lunes, 29 de abril de 2013

Macri, la dictadura

Ni en la guerra se atropella a un hospital.

Lo del viernes no tiene precedentes, aunque sí avisos previos desde los episodios del Parque Indoamericano, el ataque con balas de plomo en la Sala Alberdi, o la violencia contra los que protestaban en el Parque Centenario.
En el lugar que las topadoras destruyeron, se trabajaba y se hacían cosas en un marco de solidaridad y creatividad en medio del abandono de las personas que allí se atienden, personas con derechos, seres humanos como vos y yo.

Lo ocurrido el viernes en la ciudad de Buenos Aires es pavoroso, y sobre todo porque este sujeto que miente sistemáticamenbte fue ratificado en la Jefatura de Gobierno por el voto de habitantes que quieres y avalan esta conducta represiva, discriminatoria, abusiva y criminal, gente sin swing, como dijo Fito Páez al dia siguiente de la reeleccion de Macri:

" Da asco la mitad de Buenos Aires. Hace tiempo que lo vengo sintiendo. Es difícil de diagnosticarse algo tan pesado. Pero por el momento no cabe otra. Dícese así: “Repulsión por la mitad de una ciudad que supo ser maravillosa con gente maravillosa”, “efecto de decepción profunda ante la necedad general de una ciudad que supo ser modelo de casa y vanguardia en el mundo entero”, “acceso de risa histérica que aniquila el humor y conduce a la sicosis”, “efecto manicomio”. Siento que el cuerpo celeste de la ciudad se retuerce en arcadas al ver a toda esta jauría de ineptos e incapaces llevar por sus calles una corona de oro, que hoy les corresponde por el voto popular pero que no está hecha a su medida.

No quiero eufemismos.

Buenos Aires quiere un gobierno de derechas. Pero de derechas con paperas. Simplones escondiéndose detrás de la máscara siniestra de las fuerzas ocultas inmanentes de la Argentina, que no van a entregar tan fácilmente lo que siempre tuvieron: las riendas del dolor, la ignorancia y la hipocresía de este país. Gente con ideas para pocos. Gente egoísta. Gente sin swing. Eso es lo que la mitad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires quiere para sí misma."


Por eso a esta "gente" no se la va a escuchar decir una palabra de la violación a la ley, de ignorar la cautelar vigente que impedía que se tocara el Borda para dar curso al negociado inmobiliario de la zona sur.

Por eso nada dicen ni diran de la salud de estas instituciones.



Menos les importan las vejaciones de ayer, las de los tiempos de la dictadura. La pasaban bien, miraban para otro lado, y convivían con los secuestros y los campos clandestinos de concentración. Entonces no es sorprendente que tilden de locas a las Madres de Plaza de Mayo, o de chorras en paralelo a todas las operaciones de desprestigio montadas por los medios cómplices de los militares. Corrijo: eran los jefes, en realidad, de los represores que a pesar de tanto tiempo, son repudiados y están siendo juzgados.

Los dinosaurios reaparecen cada tanto. Algunos desean volver a aquellos tiempos.

Lo ocurrido es una prueba. Pero esta acción del poder que es acción sobre la acción creativa de la solidaridad, de la resistencia, de lo que es puede crear - el amor, el pensar en lxs otrxs, la tenacidad de la memoria y de la búsqeuda de justicia- se queda corta. Burdamente. Como sus mentiras amplificadas.

El Borda estuvo dos inviernos sin gas. Claro, el deterioro viene de hace tiempo, sin que se lo resuelva como corresponde, con el aporte público que precisamente no pasa por la supresión animal de la topadora que no repara en quienes allí están. Pacientes y una comunidad terapeutica.

Como símbolo, el Borda concentró acompañamiento y conciencia... a los arreglos de gremios impresentables, trabajadorxs oponen su amor y su entrega y se la juegan frente a la bala cobarde del viernes o a la indiferencia de larga data.

Imágenes de lo que había en el predio arrasado.


Más de una cacerola no ha imaginado que le pasaría si alguna vez recala en una sala de terapia intensiva de un hospital público, de una guardia sin personal suficiente, si cae en desgracia en la lógica del mercado y no le tocan más las presuntas bondades de la salud privatizada.


Tampoco se imagina en el lugar de quien junta los cartones en vez de robar, y le "afea" el paisaje. Ni en sueños se pone en la carne del que sólo tiene la casilla, las horas de cola para un turno pasando frío en la madrugada en la sala de espera, de quien agarra la changa mal paga, de quien ha vuelto a mandar a lxs chicxs a la escuela gracias a la Asignación Universal, si no se la han "ganado", si no lo merecen , si son "desahuciadxs sociales".Invisibles...

Ay, que clase miserable aquella que se identifica con quienes a la vuelta de la esquina le soltarán la mano! Y se ofenden con esas otras manos, muchas más... que en silencio arman redes generosas a pesar de tantas dificultades y derrotas, levantándose una y otra vez aunque tantos hipócritas y crápulas sigan atacando con las remanidas frases huecas repetidas hasta la psicosis. Pretendiendo pisar cada brotecito.

No entienden que la siembra continúa. Y que nunca se detiene.




miércoles, 24 de abril de 2013

Martín Almada analiza el triunfo colorado en Paraguay: ¿el caballo de Troya para la región?

El pasado lunes 22 en el programa radial REMOLINOS.TIEMPO DE MUJERES, entrevistamos al Premio Nóbel Alternativo de la Paz Martín Almada, quien desde Asunción realizó un análisis del reciente resultado electoral y del panorama que se abre no solamente para el hermano país sino para nuestra Patria Grande.

Almada descubrió los “Archivos del Terror”, consistentes en documentación – fotografías, registros, fichas, listados de infiltrados de inteligencia elaborados por la policía política paraguaya- elementos claves que prueban además la coordinación represiva que involucró a las fuerzas de seguridad de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay en la década del 70. Secuestros, detenciones ilegales, torturas, asesinatos, que dejó más de 100.000 víctimas fatales.

Convencidos tal vez de su impunidad, a diferencia de otras dictaduras, los uniformados paraguayos no destruyeron ese material que reviste fundamental importancia probatoria para el juicio y castigo y para ahondar en la coordinación represiva de padecimos estos países que hoy intentan una integración diferente y en el respeto a los derechos humanos, no sin tropiezos (pensemos en el "conveniente" traslado de la Jueza Mota en Uruguay y la actitud regresiva de la Suprema Corte de Justicia cuando se avanzaba en el juzgamiento de represores en más de 50 causas por secuestros, desapariciones, torturas y asesinatos políticos).
El retorno al poder del Partido Colorado aparece ensombreciendo el panorama en una lucha por justicia y memoria en la que Almada es un referente indiscutible. Esa lucha es una sola para el continente que fue víctima de una coordinación para el horror que no conoció fronteras ni límites.

“¿Quiénes fueron las víctimas de la Operación Cóndor? Dirigentes sindicales, el 50 %, estudiantes, periodistas que hacían investigación, religiosos y religiosas, referentes de la Teología de la Liberación, intelectuales, artistas, intelectuales, la clase pensante fue víctima entre el 75 y el 85. Esto es lo que prueba la documentación que hemos encontrado en Paraguay el 22 de diciembre de 1992.”

Pasaron 20 años, y poco se ha logrado desde ese momento en el sentido de juicios y castigos, a pesar de la sucesión de gobiernos democráticos. Se creó la Comisión de la Verdad y la Justicia, se confeccionaron siete tomos de recomendaciones y de conclusiones sin que los gobiernos que se sucedieron la consideraran para actuar contra la impunidad.

“Procesaron a los policías torturadores, pero la Operación Cóndor no fue una conspiración de policías, fue una conspiración de militares. Entonces aquí se castigó a quienes hicieron el trabajo sucio, a la policía, pero los responsables, a los militares, nada. Nada se ha logrado. Sigue la impunidad y siguen muriendo en la impunidad.”
“Sí ha tenido una significación, este Archivo del Terror y el informe subsiguiente, para que víctimas cobren indemnizaciones, que no son suficientes”, afirma Almada; al menos,se inició la campaña para resarcir económicamente a las víctimas o a sus hijxs que se está aplicando. Lo grave es lo pendiente, que es el efectivo juzgamiento y condena de los responsables políticos.

“La gente no recurre a la justicia porque aquí la justicia es injusta. Tiene mucha relevancia para la gente estas piezas documentales que hemos llevado a la Argentina, al Juez Canicoba Corral y al Juez Urso, hemos llevado todo lo referente a las víctimas argentinas, contribuyendo a la aceleración a los juicios a los genocidas.”

Martín Almada padeció en carne propia el secuestro y tortura durante los años 1974 y 1977 a manos de la policía política de Stroessner. Su esposa Celestina Pérez, con quien había fundado un instituto educativo en San Lorenzo que constituyó un centro de animación cultural, fue asesinada. Ambos eran educadores y se dedicaron a promover los derechos en particular de mujeres maestras mediante la Economía solidaria: su delito era la construcción de viviendas y la promoción social. Gracias a una beca, Almada obtuvo en Universidad Nacional de La Plata, Argentina, el título de Doctor en Ciencias de la Educación, siendo el primer paraguayo con ese diploma. Pero su tesis doctoral, “Paraguay: Educación y Dependencia”, fue enviada por la policía argentina a la policía paraguaya en el marco del Operativo para el intercambio de información y de prisioneros políticos en el Cono Sur. El régimen militar paraguayo clasificó la obra como “subversiva” y a su autor como “terrorista intelectual”. La presión de distintos organismos al régimen obtuvo su liberación y Almada partió al exilio en 1978 con sus hijos, trabajando para la UNESCO y la defensa de los derechos humanos desde entonces.

El próximo 10 de mayo, Almada estará en Buenos Aires disertando sobre el Plan Cóndor en el Centro Cultural de la Cooperación. Vale la pena escucharlo, es directo y pedagógico. Así, sin eufemismos, caracterizó las recientes elecciones en su tierra, donde solamente el proceso de alianzas políticas que llevó a Fernando Lugo a la presidencia en 2008 -truncado por un golpe institucional que desacreditó al gobierno internacionalmente, debilitando a los liberales que habían volteado a su aliado-, interrumpió la hegemonía colorada desde que en 1989 el dictador Alfredo Stroessner fuera derrocado por Andrés Rodriguez.

“Aquí hubo un triunfo del Partido Colorado que es una sociedad anónima de delincuentes. Y aquí ganó el que más votos compró. Esto ha sido una timba electoral. “Stroenissmo sin Stroessner”. Aquí se compró y se alquiló a funcionarios de la justicia electoral; el presidente de la justicia electoral es un delincuente, fue informante de la policía secreta. Yo lo acusé. Pero tiene mucha plata y es intocable. En el fondo, esta elección es el blanqueo de los que dieron el golpe de estado del 22 de junio de 2012 y esta elección va a permitir la reinserción en el plano internacional de Paraguay, pero estamos preocupados. Porque si esta gente entra en el Mercosur, Unasur, Celac, tememos que sea el caballo de Troya, de eso tenemos miedo”.
Admite que la centroizquierda está haciendo su autocrítica dada la actual relación de fuerzas: una derecha que se unió y una izquierda atomizada “por la avidez de ocupar un cargo en el Congreso”, y agrega: “lo lamentamos mucho, porque hubiéramos hecho un trabajo mucho más productivo para la causa de la gente que clama justicia”.

viernes, 19 de abril de 2013

Mariano y la justicia

Llegamos al final del juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra.

El 20 de octubre de 2010 una protesta de trabajadorxs tercerizadxs de la línea Roca fue atacada por una patota. Explotados por los sindicalistas, lxs tercerizadxs cortaban las vías. Allí, un joven fue asesinado a balazos. Otrxs tres manifestantes resultaron gravemente heridxs. Una mujer quedó paralizada de por vida.

Esperamos que no solamente este juicio condene al ex Secretario General de los ferroviarios, lo que representa un hito frente a una práctica violenta y patoteril para la cual no hay más lugar en este contexto democrático, sino a todo atropello similar que involucre a estos personajes. Esos sindicalistas que detentan un poder por ser presuntamente defensores de lxs intereses de trabajadorxs mientras se manejan como corporaciones. Es vieja la historia de la violencia sindical, y de la violencia política y de los negocios inconfesables.

El impacto que generó el ataque del 20 de octubre y la condena social hablan de lo que hemos desarrollado como anticuerpos después de tanta violencia sufrida, después de lo vivido en el 2002 con las muertes de Maxi y de Darío, con la recuperación de la justicia en relación a los crímenes de lesa humanidad y la complicidad civil, eclesiástica, empresarial, y también judicial.

Dirigentes entregaron trabajadorxs en el pasado mientras pactaban con la patronal golpista. O utilizaban violencia para imponer la representatividad a fuerza de fierros. Muchos terminaron transformándose en empresarios durante el menemismo, gestionando negocios y explotando trabajadorxs como Mariano.

Lenta y trabajosamente, vamos allanando camino hacia otro sindicalismo. La condena de hoy, el crimen de Mariano ha contribuido a poner en la mira prácticas que no podemos tolerar más.

Así como necesitamos transparentar el Poder Judicial, que accedamos a la información como en los demás poderes, a las declaraciones juradas de jueces, a saber cuánto y entonces poder pensar porqué algunxs tienen más celeridad que otros en la tramitación de sus causas, así como hay quienes no tienen acceso igualitario a una defensa debida, a que se tramite con celeridad su expediente, en el caso de Mariano, el rol de los tribunales ha sido singular.

En ccho meses, 75 audiencias integraron el debate oral por la muerte del militante Mariano Ferreyra y las heridas de Elsa Rodríguez, Ariel Pintos y Nelson Aguirre. Las dos querellas, la Fiscalía y los defensores de los acusados –diez ferroviarios señalados como instigadores o integrantes de la patota responsable de los delitos y siete policías federales imputados por dejar liberada la zona y no actuar para prevenir los hechos– buscaron sostener o desmentir la prueba generada durante la instrucción y aportaron nuevos elementos.En la causa se ha estableció que el acusado José Pedraza intentó sobornar a la Cámara de Casación Penal. El Tribunal Oral 21 tomó en consideración las grabaciones telefónicas obtenidas en la investigación. Y dos meses después de iniciada la instrucción, siete de los diez ferroviarios ya estaban procesados: Cristian Favale, Gabriel Sánchez, Salvador Pipito, Jorge González, Juan Carlos Pérez, Guillermo Uño y Pablo Díaz. Maximiliano Medina,abogado del CELS que representa a la familia Ferreyra, consideró la instrucción “sumamente positiva” y destacó que: “Al cabo de pocos meses no solo se habían procesado a varios atacantes sino que también se había determinado la estructura del ataque y cómo se había conformado el plan” que derivó en la muerte de Mariano.

Cuatro meses después del fatídico 20 de octubre de 2010 Pedraza y a Fernández su número dos, fueron detenidos y en marzo, procesados junto al delegado Claudio Alcorcel. En mayo se elevó el expediente a juicio: Pedraza y Fernández, acusados de ser instigadores del crimen; Díaz, como quien dirigió la patota del ataque en el territorio; Alcorcel como enlace entre Favale, los ferroviarios y el lugar de los hechos; Favale y Sánchez, acusados de disparar y Uño y Pérez, como responsables de esconder las armas homicidas. A Pipito y a González, por amedrentar a un equipo periodístico de C5N.

La tercera etapa de la instrucción investigó la actuación de la Policía Federal en Barracas, por lo cual fueron procesados Hugo Lompizano, Luis Echavarría, Jorge Ferreyra, Luis Mansilla, Gastón Conti, Rolando Garay y David Villalba. Tanto la querella del CELS como la de los heridos (abogados de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional –Correpi– y de la Asociación de Profesionales en Lucha –APEL–) solicitaron unificar ambos procesos en un mismo juicio oral y lo lograron. Los policías fueron partícipes necesarios.

En agosto de 2012 comenzó el juicio oral y público. Para la querella de los militantes de izquierda heridos, desde el primer momento, la actitud de la fiscal y del juzgado actuantes en la instrucción consistió en proteger a los policías y en desvincular de la situación a funcionarios del gobierno nacional y a directivos de Ugofe (empresa gestionadora de la ex línea Roca). Acusan al Estado, a la empresa y al sindicato de estar vinculados en el plan criminal destinado a amedrentar a lxs trabajadorxs. La abogada de CORREPI Ma. del Carmen Verdú y Diego Rojas, autor de la investigación "Quién mató a Mariano Ferreyra", denuncian la connivencia del gobierno nacional y apuntan contra funcionarios del Ministerio de Trabajo y de Transporte, tanto como al CELS, que representa a la familia Ferreyra. Sostienen que de no haber mediado la movilización popular repudiando el asesinato y el accionar patoteril sindical, no se hubiera llegado a esta investigación.

La apropiación del caso, es decir, la batalla por el significado de este episodio es parte de un proceso que se desarrolla con un juicio que hoy concluirá, con una condena social explícita, con una movilización en la que no solamente estará la militancia del Partido Obrero sino todxs quienes apoyamos y trabajamos por la libertad sindical, por el trabajo registrado, por una justicia democrática.

El gobierno nacional, que gestiona y avanza en concreto en medio de feroces intereses congregando voluntades y desafiando límites, jamás ha reprimido una protesta. El Ministerio de Seguridad está desarrollando una tarea dificilísima donde la formación en derechos humanos, el recambio de los agentes, la articulación con poderes provinciales y municipales resulta tortuoso. Crea planes y programas para desarticular redes delictivas donde hay que horadar justamente, las connivencias entre fuerzas policiales, juzgados y políticos. La corporación sindical es uno de las fuerzas más resistentes y reactivas a este proceso iniciado hace diez años. No hace falta ahondar en las alianzas deshechas y el viraje de la conducción de la CGT, las amenazas de dirigentes de las centrales que fueron combativas de hacer la situación insostenible para el gobierno de Cristina Fernández junto con los terratenientes que se resisten a pagar impuestos y propietarios de medios monopólicos.

Seguramente comprenderemos, aunque sea trabajosamente, que ésta es una sentencia histórica y que avanzar en la democratización de los gremios y las fuerzas de seguridad necesita unidad y militancia, así como de diagnósticos que no reduzcan la complejidad de los resortes implicados.

Será la primera vez que un dirigente sindical sea declarado culpable en la justicia, condenado, y además -esperamos quienes apostamos a la labor de los tribunales-, encarcelado en celdas comunes, sin privilegios.

Habrá un antes y un después de la sentencia que conoceremos esta tarde y que será escuchada por una multitud que excede a la militancia del Partido Obrero que ha buscado responsabilizar al gobierno nacional de proteger a los acusados del crimen mientras se sustanciaba con una celeridad poco común, la causa, es decir, la justicia.







miércoles, 10 de abril de 2013

Marina y Ailén

Muchas veces, la atención que se presta al género no es explícita, pero no deja de ser un componente crucial de la organización de la igualdad o la desigualdad.(Joan W. Scott)

Las estructuras jerárquicas en todos los ámbitos se apoyan en comprensiones generalizadas de las llamadas relaciones naturales entre hombres y mujeres. La versión no creída, no escuchada, de Marina y de Ailén Jara inició el suplicio de dos años de vejaciones, cárcel injusta, atropellos dentro del penal, a partir de que su testimonio, el relato de la legítima defensa, no fue creído. Y el ataque violento del sujeto que sostenía desde tiempo antes el acoso, y que venía sufriendo la chica, fue evaporado. Así, la víctima fue de pronto victimaria. No se percibió, no se dio crédito a la palabra de las hermanas que se defendieron en ese instante de la violencia de un violador armado. No se ven las agresiones como tales en muchas otras oportunidades en que se permiten los golpes o los abusos. No se les creyó a cientos de mujeres las violaciones que se atrevieron a denunciar ante las instituciones policiales y judiciales. No se percibe como abuso de poder la conducta de varones que festejan lenguajes humillantes de la dignidad de las mujeres, que la reducen a un pedazo de carne del que pueden hacer uso cuando les venga bien, que cosifican a un ser humano tan digno de respeto como cualquier otro.
Por eso el género es crucial para ver, para escuchar, para volver significativo lo que puede ser una costumbre naturalizada y que no nos sorprende, ni nos despierta reacción. Adoptar otra mirada, indignarse y actuar para no permitir conductas, prácticas y violencias que no son nuevas pero que se vuelven intolerables, es ir desmontando algunas de las injusticias con las que tenemos que vivir todos los días. Injusticias heredadas y que si no se perciben como tales, subsisten, se perpetúan.
Ver como condenables los excesos y las violencias de género es un pilar de una convivencia democrática.
Y en particular, la que llamamos democratización de la justicia no puede ser real sin que la perspectiva de género impregne todos los estamentos. Sin que la sensibilidad, la empatía, la escucha hacia quienes hasta ahora ocupan los lugares subalternos, - inaudibles y por lo tanto desechables- transformen ese orden llevando a la igualdad en lo que tiene que ver con las posibilidades que el derecho y los mecanismos estatales brindan a las personas.
Marina y Ailén han constituido un caso ejemplar de la cadena de derechos vulnerados y violencias repetidas hacia las mujeres pobres. El tiempo transcurrido en el encierro donde además fueron tratadas con una saña particular, fue despertando conciencias y movilizando a mucha gente acerca de la violencia institucional perpetrada desde los estrados y los sistemas de encierro. Sus nombres impulsaron e impulsan con más fuerza y más agudeza la mirada crítica al poder judicial sexista y abusador que está al fin en foco, en discusión, en el banquillo.
Las hermanas Jara están ahora libres y apelarán el fallo condenatorio, fallo al cual se arribó desde el primer paso del abuso institucional. Su expresión de gratitud para con quienes las acompañaron e hicieron conocer su historia, y brindaron el apoyo demuestra la fortaleza de la resistencia de la que son capaces y del maravilloso poder de reconvertir el dolor sufrido en cooperación y lucha con las otras y los otros. Algo así como el poder de trocar el sufrimiento en lucha con quienes, desde otra idea de justicia intentan a cada paso, limar los barrotes invisibles de la desigualdad social , de los prejuicios y las estigmatizaciones.

viernes, 5 de abril de 2013

Frente al desastre: política, solidaridad, organización

Un pequeño aporte, con el respeto al dolor y a la pérdida insalvable de vidas humanas, desde mi lugar seco y confortable.
Condolida y a la vez, pensando porque se impone reflexionar, sobre todo en momentos como éste.
Estuve solamente sin luz y sin agua. Y menos de dos días. No perdí nada material. Y tardé horas en dimensionar lo ocurrido, que dañó mucho a pocas cuadras de mi casa, donde las casas se inundaron, los vehículos flotaban...

Mientras aquí pasaba lo peor, se desató la feroz lluvia en La Plata, en lugares que conozco bastante, pateé esa periferia de Ringuelet y Gonnet haciendo un periódico hace muchos años.

Miserias y grandezas de la gente se suceden en situaciones como ésta. Y no por conmocionante dejan lxs carroñerxs de hacer lo suyo.

Para lxs amantes de la antipolítica, no se engañen, que la clase de dirigencia que tenemos tiene mucho que ver con los claroscuros de nuestra sociedad.

Cristina visitando la zona y haciendo lo que sabe hacer.

El gabinete porteño... de viaje. Parece que el 2 de abril no le importaba mucho.
Hasta Clarín publicó que tuvo que llamarlo Vidal tres veces para que volviera el hijo de Franco. Y al hacer declaraciones, lo mismo de siempre, otro tiene la culpa: el agua que viene del conurbano, la obra que no se hizo porque (el gobierno nacional) impiden,o bien que lo que se hizo - en la gestión precedente- es signo de que están trabajando, ay!¡tanto que se agotan por lo cual las temporadas fuera del país constituyen el merecido descanso de tamaños servidores públicos!

La Metropolitana estana haciendo controles vehiculares cuando todavía las personas intentaban recuperar sus cosas y se quedaban a oscuras, en sus casas, velando por sus pertenencias. Parece que esta vez no tenía la velocidad ni la energía que emplearon el 24 de marzo para quitar los carteles que hablaban de los socios de la dictadura.


La bajeza de muchos medios que dicen hacer periodismo, ni siquiera se rescató ante la magnitud de lo acontecido.

Mientras lacras de toda laya intentan ganar algo, azuzando lo reactivo y la mirada corta e individualista, menemista, la que odia la redistribución desde la política, la solidaridad espontánea de las personas dolorida por el dolor ajeno y el desamparo les tapa la boca. Y la solidaridad organizada desde las entidades no gubernamentales pero también desde las organizaciones políticas demuestra la esterilidad de la industria del desánimo.

Como lo desarrollan muy bien otrxs y como lo digo cada tanto en este blog, en mi ciudad porteña la indolencia y la ineficiencia – lo dijo la mismísima Beatriz Sarlo-, el incremento constante de la basura, la poda indiscriminada, los negociados en las obras públicas sin lógica que se han hecho, la subejecución presupuestaria y la caradurez de funcionarixs que no se hacen cargo de sus responsabilidades han sido una constante, desde que Macri es Jefe de Gobierno. El voto gorila y la protección mediática le garantizaron la continuidad en el saqueo de lo estatal en beneficio de unos pocos. Víctimas de sus propias políticas adhirieron a su proyecto desideologizado y antipolítico, cuando solamente la política, el proyecto explícito de redistribución puede cambiar el paisaje en el cual persisten como destinatarias del clientelismo, la transa y el desprecio.

Hace falta más organización. Hace falta que lxs que hemos votado para administrar nuestros impuestos y también para proyectar el cómo transitamos la convivencia, cómo eliminamos las dificultades en lo económico, en lo cultural, cómo nos relacionamos con el mundo, cómo cuidamos nuestros recursos, cómo educamos en el respeto y la solidaridad, accionemos en lo que nos corresponde accionar.
Pensar también es actuar, por cierto.

En estos momentos me enorgullece ver que una facultad pública se constituye en refugio y en centro de recepción de donaciones; me da bronca que lxs viejxs hayan sido las principales víctimas de las inundaciones, sin llegar a ser rescatadxs y viviendo solxs. Es cierto que un fenómenos meteorológico puede ser inédito, catástrofes hay diariamente en todas partes del mundo, en países desarrollados y en países pobres; el problema es la capacidad de articular respuestas acordes a las crisis, la idoneidad de quienes tienen que dar instrucciones y destinar recursos, y las prácticas de lxs ciudadanxs, donde es fundamental poder tener perspectiva de conjunto, abarcadora, inclusiva.

A las permanentes tareas de desinformación que confunden las responsabilidades – lo que corresponde al gobierno nacional y al provincial o municipal- y a la genuina desesperación de las personas que sufren desde antes de las lluvias y lo han perdido todo, los gestos de grandeza ética y de quienes caminan las calles a pesar de los insultos para reconstituir, para remediar, para aliviar, son la mejor respuesta y aprendizaje.


La Presidenta se hace cargo, como sabe hacerlo. La seriedad de apuntar a las coincidencias y salvar las diferencias indisimulables entre la gestión de Scioli, la macrista y la del gobierno nacional para resolver la respuesta de lo público insustituible frente a la necesidad y a la urgencia de una situación como la presente, es lo que cuenta.

Las lacras carroñeras seguirán desmintiendo la acción y la solidaridad, la buena leche, la organización, la política. Periodismo basura. Intereses bajos, tan bajos como esos lodazales que demonizan a la juventud que milita, que insultan sin jamás argumentar de manera valedera – y no porque no haya por dónde criticar- principalmente porque es muy poco, es nada lo que les importa el sufrimiento popular.

Están chapoteando en el barro de su miserabilidad humana, un barro que huele mucho peor y es mucho más dañino al barro ese en el cual, mientras escribo esto, tantxs compatriotas dan la lección de la generosidad, de la fortaleza, de la perseverancia y del cuidado de lxs otrxs.