domingo, 31 de octubre de 2010

Palabras justas


No soy una persona de fe en Dios. La tuve alguna vez, pero la institución religiosa primero y los dogmas después, me llevaron a otra postura.
Con la vida y la madurez asumí que lo que realmente da sentido a nuestra vida son aquellos principios que asumimos y hacemos carne en nuestras acciones.
Por eso respeto profundamente a quienes, tengan o no fe, son fieles a sus valores y lo dan todo por ellos, no los venden ni los guardan cuando los tiempos vienen duros.
Hombres y mujeres que se juegan.
Como los religiosos trabajan a partir de principios morales y virtudes que enseñan a sus semejantes,ocupan un lugar privilegiado, un lugar de poder a partir de la dedicada escucha de sus feligreses.
Seres humanos de carne y hueso pero desde una institución poderosísima.
En la Iglesia Católica hubo un Monseñor Plaza, un Cardenal Aramburu, un Von Wernich. Otra cosa muy distinta es hablar de un Mugica, una Pelloni, un Angelelli, una Alice Domon.
Hay quienes que se dan por los demás. Que se toman en serio el amor al prójimo y el alivio del sufrimiento de los que menos tienen. Seres entrañables que te contagian su amor, como Luis Farinello.
Tenemos en nuestro país al Rabino Bergman. Sirviendo poderes nefastos.
Bergoglio y su odio, su protección del poder económico, su delación de curas durante la represión, su homilía del jueves con los personajes que operan contra el pueblo que lloraba a Kirchner.
Y tenemos al Rabino Goldman, que es un hombre admirable, de compromiso sincero con los derechos humanos, que sabe trabajar con el movimiento ecuménico en momentos difíciles, un hombre de bajo perfil.
Goldman escribió un artículo hermoso y muy agudo que me gustaría compartir sobre Néstor, la memoria y la esperanza en lo que se viene.
Porque son necesarias las palabras justas, y los/as justos/as, imprescindibles.

viernes, 29 de octubre de 2010

Amor profundo




Mientras nos mirábamos y nos reconocíamos, confortábamos y abrazábamos en la plaza, buscando el final de la fila para despedirlo, para estar con Cristina, una turista mos interpeló con su mirada entre maravillada y sorprendida. Quién sabe qué noticias tendría de estas tierras y de su gente, de sus políticos "populistas"... No hizo falta decir mucho cuando se dirigió a mí con respeto y curiosidad. Me preguntó... Pude decirle ya lagrimeando: "Esto, es amor. sabe?" y ella nos miró con ternura. "La felicito", me dijo...

Amor profundo.
Sólo el amor por los y las demás, el deseo genuino de acabar con el dolor y la injusticia pueden mover tanto, sacudir estructuras, socavar prejuicios, abrir posibilidades impensadas.
Ese amor es el que compartimos quienes acompañamos a Néstor desde el 2003, quienes después fueron experimentando en carne propia la transformación concreta, quienes ayer mismo fueron por un sentimiento de gratitud y compromiso ante un político digno...
Sólo nuestro amor sostuvo esas piernas que no se cansaban anoche, los brazos solidarios que sostenían a los chiquitos dormidos para continuar hasta la Casa Rosada.

Era amor lo que hacía brillar esos rostros que mostraban pesar y emoción inmensa.
Sólo nuestro amor trocará la pena en la alegría: haciendo y reinventando esa política que hace felices a las personas.
Porque para quienes estamos entrañablemente embarcados/as en el empuje de ese amor, no hay dudas de que no podemos ser felices si esa felicidad no es colectiva.
¿Cuánto puede reconfortar el más caro y suntuoso manjar frente a ese mate compartido entre quienes nunca nos habíamos visto anoche, despidiendo a ese hermano del alma que fue Néstor Kirchner, que animado de convicciones firmes pero sobre todo de un amor profundo, produjo ese encuentro de vidas?
Llorando y sonriendo, cantando y agitando, sólo empuñamos como arma la fuerza de un amor. Porque es más poderoso que la muerte, la mezquindad y el olvido...

miércoles, 27 de octubre de 2010

HASTA SIEMPRE, COMPAÑERO!


Estamos de duelo. Hemos perdido a quien nos reabrió caminos, esperanzas y sueños. Por lo que su coraje hizo posible, hoy estamos, con Cristina, avanzando, con toda la fuerza que él nos enseñó.
Cristina, no estás sola.
Estamos más unidos y unidas que nunca en esta realidad que constuimos cada día, estamos con vos, con el dolor y con la entereza de quienes no se guardan nada para sí mismos.
Eso mismo, Néstor nos mostraste: a entregarlo todo. Por eso, estás vivo en este sueño que con Cristina y con miles de militantes seguiremos haciendo realidad.
Porque ese sueño no es solamente el sueño de un hombre, sino el de todo un pueblo.
Hasta siempre compañero!!!

miércoles, 20 de octubre de 2010

Sin escrúpulos

La muerte de un joven militante y de una mujer en medio de un conflicto gremial, una protesta, una corrida, no se sabe exactamente qué, ensombrece un panorama político que ha sabido dejar atrás la violencia indiscriminada como la que sufrimos en el 2001.
Ya no se puede tolerar que se ensucie la cancha con sangre buscando desacreditar a gremialistas, piqueteros/as, trabajadores/as o desocupados/as, estudiantes o docentes. A la gente ejerciendo el derecho de manifestarse.
Se lo hizo ya, buscando demonizar la protesta y fueron a la caza de dirigentes que sabían hacer mucho más que vivir de un plan-limosna. Se llamaban Maximiliano y Darío.
Se buscaba sembrar el terror, guardar a las personas detrás de sus ventanas y rejas, revictimizar a las víctimas de una economía depredadora y rapaz como pocas.
En estos años nos hemos acostumbrado a otro escenario, porque aprendimos y defendemos la convivencia democrática con todas las rispideces con las que hay que lidiar, pero sin escaramuzas, ni tiros.
Fue uno de los logros de estos tiempos, que recordó Cristina ante los militantes en el acto del Luna Park: lo maravilloso de coincidir pacíficamente en un acto juventudes sindicales, estudiantes, políticas...
Parece que es demasiado para los y las que ganan con el dolor y la división entre las mayorías.
Que se eche la culpa al gobierno es un disparate, cuando quienes acusan en otros casos pedían que Néstor o Cristina enviaran a la gendarmería para despejar los cortes de ruta, o los piquetes en el centro.
Esto huele mal y muy mal.
Que no lucren con éxito con la muerte, con el caos, con el miedo.
Y a los que hablan y utilizan esto, por favor, respeto.
Que para los/as bien nacidos/as, es un día de duelo.

lunes, 11 de octubre de 2010

Denominaciones

"1780. Los indígenas de la tierra del sol, del corazón de los Andes, han sido
transformados en esclavos o viven en pequeñas propiedades a las que los españoles cobran altos impuestos denominados mitas. Otrora dueños de estas tierras, los indios vagan por la vida de ojos tristes, mirando al suelo, olvidados "como el escarabajo de los caminos", humillados...
Los corregidores, que así se llaman los gobernadores nombrados por los reyes de España para estos lados de la América, tienen amplias atribuciones administrativas y judiciales... y utilizan ese poder para subyugar a indígenas y criollos. Pero de repente la sangre arde en las venas de José Gabriel Condorcanqui al ver el tormento de su pueblo.
En homenaje al último rey de los incas, al último inca-rey o Inkarri, joven indio de 16 años, descuartizado por los conquistadores dos siglos antes, José Gabriel pasa a llamarse Tupac Amaru.
Así nace Tupac Amaru II, y al grito de rebelión se levanta contra el opresor. Cuatro mil hombres lo siguen y surge la primera proclama: "Yo, José Gabriel, desde hoy Tupac Amaru, hago saber a los criollos moradores de picchus y sus inmediaciones que viendo el yugo fuerte que nos oprime con tanto pecho, y la tiranía de los que corren con este cargo, sin tener consideración de nuestras desdichas y exasperando de ellas y de su impiedad, he determinado sacudir el yugo insoportable y contener el mal gobierno que experimentamos".
El movimiento se expande rápidamente: desde Cuzco a la frontera de Tucumán, pasando por La Paz, Santa Cruz y Potosí, 24 provincias se levantan. Desde los trabajadores de las minas a los peones de las haciendas, se contagia la esperanza. Indios, criollos y mestizos van tras un mismo futuro, dentro de esta tierra que ahora sí comienzan a sentir nuevamente de ellos... y ya son 10.000...
La consigna revolucionaria "Castigar los malos corregidores, abolir las mitas y liberar al pueblo de la opresión", baja de los Andes al llano y así es ajusticiado Arriaga, el corregidor más totalitario de todos, cuando el movimiento ya contaba con 14.000 hombres. Pero los españoles pensaron y pensaron... y surgió la idea: "Vamos a dialogar y a prometer que daremos tierras".
Cuando los alzados llegan para conversar, el ejército real los rodea y aniquila la mayor parte de los ya más de 15.000 revolucionarios. Tupac Amaru y su compañera caen vivos en las manos enemigas. Ella es torturada y luegomuerta. El –boca arriba mirando el infinito- es atado por los cuatro miembros a cuatro caballos que tiran cada uno para su lado. Sus hijos obligados a presenciar el macabro rito, miran con ojos de triste mirar... A pesar del largo tiempo que tironean los potros, no logran matarlo. O los caballos son muy débiles o el Inca-rey es tan fuerte como su pensar. Entonces lo desatan y lo matan delante del pueblo, "para que sirva de escarmiento"... pero no lo mueren. Su cuerpo sube a los Andes para un día regresar, su nombre recorre América. Un año después en Oruro, indios, criollos y mestizos inician una nueva sublevación liderada por Tupac Catari, discípulo del Inca-Rey. Tres décadas más tarde los pueblos de nuestra América comienzan la revolución independentista siguiendo los pasos del gran Tupac Amaru II. Hoy el pueblo de los Andes espera un nuevo Pachakutik...
Cuentan los más viejos, los de la piel de muchos años, que cuando el mundo se de vuelta Tupac Amaru II regresará junto a su antecesor, para andar como en las épocas antiguas, reconstruyendo el país de todas las sangres, reviviendo el mundo americano. Al quinto siglo de la conquista, su cuerpo destrozado y esparcido como el del Inkarri, comenzará a juntarse y conducirá a la reconstrucción de la libertad y la justicia, ubicando nuevamente en orden
al universo. Tal vez ese día Abya-Yala, la tierra en plena madurez, nuestro
continente, sea transformado por la sabiduría; Amaru, la serpiente sagrada lo
resguarde, y el cóndor proteja a sus pueblos."
(Kintto Lucas, "Rebeliones indígenas y negras de América Latina", Ediciones Abya Yala, 1992)

La olvidada

Micaela Bastidas Puyucahua, esposa de Tupac Amaru II, fue la encargada de propagar el levantamiento y aprovisionar el ejército rebelado. Fue ajusticiada como su esposo y su hijo Hipólito el 18 de mayo de 1781. Sus verdugos le cortaron la lengua, sujetaron a su cuelllo una cuerda de la que tiraron de lados opuestos y mientras agonizaba, la patearon en el vientre y en el pecho. Tenía 36 años.


Argentina 2010

"Dia del Respeto a la Diversidad Cultural" es la denominación del proyecto de ley enviado por el Ejecutivo en mes pasado, para conmemorar el feriado del 12 de octubre. Recogiendo un reclamo de representantes de pueblos originarios, y otros proyectos ya presentados, la Presidenta efectiviza así una reivindicación que va más allá pero depende también de las nomenclaturas. Ya no tendremos "Día de la Raza", esa vergonzosa celebración de la dependencia cultural que quizás ahora estamos aprendiendo a detectar y a combatir, después de tantos siglos.
Los conceptos entrañan una jerarquización de la realidad, una valoración que no siempre es advertida como producto de la historia, que, sabemos, escriben los que ganan...

El indio como categoría colonial

El antropólogo mexicano Guillermo Bonfil Batalla trabajó en la problemática de la definición de indio. No era por academicismo sino por las consecuencias políticas que la misma entraña para países como los nuestros con población indígena. Sostenía que el control cultural era una forma de control cultural, histórico, que afecta la capacidad de decisión sobre elementos culturales.
Afirmó que la definición de "indio" no puede basarse en el análisis de las particularidades de las sociedades y las culturas llamadas indígenas; estas presentan un espectro de variación y contraste tan amplio, que ninguna definición a partir de sus características internas puede incorporarlas a todas.
La categoría de indio, en efecto, es una categoría supraétnica que no denota ningún contenido específico de los grupos que abarca, sino una particular relación entre ellos y otros sectores del sistema social global del que los indios forman parte.
En realidad, "indio" denota la condición de colonizado y hace referencia necesaria a la relación colonial.
El indio nace cuando Colón toma posesión de la isla Hispaniola a nombre de los Reyes Católicos. Antes del europeo, la población del Continente Americano estaba formada por una gran cantidad de sociedades diferentes, cada una con su propia identidad, que se hallaban en grados distintos de desarrollo evolutivo: desde las altas civilizaciones de Mesoamérica y los Andes, hasta las bandas recolectoras de la floresta amazónica. Había procesos de expansión de los pueblos más avanzados (incas y mexicas, por ejemplo) y se habían consolidado ya vastos dominios políticamente unificados pero las sociedades prehispánicas presentaban un abigarrado mosaico de diversidades, contrastes y conflictos en todos los órdenes.
No había "indios" ni concepto alguno que calificara de manera uniforme a toda la población del Continente.
Esa gran diversidad interna queda anulada desde el momento mismo en que se inicia el proceso de conquista: las poblaciones prehispánicas van a ver enmascarada su especificidad histórica y se van a convertir, dentro del nuevo orden colonial, en un ser plural y uniforme: el indio / los indios.
La denominación exacta varió durante los primeros tiempos de la colonia; se habló de "naturales" antes de que el error geográfico volviera por sus fueros históricos y se impusiera el término de indios. Pero, a fin de cuentas, lo que importa es que la estructura de dominio colonial impuso un término diferencial para identificar y marcar al colonizado.Lo que importa es el contraste, la relación excluyente frente a la religión del conquistador. Así, todos los pueblos quedan equiparados, porque lo que cuenta es la relación de dominio colonial en la que sólo caben dos polos antagónicos, excluyentes y necesarios: el dominador y el dominado, el superior y el inferior, la verdad y el error.
No se puede deslindar lo descriptivo del análisis estructural de la economía colonial. No se puede soslayar el aporte de la servidumbre y la esclavitud de millones de seres humanos que vivían en este continente antes de la invasión europea. Hay una América otra, profunda, diversa, que estamos recuperando, con la que tenemos mucho más que ver y de la que tenemos tanto más que aprender de lo que imaginamos.

jueves, 7 de octubre de 2010

Harta

Estoy realmente, decididamente harta, enferma, podrida.
Harta de la mentira organizada de los medios y de la repetición mecánica, acrítica, simplista y superficial de cierta audiencia...
Harta del cinismo de un Gelblung que operó como sostén mediático del discurso golpista, que hasta ahora no fue interrogado por su acceso a la información acerca del funcionamiento de los campos de concentración, al menos, al de la ESMA, como lo prueba la publicación de la muerte -falsa en ese momento- de Norma Arrostito. Ahora, Alejandrina Barry, utilizada cuando era una niñita como elemento de propaganda para la demonización de los militantes que eran desaparecidos y muertos por el terrorismo de Estado, lo enjuicia y tal vez escuchemos alguna explicación en un juzgado. Y quizás entonces haya alguna repercusión en los medios que no han dicho una palabra del tema.
Hartazgo superlativo de la distinta vara con la que se miden las cosas, las corporaciones y puristas de cierta oposición presuntamente progresista y bastante artera.
Harta de la indiferencia ante el incremento de la violencia contra las mujeres, aún cuando las víctimas se relacionen indirectamente con otros temas que venden los medios; estoy pensando en Wanda Taddei, esposa del baterista de Callejeros. Ni siquiera por el morbo se ha hablado más de ese caso, uno entre miles...En lo que va del año, al mes de junio se habían contabilizado ya 126 femicidios y femicidios vinculados (muertes de personas vinculadas con la mujer a quien el agresor pretende dañar y destruir psicológicamente).
Insisto, estoy harta de las omisiones y las distorsiones.
De asistir a la naturalización de tantos crímenes, tantos o más numerosos que los cometidos en los asaltos a la propiedad, desplazando la atención sobre el marido, ex, novio o padre agresor hacia los "problemas de pareja". No, no y no, es violencia familiar, es femicidio, es una muerte permitida, silenciada y propiciada por una cultura.
Estoy harta de la violencia sexista que impide que se debata seriamente la legalización del aborto, y, como dice mi amiga Silvia, despenalizar no alcanza. Porque legalizar implica una política estatal de salud que defienda la vida y la elección de las mujeres sobre su cuerpo, y - agrego yo-, si es que la tienen. Porque la realidad del aborto no tiene que ver con la práctica de un deporte, es un recurso desesperado por parte de quienes no tienen elección.
¿Hasta cuándo la hipocresía de una sociedad, la imposición de las leyes, reglamentaciones y prejuicios sobre nuestros cuerpos seguirán condenando a muerte a las más vulnerables? Como mujer, ya aprendí que las mujeres hemos conseguido hacer posibles reivindicaciones desde la solidaridad entre nosotras y sin pedir permiso, y que lo hemos pagado caro.
Quiero pensar que en este presente de cuestionamientos de tantas supuestas verdades, hay una actitud diferente por parte de varones y mujeres que van comprendiendo que "vida" es un concepto complicado cuando se tratan estos temas espinosos.¿La vida en abstracto?¿ o la vida de una mujer que no tiene libertad sobre su cuerpo, sobre su sexualidad?
Estoy harta de estar harta de los discursos sobre "la vida", pro-vida, que se desentienden de las vidas de las mujeres que actualmente pueden abortar -por hacer sido violadas, por estar en riesgo su vida, todo lo tipificado como "abortos no punibles en el Código Penal- y también se desentienden de ellas cuando han parido en esas condiciones. Su tragedia, su desamparo, esas vidas,¿acaso cuentan?
Un colectivo de mujeres, "Lesbianas y Feministas por la Despenalización del Aborto" puso en marcha una línea de ayuda "Más información, menos riesgos" el año pasado, que de inmediato comenzó a responder cientos de consultas relativas a la utilización de la droga misoprostol, de manera de hacer más accesible la opción de abortar de acuerdo con información emanada de la Organización Mundial de la Salud y la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología. Las estadísticas de las muertes aumentan cuando setrata de las provincias más pobres. Analizar las edades de las víctimas es, también, revelador.
Desde hace unos días, se dispone de una guía que puede descargarse gratuitamente.Se trata de otro aporte de mujeres para mujeres. Necesario, generoso.
Estoy harta del silencio alternado con la deformación burda frente a una herida social tan profunda. Porque se conecta con otras heridas permanentemente infringidas: a los derechos inalienables de las mujeres a su salud, a ejercer una sexualidad segura, a una maternidad responsable, o a tener la opción de no ser madres. Se conecta con instituciones patriarcales tales como la heterosexualidad obligatoria y la maternidad como única o principal realización de la mujer. Y sujeta también a los varones, más ampliamente: prescribiendo roles y preformando las relaciones para ser compatibles con la sociedad capitalista... con toda la complejidad que, concedo, ésta presenta.
Otro modo de vivir, otro modo de ser mujer y otro modo de ser varón, otros géneros, otro modo de relacionarse con los y las otras, de sensibilizarse y de solidarizarse, en medio de tantos operativos para segregarnos, odiarnos, anestesiarnos y dejarnos destrozar, constituyen un tremendo desafío. No queda más, para mí al menos, que tomarlo.

viernes, 1 de octubre de 2010

La conspiración permanente





Asistimos a "la conspiración permanente de los medios de comunicación contra la revolución democrática latinoamericana", Chavez dixit.
Resulta que, como otros pueblos hermanos, hemos resuelto ser libres.
De eso se trata, sin vueltas. De la voluntad de autodeterminación de pueblos dispares, de múltiples etnias y culturas, que aprendiendo de sus sufrimientos y privaciones, de las divisiones inducidas por las potencias que chuparon nuestra sangre desde siempre, han decicido unirse sin homogeneizarse, respetando sus tiempos y sus diferencias, para avanzar por otro rumbo.
De eso se trata: de terminar con el bienestar y el negocio de pocos para distribuir a las mayorías expulsadas y relegadas, negadas, silenciadas, oprimidas por el hambre pero también por la ignorancia. Distribuir con sentido de equidad. La caridad deja intacta la pobreza que tranquiliza las conciencias.
Los sectores que no conforman las élites - que saben bien cómo funciona la dependencia histórica y en el lugar cómodo de la pirámide social, y gozan de los dividendos- repiten y hacen suyas las consignas y argumentos de la sumisión, aspirando quizás a ingresar a la esfera de los privilegios, sintiendo un rechazo -instintivo? fabricado?- por los/as pobres, por los/as indígenas, por los/as negros/as, como si pertenecieran a otra categoría de personas.
Estos sectores renegando de la historia, con una amnesia selectiva, repitiendo como loros los lugares comunes más inconsistentes para justificar su odio a todo lo que huela a popular, al morochaje, se sulfura por la verba de una Presidenta que sabe defender sus principios y enfrentar las discusiones con brillantez, alegando que es violenta o que luce carteras de una marca de esas con las que las tilingas sueñan...
La conspiración tiene múltiples caras, brazos y voces, no solamente los vergonzosos comunicadores que cambian el discurso al compás de su bolsillo o los vaivenes de una fama personal. Está presente en esos comentarios cotidianos, cuando aportan a la demonización de la pobreza, - que entonces debe ir al cuartel para que lo enderecen, por supuesto- y a la estupidez recalcitrante, después de consumir horas de repetición del mismo asalto, como ya lo señalara hace una buena cantidad de años el Indio Solari. No quieren que haya otros canales y espacio para otros discursos porque, sostienen, la "maldad esencial del gobierno" pretende así el dominio de la prensa independiente... Por favor! Defienden la posibilidad de que quienes los idiotizan cada día, lo sigan haciendo!
Quizás porque -tal vez- otras miradas, otros relatos, abrirían preguntas incómodas, sacudiría esas certezas tranquilizadoras: "las cosas están mal", "siempre han estado mal", "está en nuestra naturaleza", y bueno, "mientras tanto, "mientras a mí me vaya bien", mientras tenga mi auto-falo -como decía León Gieco-, el cole privado para que los/as chicos/as no se mezclen y ya tengan un ambiente excluyente, está todo bien"."Los/as pobres son pobres porque no quieren trabajar. Encima, estos/as ladrones/as les regalan casas". Si ya no dan planes y hay una asignación por hijo, "las gastan en droga". Y tienen más prole "para seguir viviendo del Estado".Si se paga a los organismos internacionales la deuda, son "entreguistas". Pero "que no toquen a Fibertel que eso es fascismo!"."No hay políticas sociales genuinas, de nada sirven con la inflación!". Sigo...?
Somos multitudes quienes hemos resuelto ser libres. Muchos/as, venimos desde hace años, de experiencias fallidas, de frustraciones, pero deseosas/os de encontrar un espacio de cambio. Por eso hoy sabemos muy bien qué estamos defendiendo, reconocemos, mejor dicho, interpretamos hechos significativos. Sabemos que descolgar aquel cuadro en la Esma traería reacciones como la movida de Blumberg, que la redistibución estatal de la riqueza sojera desataría el furor desestabilizador de la llamada "crisis del campo", que por esta estupidez trabajada desde hace tantas décadas, se daría el increíble espectáculo de la biblia y el calefón que es la Federación Agraria junto a la Rural, o Pino Solanas tomando mate con De Angeli en la ruta 14.
Pensar que no hace mucho, el mismísimo Solanas había dicho : "Hoy no hacen falta ejércitos de ocupación. Están los medios", refiriéndose a las nuevas formas de imperialismo..!
Maldad, estrechez de mirada, cobardía. La conspiración permanente tiene muchas facetas.
Nuestra energía, y al decir "nuestra", creo que implica la de muchos/as más, no se cuántos/as, esa que anima el proyecto latinoamericano, debe tener mucha perspicacia. Nuestra alegría, inteligencia. No nos dejarán así nomás transformar nuestro presente.