jueves, 29 de noviembre de 2012

Suposiciones y vivencias

Supongamos que...
.en la pantalla irritante, que reitera el asalto en el desayuno, merienda y cena sin descanso, detenida en el detalle morboso o el momento del dolor ajeno exhibido, sin alivio a la mano,
…hubiera imágenes en vivo del juicio legal a los torturadores, asesinos, desaparecedores, enfrentando las cámaras, sentados en el banquillo de los acusados munidos de las garantías de debida defensa, esa que negaron a sus víctimas en el tiempo del terror.


Imaginemos...
¿qué pasaría si la noticia explicara, si la presentación indagase cómo vivía esa mujer pobre, analfabeta y abandonada a su miseria con sus doce hijxs, María, que cargó en brazos a una hijita moribunda a pie, por la quebrada, en soledad demasiado sola para alcanzar el hospital, ahí donde nunca llegó la oportinudad, ni el pan, ni la solidaridad…
…y no se replicaran los vituperios hipócritas de quienes no la vieron, de quienes se desentendieron, de ella y de su prole, de su subordinación de mujer que trabajó hasta el día en que la encarcelaron para desviar la responsabilidad de demasiadas instituciones y los discursos vacíos?

¿Qué pasaría…
si lxs dueñxs ancestrales de las tierras hablaran en cámara en sus lenguas y nos enseñaran de su cultura, con el orgullo de su pasado y la lucha de su presente, desde sus canales y radios
… en lugar de aparecer siempre en escenas de represión, si es que se muestra la violencia del desalojo, el golpe bajo de la lástima inducida hipócrita, reafirmando el lugar se sumisión que lleva cinco siglos, y los dueños de las tierras embebidas de soberbia y veneno, dejaran de tener la voz cantante?

Soñando y experimentando, de a poco, pero sin retorno
…que el aire y los contenidos masivos que se difunden y que inundan las cabezas y los sentimientos, que pueden alimentar prejuicios o abrir preguntas, que pueden dárnoslo todo masticado o invitar a pensar y a conocer, se pueblan de otros matices y la discusión deja de ser una pelea para convertirse en un ejercicio
…y la diversión deja de cristalizar estereotipos y estimula la imaginación
…y nuestrxs chicxs acostumbradxs a vivir en libertad, porque crecen viendo cómo se llenan plazas cada tanto y se manifesta y se reclama y es una celebración, y una lección de solidaridad y de lucha colectiva...
...por lo que haga falta

Munidxs de anticuerpos contra la censura y mucho para decir,
(Porque el respeto no es callar ni tener miedo)
Se expresan y nos enseñan también de esas cosas que perciben más allá de nuestros límites de adultos

Armamos cada día
Una red muy grande, solidaria y abierta
a las voces y los sueños diferentes
que nos hacen ser quienes somos, paso a paso
protagonistas.

Multiplicando las ventanas para ver este mundo que tenemos y para hacer y rehacer este mundo, que no tiene que permanecer como se nos dice que debe ser, ni como es, sino algo más parecido a lo que deseamos.



viernes, 23 de noviembre de 2012

Vuelos de la muerte en el delta entrerriano

El lugar perfecto es un libro oportuno” se dijo en el panel que presentó el pasado miércoles 21 de noviembre, en la Biblioteca Nacional, la obra del periodista Fabián Magnotta que refleja diez años de investigación y ante todo, un compromiso.
Editado por Ediciones Cinco, “El lugar perfecto. Dictadura: vuelos de la muerte y desaparecidos en el delta entrerriano (1976-1980)" es un libro necesario y que conmueve. En lo personal, me conmueve por historia, porque nací en Gualeguaychú y crecí en ese tiempo de silencio de la dictadura; y también por ser periodista y reivindicar un papel central de la profesión en la construcción de la democracia y del respeto por los derechos humanos. Y porque es bravo hacerlo en ciertos contextos en los que ahora se remueven complicidades civiles y demasiadas verdades han sido desaparecidas durante décadas.

Desde las declaraciones del represor de la ESMA Alfredo Scilingo en 1995 a Horacio Verbitsky, contenidas en el libro “El Vuelo”, o los dichos de Emir Hess o Julio Poch –éste se vanaglorió treinta años de su faena represiva pero negó todo al ser extraditado de Holanda - se sabe que la metodología de arrojar a personas detenidas ilegalmente vivas y anestesiadas al Río de la Plata era la forma siniestra de hacer desaparecer los cuerpos de lxs desaparecidxs.
Y de prolongar los efectos del terror instalado desde 1976.

“algunos morirán con la garganta del delta ahogada de silencio, por miedo a que los brazos de los asesinos se extiendan por décadas. Por pánico a que diluvien nuevos reproches frente a viejas acciones…”

Roberto Bugallo, que prologó el libro, remarcó: “si no hay cuerpos, no hay muerto”. Que aún necesitamos saber el destino final de las víctimas de la represión ante el silencio de los que están siendo juzgados. Que si pensamos en la cantidad de personas que no volvieron más, - según testimonios presentados ante la CONADEP, entre 1976 y 1979 más de 50 personas por día eran asesinadas por las fuerzas represivas -, no se hallaron hornos crematorios ni gigantescas fosas comunes… El testimonio de Scilingo aportó el indicio clave de lo que se planeó desde el poder desaparecedor para no tener que afrontar reclamos y alimentar las versiones falsas sobre “los terroristas”, que decían los asesinos y sus voceros que “habían huido al exterior”…

El delta entrerriano se utilizó como zona privilegiada para arrojar cuerpos en los ríos Paraná Bravo, Gutiérrez, Sauce, Brazo Chico, Ceibo, Uruguay, así como en los montes impenetrables y en los anegadizos, a 15 o 20 minutos de los principales centros clandestinos de detención de la ciudad de Buenos Aires o Campo de Mayo, un lugar que Massera conocía perfectamente.

Magnotta, Bugallo y Diego Martínez compartieron el panel con el testigo Carlos Ferreyra, quien dijo: “el habitante de ese lugar es silencioso”. “No habla”. Por eso además, a pesar de que esos habitantes, aislados, acostumbrados al rigor de la vida de la isla, vieron helicópteros, vieron “bultos” cayendo de las aeronaves, y se toparon reiteradas veces con cadáveres enganchados en las ramas junto al río… ante las preguntas a las autoridades del lugar, la policía o la prefectura, la respuesta: “cerrá la boca que te va a pasar lo mismo” inducía al silencio o al olvido.

Magnotta se topó con testimonios y los fue a buscar en una tarea perseverante que su colega Martínez destacó como uno de esos ejemplos del periodismo que aportan a la democracia. Que con su ejercicio, puede impulsar una tarea más grande para minar la impunidad de responsables, desafiando esa “omertá” que nos priva a todxs de saber qué pasó con las víctimas. Que puede aliviar el dolor de familiares y amigxs identificando los restos inhumados de forma irregular los cementerios como el de Villa Paranacito. Las causas judiciales por los delitos de lesa humanidad cometidos por los represores, que en estos últimos años y gracias a la decisión política histórica de Néstor Kirchner, están avanzando. Y las líneas de investigación que se abren son múltiples. En el delta se vieron los aviones y además, los helicópteros. Se vieron los cuerpos caer. Se inhumaron en secreto... A pesar de las resistencias y artimañas de los cómplices, de impresentables colaboradores del Poder Judicial afines a la dictadura, de los efectos de la represión que enmudece, la perfidia de quienes multiplican el discurso canalla “estamos hartos de hablar de los setenta”.
Porque hubo testigos hay muchos testimonios. Como los que recoge en sus 250 páginas el libro… Un conductor de la lancha escuela, decía a lxs chicxs, “no miren” ante los aviones o los cuerpos atrapados por las ramas. Y los adultos no decían nada. Tampoco en la escuela se decía nada. Nadie decía nada. Pero, así como los cuerpos arrojados al río de la Plata reaparecían en las costas uruguayas o argentinas, en el delta vieron los bultos que caían golpeando el agua o el techo de una casa. Escenas terroríficas que eran más frecuentes en la época del mundial 78. Bultos que eran cuerpos destrozados, que presentaban las señales de la tortura, atados de pies y manos. Personas metidas en tachos de gasoil a quienes dieron “cristiana sepultura” lxs isleños, en estricto silencio.

Una de esas escenas, presenciadas por una niña y confesadas a un noviecito que era de la policía, serían reproducidas ante un juez en el año 2003. El hombre “no podía guardárselo” y lo contó. Pero aquella niña, ya mujer y casada con un miembro de la Prefectura, lo negaría ante al magistrado. En el año 2010, ese mismo juez vuelve a escuchar el relato en boca de otra persona, en una indagatoria por otro caso. Y la investigación, la búsqueda de otros testimonios que probasen la hipótesis cada vez más fuerte de que el delta fue elegido por la dictadura para deshacerse de los cuerpos de detenidxs desaparecidxs, comenzó.

Elena le dio el nombre al libro cuando le dijo a Magnotta “era el lugar perfecto porque nosotros no comentábamos a nadie, por un montón de razones.”
Los relatos que reunió el periodista, son similares a los de personas que en la costa atlántica o en Uruguay, encontraron cuerpos flotando en las costas y supieron de inhumaciones ilegales. Para la misma época, en el delta, además, se vieron aviones, helicópteros, y la espeluznante caída de “bultos” que se sabía, eran personas, en su mayoría jóvenes entre 20 y 30 años, atadas de pies y manos. Mientras se inauguraba el Puente Zárate- Brazo Largo en diciembre de 1977, mientras se jugaba el Mundial y se registraba un exótico “censo” intimidatorio entre los pobladores de Villa Paranacito y las islas, se convivía con el exterminio de todo lo que fuera considerado “peligroso”. Se inoculaba el aislamiento, el temor, la sospecha, y ese silencio impuesto se fue mezclando en muchos casos, con esa sensación de complicidad con lo injustificable. Pavorosa y estudiada tarea que seguirá siendo exitosa mientras no sepamos, no juzguemos y no hablemos para que no vuelva a ocurrir jamás. Proseguir en la investigación se convirtió en un compromiso personal y profesional para Magnotta, quien retomó sus notas y se hizo cargo: “yo no era dueño de guardarme eso”.

Como dice Pilar Calveiro, “No se puede olvidar que la sociedad fue la principal destinataria del mensaje.”Por eso la rutinización de las desapariciones hasta ser incorporadas a lo cotidiano, por eso ante un secuestro a plena luz del día muchxs se preguntaban “¿en qué andarían?” y por eso, la sociedad sabía. Quienes estaban en los campos y sobrevivieron escucharon frases como “Vas a dormir en el fondo del mar”, “Acá al que se haga el loco, le ponemos un Pentonaval y se va para arriba”. (“Poder y Desaparición. Los campos de concentración en la Argentina”, Ed. Colihue, 2004, p.30)

Son necesarios testigos con nombre, testigos capaces de vencer el miedo, testigos que presten declaración en un juzgado, que sean acompañadxs además, por nuestro compromiso, el de la ciudadanía. Porque hay varios “invictos” en cuanto a causas judiciales. Se está trabajando en presentaciones ante el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay y en relación a la Causa Harguindeguy. Falta mucho más.

Jorge Temporetti, de Villa Paranacito, quien acompañó en su búsqueda al periodista, contó que “hubo que trabajar mucho con los testigos” debido a esa sensación tremenda de miedo/complicidad con la prefectura. La fuerza de seguridad con la que se convive, con la que se comparte tanto, donde revisten aún hijos y allegados. Esos lazos condicionan a hablar de lo ocurrido en los años de plomo. Pero hoy, en este contexto, ese sentimiento puede ser transformado en el sentimiento de ser víctimas de una tragedia colectiva.

Para ello, sin dudas, es necesario enfrentar la verdad y buscarla, elaborar entre todxs ese pasado reciente que guarda demasiados secretos en el hermoso delta entrerriano.

“El lugar perfecto” es un libro que cuenta una parte de una historia por contar todavía. Como dice Fabián Magnotta, “el resultado de la lucha entre los valiosos y valientes testimonios y quienes, dos o tres décadas después, permanecerían sin contar nada.” Aquí se cuenta el esfuerzo por unir y escuchar las voces...y también los silencios.




martes, 20 de noviembre de 2012

Derechxs de la infancia : un compromiso del Estado y de todxs

Hoy es el día dedicado a los derechos de lxs niñxs. Pasaron de ser objetos de tutela a ser sujetos de derechos. Un cambio de paradigma capital, que se expresó en normativas que, de la mano de cambios de mentalidades, de concientización, de prácticas institucionales, van marcando nuevos tiempos.
En nuestro país, está vigente la Ley 23.849, que es la aprobación de la Convención de los Derechos del Niño. Promulgada 16/10/1990, la ley expresa el compromiso del Estado argetnino para el cumplimiento de lo que establecen sus principios.
Se puede consultar el texto íntegro en
http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/0-4999/249/norma.htm/

A casi dos décadas, comprobamos una vez más que las normativas nacen en contextos que pueden ser en mayor o menor medida favorables a su asimilación. Las leyes, lo sabemos por experiencia, no hacen los cambios, siendo a la vez el instrumento imprescindible para invocar. Cuando fue sancionada esta ley, la recesión y el achicamiento de lo público, una cultura individualista e indiferente hacia las desigualdades, el exitismo fácil y la consagración de la impunidad en relación a los delitos de lesa humanidad, la miseria y el desempleo que rompieron lazos enmarcaban de manera esquizofrénica un compromiso con esta nueva concepción de respeto a la infancia.
Desde 2003, podemos señalar cambios sustanciales en relación a la coherencia de políticas públcias y cumplimiento de compromisos legislativos de un Estado que se dedicó a reconstituirse y a arbitrar en el mercado, recuperando su rol nivelador.
Lo primero que se hizo en aquellos días en que Néstor Kirchner asumía la Presidencia, fue enviar al Ministro de Educación Daniel Filmus a Entre Ríos a solucionar un largo conflicto doncente en la provincia que privaba a lxs chicxs de sus días de clase en forma reiterada. Pasaba en otros distritos. Y peor aún, lxs chicxs iban a comer a la escuela y no aprendían ni matemáticas ni sociales, experimentaban la duirísima realidad del desempleo de sus papás y mamás, la violencia de la exclusión, de andar entre la basura, de enfermarse y morir de desnutrición.


Muchos chicos y chicas que habían sido apropiados durante la dictadura, podían permanecer en la mentira, dada la impunidad de las leyes del perdón. Si bien la apropiación era el único hilito de esperanza para las Abuelas, - para nosotrxs que aún pedíamos, que no olvidábamos-, porque no prescribía - se seguía cometiendo mientras no se hallaba la verdadera identidad- y por eso algunos pocos jerarcas seguían siendo investigados, pensar en un fallo como el de este año que estableció el plan sistemático de apropiación de bebés en cautiverio, era un sueño.


Hasta que se saneó una Corte Suprema de Justicia, y ése inesperado Presidente de la Nación pidió perdón en la ESMA en nombre del Estado por el silencio y la injusticia. Y abrió las compuertas a la restitución de derehcos de la que habla el artículo 8 donde se plasma el compromiso del Estado "a respetar, el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilícitas". Además: "cuando un niño sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad."

El Artículo 9 establece que "los Estados Partes velarán por que el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés superior del niño. Tal determinación puede ser necesaria en casos particulares, por ejemplo, en los casos en que el niño sea objeto de maltrato o descuido por parte de sus padres o cuando éstos viven separados y debe adoptarse una decisión acerca del lugar de residencia del niño." "En cualquier procedimiento entablado de conformidad con el párrafo 1 del presente artículo, se ofrecerá a todas las partes interesadas la oportunidad de participar en él y de dar a conocer sus opiniones."

La formación ciudadana y democrática se fue instalando respaldadas por prácticas concretas y no meras fórmulas. Así es como se promueve lo que dice el artículo 12:
"1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.
2. Con tal fin, se dará en particular al niño oportunidad de ser escuchado en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimientos de la ley nacional."

En nuestro país en el que el derecho a la información está consagrado en leyes como la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que atiende a que los contenidos no sean violatorios de derechos ni discriminatorios, se ve reflejado lo que dice el artículo 13:"1. El niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño.
2. El ejercicio de tal derecho podrá estar sujeto a ciertas restricciones, que serán únicamente las que la ley prevea y sean necesarias:
a) Para el respeto de los derechos o la reputación de los demás; o
b) Para la protección de la seguridad nacional o el orden público o para proteger la salud o la moral públicas."



Y en el artículo 17, se hace mención expresa a que los Estados parte "reconocen la importante función que desempeñan los medios de comunicación y velarán por que el niño tenga acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, en especial la información y el material que tengan por finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental. Con tal objeto, los Estados Partes:a) Alentarán a los medios de comunicación a difundir información y materiales de interés social y cultural para el niño, de conformidad con el espíritu del artículo 29;
b) Promoverán la cooperación internacional en la producción, el intercambio y la difusión de esa información y esos materiales procedentes de diversas fuentes culturales, nacionales e internacionales;
c) Alentarán la producción y difusión de libros para niños;
d) Alentarán a los medios de comunicación a que tengan particularmente en cuenta las necesidades lingüísticas del niño perteneciente a un grupo minoritario o que sea indígena;
e) Promoverán la elaboración de directrices apropiadas para proteger al niño contra toda información y material perjudicial para su bienestar, teniendo en cuenta las disposiciones de los artículos 13 y 18."


Bravo por PAKA PAKA, el Canal Encuentro y las producciones que a nivel zonal en distintas provincias, tendrán la posibilidad de hacerse oír cuando las licencias estén disponibles como lo establece la ley, a partir del 7 de diciembre...


La educación pública y los contenidos que contienen formación ciudadana, en derechos humanos y en el acceso a portales educativos accesibles desde las computadoras que desde Ushuaia a La Quiaca son entregadas por el plan Conectar Igualdad, la ley de educación sexual - obstaculizada por la injerencia de los arzobispados en determinadas jurisdicciones- se cumple con lo que estipula el artículo 14 referido al "derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión."La norma establece que los Estados Partes "respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los representantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evolución de sus facultades.
3. La libertad de profesar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la moral o la salud públicos o los derechos y libertades fundamentales de los demás."

En el artículo 18, los Estados se comprometen a poner "el máximo empeño en garantizar el reconocimiento del principio de que ambos padres tienen obligaciones comunes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño. Incumbirá a los padres o, en su caso, a los representantes legales la responsabilidad primordial de la crianza y el desarrollo del niño. Su preocupación fundamental será el interés superior del niño.
2. A los efectos de garantizar y promover los derechos enunciados en la presente Convención, los Estados Partes prestarán la asistencia apropiada a los padres y a los representantes legales para el desempeño de sus funciones en lo que respecta a la crianza del niño y velarán por la creación de instituciones, instalaciones y servicios para el cuidado de los niños.
3. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para que los niños cuyos padres trabajan tengan derecho a beneficiarse de los servicios e instalaciones de guarda de niños para los que reúnan las condiciones requeridas."



La Asignación Universal por Hijo, el presupuesto a las escuelas públicas y la ampliación de la oferta escolar de doble jornada ha influido de manera determinante en las posibilidades de inclusión en todo el país. Sin dudas, la oferta de educación inicial con doble jornada es insuficiente, como también hay distintas realidades en las provincias argentinas o en la ciudad de Buenos Aires con el retroceso registrado desde hace cinco años en lo relativo al cierre de cursos en escuelas públcias, abandono de edificios, ataques a la libertad de expresión, censura explícita y persecución política a docentes por parte de la gestión macrista.

Ser chicx es ser una persona en formación, quien merece la protección y el respeto. La crueldad de la explotación sexual infantil y adolescente, la reducción a la servidumbre, es la realidad de una violencia muchas veces naturalizada hasta tanto no se tenga en cuenta la humanidad de lxs chicxs tanto como la violencia de clientes prostituyentes, abusadorxs, capangas, traficantes... La protección contra los abusos está consagrada en el art. 19: compromiso para adoptar "medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo.
2. Esas medidas de protección deberían comprender, según corresponda, procedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales con objeto de proporcionar la asistencia necesaria al niño y a quienes cuidan de él, así como para otras formas de prevención y para la identificación, notificación, remisión a una institución, investigación, tratamiento y observación ulterior de los casos antes descritos de malos tratos al niño y, según corresponda, la intervención judicial."



Cabe señalar que aún hay resistencia por parte de efectores de justicia a implementar en toda su extensión estos derechos a, por ejemplo, no ser revictimizados en el momento de prestar una declaración, en el momento de ser entregados a adultos feminicidas por el hecho de ser sus padres biológicos, las condiciones de los institutos de menores donde muchas veces es la desigualdad social la que funciona como causa central del depósito de niñxs y adolescentes víctimas como si fuesen presos adultos comunes. Todavía falta mucho en relación a los procedimientos judiciales, policiales y administrativos en estas instancias, que reclaman adecuaciones de otros códigos y normativas.
Y para terminar, recomendando siempre la lectura de esta ley para asimilarla, difundirla y exigir su cumplimiento, me detengo en el artículo 32:
"1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social.
2. Los Estados Partes adoptarán medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales para garantizar la aplicación del presente artículo. Con ese propósito y teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de otros instrumentos internacionales, los Estados Partes, en particular:
a) Fijarán una edad o edades mínimas para trabajar;
b) Dispondrán la reglamentación apropiada de los honorarios y condiciones de trabajo;
c) Estipularán las penalidades u otras sanciones apropiadas para asegurar la aplicación efectiva del presente artículo."



Ayer se cumplieron dos años del fallecimiento de un niño de seis años que se llamaba Ezequiel Ferreyra, filmado cuando tenía cuatro años recolectando huevos en un inmenso galpón con miles de gallinas, pisando descalzo el guano de las aves y reconociendo él mismo que manipulaba veneno, lo que le causó un cáncer que lo liquidó. Lo mató la invisibilidad, la indiferencia, la injusticia. No podemos olvidarlo, como él hay muchxs todavía. Sus explotadores han podido ir eludiendo el brazo de la justicia mientras aún sxn rescatadxs cientxs de chicxs reducidos a la servidumbre en los campos, en talleres clandestinos, presxs con sus mamás a máquinas textiles, enviadxs a mendigar en la vía pública o los trenes...
Son los eslabones más vulnerables e invisibles, la carne de cañón de otras formas de exterminio silenciosas de mafias policiales, políticas y sindicales, que introducen droga en las villas y los eliminan por portación de cara alentados por el discurso de la mano dura y de la discriminación fogoneado por la televisión.


Todxs tenemos algo para hacer. Adultxs somos, y adultxs dejamos mundos a quienes nos siguen, con mayor o menor injusticia, con mayor o menor respeto.
Lo machaca el Programa "Las Vïctimas Contra las Violencias" del Ministerio de Justicia y DDHH de la Nación, a través de su Brigada contra la explotación sexual de niños y adolescentes: sostiene que no hay "prostitución infantil" sino abuso y delito de clientes y explotadorxs, el artículo 34 es claro: "Los Estados Partes se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abusos sexuales. Con este fin, los Estados Partes tomarán, en particular, todas las medidas de carácter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir:
a) La incitación o la coacción para que un niño se dedique a cualquier actividad sexual ilegal;
b) La explotación del niño en la prostitución u otras prácticas sexuales ilegales;
c) La explotación del niño en espectáculos o materiales pornográficos."


viernes, 16 de noviembre de 2012

La justicia escandalosa

Hoy la noticia es el procesamiento de uno de los símbolos más importantes de la complicidad civil con la dictadura, el de Carlos Pedro Blaquier, propietario del Ingenio Ledesma, detentador de ese poder en las sombras que nunca jamás se imaginó en un banquillo de acusados y mucho menos procesado.También se procesó al ex gerente administrativo Alberto Lemos.

La participación en el secuestro, torturas y desaparición del amo y señor de las vidas de un pueblo, de una región, es un eslabón en una cadena larga que ha signado la historia de nuestro país. Los intocables que, más poderosos que cualquier gobernador de turno, elegido o de facto, disponía con su fortuna e influencia de las condiciones de vida de un pueblo, ahora son pasibles de ser procesados. El demorado día de la justicia llegó, esa justicia que escandaliza al statu quo de mandamases y de olvidadizxs.



El desaparecido Luis Arédez, que llegó ser intendente de Libertador Gral. San Martín y fue posteriormente desaparecido, conocía muy bien los manejos de este señor feudal; siendo médico, había trabajado en la empresa; luchó contra las condiciones inhumanas, se solidarizó con lxs trabajadorxs. Por eso, se convirtió en un referente popular y fue acompañado por el voto de esos que para Blaquier eran poco menos que nada, explotables, exterminables. Arédez intentó cobrar impuestos al monstruo, y este gesto signó su destino.

Pero lo que conviene tener presente ahora además, es que la persecución a quienes mantuvieron, a pesar del miedo y de la indefensión de estar vulnerables y expuestos, aún en democracia, la memoria de lo ocurrido en La Noche del Apagón – cuando 26 personas, entre ellas, referentes sindicales y allegadxs, fueron secuestradas en julio de 1976 con vehículos provistos por el Ingenio- se mantuvo en todo este tiempo.
Recientemente, en el marco de la investigación que se abrió a partir de la apertura de los juicios de lesa humanidad se hallaron archivos conteniendo fotografías y datos sobre manifestantes de marchas por la memoria y la justicia. Es decir, continuaban con la persecución y las tareas de inteligencia desde esa postura más allá de la ley. Ley que, en teoría, nos cabe a toda la ciudadanía. Exhibición de soberbia es ésa, ¿no? La fortalecida por la impunidad de crímenes inconfesables y poder de lobby.


En los fundamentos del procesamiento a Blaquier por su complicidad en primer grado de la privación de la libertad agravada de 29 personas, en dos causas, el juez Fernando Poviña establece dos tipos de colaboración con la dictadura, el aporte material – los vehículos con los que se secuestró- y el dolo – la voluntad de colaborar con una dictadura que fundaba un nuevo orden económico beneficioso para la empresa- y dice: “La cooperación en cadena de los imputados tuvo lugar, a su vez, en el marco de una persecución político- sindical llevada a cabo por la empresa Ledesma SAAIII contra los dirigentes sindicales de la misma, tal como se evidenció oportunamente.”

El juez agrega además: “En tanto que además de aquel apoyo intra e interinstitucional con el que contaron las fuerzas de represión para arrebatar la representación política, los militares a cargo de los sucesivos golpes de Estado fueron apoyados y se beneficiaron con la cooperación activa de los mayores grupos económicos del país.”
“La política económica y la política represiva estuvieron, entonces, estrechamente relacionadas. Así, no resulta sorprendente a esta altura del análisis que aquellos militares que participaron de los sucesivos golpes de Estado y asumieron la conducción estatal como ministros y funcionarios públicos fueran luego de su retiro contratados por las grandes corporaciones como lobistas o asesores.”
Beneficiarias de créditos y de la liquidación de los ingenios azucareros tucumanos en las postrimerías de la década del 60, el Ingenio Ledesma concentró la actividad y ese poder económico tan brillante, tan aparentemente alejado de la suciedad de los militares a quienes pocxs reivindican a viva voz hoy. Empresas como Ledesma, popes de la industria, modelos de las revistas que retratan la fama y el dinero, mantuvieron y mantienen vínculos con los perpetradores de crímenes de lesa humanidad, y no dudaron en ensuciarse las manos.

Videla lo dijo, desde la cárcel. Lo peor que nos pasó, refiriéndose a los Kirchner. Porque Néstor y Cristina habilitaron lo que muchxs personas exigieron y mantuvieron vivo, a través de tantos años de inútiles campañas de olvido, “perdón”, silencio y banailización de la política, convertida en los noventas en administración de lo público para el saqueo.

Porque hoy alguien como Blaquier está procesado y la memoria de Olga Márquez de Arédez, su lucha solitaria cuando comenzó, es reivindicada por un pueblo perseverante, tenaz que no retrocederá en la demanda de justicia tardía pero que está llegando.Porque también pasó en otras empresas, como en Acindar...


Porque también seguimos de cerca la causa por la apropiación de Papel Prensa, donde también se ensuciaron las manos para arrancar con tortura y desaparición el poder mediático que hoy brama por la “libertad”. Porque seguimos buscando la restitución de nietxs nacidxs en cautiverio, apropiadxs, entregadxs a criminales, y ellxs aparecen, de a poco, pero aparecen, y todxs lxs estamos buscando con amor.
Ese norte argentino tan esquivo a la democratización, tan discriminador y demonizador de las organizaciones populares, tan misógino, hoy se sacude con esta resolución histórica.

Justicia escandalosa, la que va revela la trama del poder real.
Justicia que no vuelve atrás, porque está impresa en el corazón y en la memoria de una mayoría.

martes, 13 de noviembre de 2012

La vigencia de Jauretche

Arturo Jauretche nació un día como hoy, 13 de noviembre de 1901.En su libro “Los Profetas del Odio” escrito en 1957, hace una lectura crítica de algunas obras de los autodenominados intelectuales argentinos -el “Qué es esto?” de Ezequiel Martinez Estrada,“Perón y la crisis argentina” de Julio Irazusta entre otros -, mostrando la mentalidad impermeable a la realidad social, a ese "aluvión zoológico" peronista sobre la que profetizan, auguran o patalean, incapaces de comprender o siquiera “ponerse en actitud de comprensión”.
No en vano comienza con la célebre cita del Mahatma Gandhi "Temed la dureza de corazón de los hombres cultos"...
Mientras invita, en el prólogo, a leer las obras que él comenta, - sin autoproclamarse jamás erudito-, el fundador de FORJA declara que su propósito es poner en evidencia los instrumentos utilizados por esa “intelligentzia” característica de países semicoloniales, esa que, a diferencia de lo que surge con la espontanea incorporación de valores universales a la cultura nacional, aplica esquemas consagrados por los centros de poder dominantes a la realidad local y si ésta no se ajusta, el problema es el de la realidad.
Colonización pedagógica para oscurecer la inteligencia argentina. Esa inteligencia que él mismo, don Arturo, en un lenguaje llano de todos los días, hilvanando recuerdos, episodios o anécdotas, emplea. Pensando en quien lee, invitando a ejercer la lectura crítica que pueda sortear las trampas de esos intelectuales…
“Así como las ciencias de la economía y las finanzas son totalmente accesibles al hombre común, y la apariencia de misterio de que se las rodea es un arte de prestidigitación, cuyo prestigio desaparece cuando se revela al público su secreto, toda erudición exhibida es un malicioso esoterismo, destinado a rodear de misterio verdades que están al alcance de cualquiera, con sólo el auxilio de un buen razonamiento.”
La confusión de civilización con cultura desconoció la particularidad americana sobre la que los valores modernos se implantaron a la fuerza. El desarrollo técnico necesario, imparable, llevó de la mano la destrucción de las formas culturales y los exponentes humanos autóctonos, de los indígenas a los gauchos “salvajes”, caracterizados ya por Sarmiento en su Facundo. En vez de considerar las culturas precolombinas o prexistentes a la modernización -entendida como europeización llevada a cabo desde Mitre en adelante, a sangre y fuego en la segunda mitad del siglo XIX – como culturas lo fueron como anticultura, y por eso quedaron suprimidas y privadas de toda forma de expresión. De ahí que para las elites intelectuales, la cultura fuese la importada y modelada al ritmo de la incorporación del país al mercado internacional. La función de la esta “intelligentzia”, la de ser un instrumento colonial tan eficaz como una fuerza de ocupación.
Jauretche por eso señala paralelos entre las libertades teóricas de la economía y las libertades teóricas de los medios de difusión, - verdareros arietes de esta batalla silenciosa- medios donde no hay rastros de la cultura autóctona que pudieran sugerir un punto de vista popular.
La vigencia de las obras de Jauretche es impactante. En estos días en los que una difusa identidad discursiva moldeada reclama en las calles, creo oportuno recordar algo de lo que escribía en 1957:
“La prensa nos dice todos los días que su libertad es imprescindible para el desarrollo de la sociedad humana, y nos propone sus beneficios por oposición a los sistemas que la restringen por medio del estatismo. Pero nos oculta la naturaleza de esa libertad, tan restrictiva como la del estado, aunque más hipócrita, porque el libre acceso a las fuentes de información no implica la libre discusión ni la honesta difusión, ya que ese libre acceso se condiciona a los intereses de los grupos dominantes que dan la versión y la difunden. La diferencia entre la información “libre” y la estatal es la que va de la estafa, que obtiene su participación voluntaria engañándolo sobre la naturaleza de la operación, al robo con su imposición violenta”(Los Profetas del Odio y la Yapa La Colonización Pedagógica, Ed, Peña Lillo, 1957, 4 ed.,p. 223)
“La opinión pública está atenta al menor signo de presión oficial en los medios de información; hay en esto una preocupación enfermiza estimulada por la gran prensa que cuida que esa misma opinión ignore la permanente, regular y sistemática presión de los intereses económicos sobre ella. Generalmente el conflicto entre las dos censuras se produce en cuanto el Estado intenta orientarse hacia los intereses nacionales, y se encuentra con la orquestada oposición periodística: el conflicto es en realidad entre la pretensión del Estado de dirigir y los intereses que ejercen la dirección, tras la pantalla de la libertad que es su monopolio. Así el choque entre una y otra orientación, en lugar de ser presentado como el choque entre los intereses del Estado, o de la sociedad – o si se quiere del grupo gobernante- y los intereses particulares que suministran información y doctrina a través de la prensa, es presentado como la alternativa entre la dictadura y la libertad, en lugar de serlo como el conflicto entre dos fuerzas, una que domina el periodismo y otra que pretende acomodarlo a sus propias orientaciones.”(pp.236)
“..lógicamente, todos aspiramos a trabajar por el triunfo de nuestras ideas. Pero lo pecaminoso y perjudicial, y lo que nos diferencia unos de otros es la pretensión de supuesta independencia y objetividad. Así, lo que no se sabe por la prensa es mucho menos que lo que no se sabe por su silencio.”(pp.227)