Bianco, en mayo de 1976. Siguiendo la metodología de la Operación Colombo, en el vehículo donde se hallaron los cuerpos, un volante de una agrupación subversiva se atribuía la acción. Se trataba de atribuir los crímenes a la izquierda para lo cual los periódicos de derecha reproducian las versiones de las fuerzas represivas.En el exterior se denunciaba la manipulación pero lo cierto es que la estrategia de desinformación en ese tiempo era dañina en grado sumo, esquemas de desinformación utilizados por la CIA, aprendidos por la DINA chilena y la Triple A, que serían calcados por todas las dictaduras. Una guerra psicológica sin cuartel.

El 21 de septiembre de 1976 el ex canciller chileno Orlando Lettelier es asesinado en Washington, donde había denunciado las atrocidades de la dictadura ante un grupo de congresistas norteamericanos. Con la ayuda de la CIA - en ese entonces, comandada por George H. Bush- y con participación de paraguayos y emigrados cubanos anticastristas, se concretó el atentado.Este crimen tuvo gran repercusión llegando a la Corte Suprema de EEUU, y en la investigación se desmentieron los argumentos de Kissinger de que se trataba de un "ajuste de cuentas entre izquierdistas", dando una pista contundente sobre el Plan Cóndor.Podríamos seguir enumerando, dolorosamente, centenares de atentados. Por todo esto, el 11 de septiembre de 1973 comenzaba un largo proceso de horror cuya memoria se construye lenta pero inexorablemente. Los archivos del terror hallados en Asunción por el Dr. Martín Almada acerca de lo acontecido durante la dictadura de Stroessner dan cuenta de su dimensión continental. Los testimonios que van registrándose en la justicia son elocuentes acerca de la colaboración de fuerzas militares y policiales que secuestraron personas y las trasladaban para su tortura, desaparición, fusilamiento, entierroen fosas comunes o vuelos de la muerte. También para el robo y apropiación de bebés y niñxs de personas desaparecidas. El nieto recuperado 109, por ejemplo, había nacido el 29 de octubre de 1975 y fue secuestrado junto a sus progenitores, Frida Laschan Mellado y ängel Athanasiu Jara, ambos militantes del MIR cuando tenía cinco meses y medio en abril de 1976 en Buenos Aires.Pablo Germán fue anotado ilegalmente con fecha adulterada por un matrimonio con estrecha vinculación al régimen cívico-militar.

"El 11 de septienbre es un día para recordar, para reflexionar. Contra lo que está pasando hoy en día, con el retorno de algunos golpes como el de Honduras y el de Paraguay, los golpes que se intentaron y fueron evitados como el de Venezuela en el 2002, el de Bolivia en el 2008, como el de Ecuador en el 2010, otro intento en Bolivia en el 2012 al mismo tiempo que se hacía el golpe contra Lugo en Paraguay...Tenemos que estar muy atentxs contra las formas de contrainsurgencias que utilizan para activar después un golpe de estado a cualquiera de nuestros gobiernos que no obedezcan las órdenes estrictas de conformar las democracias de seguridad que los EEUU pretenden instalar en el mundo entero y por eso están ahora invadiendo y ocupando distintos países que no son democracias de seguridad, gobiernos coloniales de gobierno".

Al pensar en la influencia de los EEUU, de su Secretaría de Estado, no podemos obviar a quienes colaboran desde adentro. Los de ayer y los contemporáneos.

"Los traidores de adentro nos preocupan mucho, lo uno no existiría sin lo otro. También es cierto que el que abre las puertas de su propio país al enemigo, es una clase de traidor muy especial. En los últimos tiempos la estrategia de EEUU pasa por la conformación de estas ONGs , esta cantidad de organizaciones dependientes de fundaciones de la seguridad de EEUU que trasladan mucha cantidad de dinero supuestamente para ayudar al desarrollo de nuestros países y que es repartido entre estos opositores . Ahora todos se pelean por este botín. La mayoría de las oposiciones actuales en América Latina está dependiendo de dineros externos, de fundaciones externas y mandatos externos, vengan disfrazados de ongs, democracia y libertad o como quieran los nombres que tienen, cuando usted escarba y ve de dónde proviene el dinero, bueno… Además por eso hay tantas peleas, a ver quién hace mejor el trabajo y quién se reparte más cantidad del botín."

martes, 3 de septiembre de 2013

Crímenes de lesa humanidad del franquismo: la hora de la justicia

Cuando hablamos de los crímenes del franquismo nos referimos a fusilamientos y enterramientos ilegales, a fosas comunes, a torturas, a juzgamiento sin garantías, a asesinatos, a robos de bebés.
Crímenes que fueron envueltos en un pesado manto de silencio,una dictadura longeva de cuarenta años, pero además, por la continuidad de la represión, la impunidad, y la intención de dejar ese atroz pasado en el olvido, que no es sino perpetuarlo.
Durante algunos meses, como militantes de DDHH y del Frente de Mujeres K adherimos a la querella contra estos crímenes, causa que desde 2010 y no sin tropiezos y dilaciones lleva adelante un juzgado federal en nuestro país. El principio de justicia universal, el que fuera invocado en España cuando aquí no había posibilidad de juzgar a los genocidas argentinos, es el que hoy permite que tramite la única causa aquí y se investiguen esos delitos que por su naturaleza sistemática, no prescriben, pudiendo ser investigados y juzgados en cualquier parte del mundo.
Entre tanto dolor ante tanta crueldad, el robo de ninxs conmueve, por las similitudes con el caso de la dictadura civico militar eclesiástica argentina: en España, comenzó como forma de castigar a las mujeres republicanas, a las represaliadas, en un negocio rentabilísimo y facilitado por el mismo silencio y complicidad que niega hasta hoy lo búsqueda de los cuerpos de los fusilados.
Cuando Baltazar Garzón, que llegó a condenar a Scilingo y a juzgar a Pinochet en los 90, tuvo el coraje de llevar adelante una investigación,- promovida entre otros por el argentino exiliado Carlos Slepoy y reconocido por Abuelas por su lucha- calculó en el expediente a su cargo que al menos 30.000 personas habían sido robadas.
Soledad Luque Delgado, que busca a su mellizo Francisco, dice que, en realidad, la cifra es incalculable. No hay registros. Sí hay muchas personas que, lentamente, cuentan que también fueron engañadas, a quienes les dijeron que sus bebés habían fallecido pero nunca vieron su cuerpo. Con la participación de la iglesia y de funcionarios cómplices,- muchos de ellos aún en funciones-, se adulteraron adopciones y documentos mientras a las familias desesperadas se las amenazaban si pretendían investigar.
Como dijo Estela de Carlotto, hasta a las víctimas se les pide aportar las pruebas.
Al mismísimo juez Garzón se lo apartó de manera vergonzante de su cargo por pretender investigar y castigar los delitos de lesa humanidad que hasta el día de hoy permanecen impunes, gracias a la política desarrollada desde el Pacto de la Moncloa en adelante. Y gracias también a la herencia de la política del olvido. Burbujas de unidad europea ayer, el desempleo y la crisis hoy, pretextos para no ver, no asumir, no escuchar, no hacer justicia. Cerco mediático para no tocar el tema. Y nunca se termina de establecer la continuidad de la misma casta asesina y cómplice en el poder. Se hablan de casos aislados sin ver el plan sistemático de terror y disciplinamiento.
Aquí también se habla de mirar al futuro como si eso se pudiera hacer sin ajustar cuentas con los asesinos, los silencios y las sombras del pasado. Y del pasado reciente.
Hace unas horas nada más, en Remolinos, en la radio, Chato Galante decía, "yo puedo cruzarme con mi torturador en la calle". Nosotros recién ahora podemos decir que lenta pero inexorablemente, metemos genocidas en cárceles comunes y destituimos a sus jueces amigos.Tras una larga lucha y años de tragar la hiel de las leyes de impunidad y la cultura de la amnesia y el todo vale neoliberal. Porque no aflojaron ellas, las Madres ni las Abuelas, ni los HIJOS, ni los familiares,ni las personas de bien que nunca se dejaron convencer de que cruzandose con un torturador libre por la vereda podríamos hablar de democracia o de futuro, muchísimo menos de que nunca más volviéramos a vivir al pesadilla.
Porque de nosotrxs depende, de todxs.
Fue un parteaguas la decisión política de un presidente, pero es cierto también que a la memoria, la verdad y la justicia la hacemos un pueblo que sabe de dónde viene, que asume las responsabilidades y que repara lo que puede reparar para dejar a las generaciones siguientes la única herencia que vale la pena, que no cotiza en bolsa pero sí en la dignidad colectiva.
Mañana, martes 3 de septiembre en la Federación Gallega, ubicada en Chacabuco 955, de la ciudad de Buenos Aires,se lanza la Plataforma argentina de apoyo a la querella contra los crímenes de lesa humanidad. Con ella, diversos organismos de distintas tendencias se comprometen a difundir y a apoyar para que la señora justicia no tuerza su balanza y trabaje.
Para que se logre permear el silencio.
Para que sepamos que lo ocurrido en España durante el franquismo y el posfranquismo ha sido una sucesión de crímenes cuyo hedor carcome un sistema en crisis.
Para que sepamos las historias de las víctimas y sepamos del coraje de quienes, como aquí, no bajaron ni bajan los brazos, contra viento marea e indultos.
La Cámara de Diputados de la Nación emitió su repudio al genocidio y su solidaridad con la búsqueda de justicia,
Se van sumando las fuerzas de quienes no olvidamos lo vivido y sus consecuencias.
El año pasado, en nuestra tierra, logramos demostrar el plan sistemático de apropiación de niñxs y Videla fue condenado, junto a otros asesinos.Videla murió preso. Lxs nietxs van siendo encontradxs.
Quizás, alguien al lado nuestro puede aportar un dato o una gota de sangre al banco de datos genéticos.
Argentina, España... donde ayer se hizo justicia para nosotrxs, hay un dolor que no cesa. Y nuestra amorosa y solidaria contribución es necesaria ahora. Ayer por nosotros, hoy por vosotros. Por quienes vendrán, por el futuro. Todxs somxs necesarixs en esta lucha que es también la nuestra.